Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Óscar Corral gana el premio Galicia en Foco por una foto de la tractorada

El fotógrafo que trabaja para EL PAÍS Galicia se hace con la distinción de este año por una imagen de la protesta que cercó Compostela en la que los ganaderos de guardia junto a los tractores juegan una partida de cartas

Santiago de Compostela
Foto galardonada con el premio Galicia en Foco.
Foto galardonada con el premio Galicia en Foco.

Cuatro hombres jóvenes que en otro contexto diferente al de la agonía del campo gallego bien podrían representar el futuro de su sector matan las horas, las horas que ya están muertas, jugando una partida de cartas. No lo hacen en el bar de su pueblo, cualquier parroquia gallega donde viven más vacas que humanos, sino en una larga carretera normalmente con mucho tráfico de entrada y salida a la capital gallega. Han instalado su mesa y sus cuatro sillas en medio del asfalto, a la vera de una infinita muralla multicolor (verde John Deere, rojo Massey Ferguson, azul New Holland) que cerca la ciudad y donde los bloques son enormes tractores, costosas inversiones en un negocio que se ha derramado y se ha tragado la tierra ante la desesperación de los ganaderos. Hubo tiempos mejores, mucho mejores. Pero ahora la situación es tan grave y la respuesta política ante los caprichos del mercado tan blanda que ha sido necesario echarse a la calle. Tomar localidades como Lugo, en primer lugar, y Compostela, para hacerse escuchar por la Administración y por los ciudadanos que quizás no son conscientes de lo que está pasando. Estos cuatro hombres jóvenes están en turno de guardia. Han quedado encargados de la vigilancia de una serie de tractores mientras sus compañeros de lucha han marchado a descansar. Uno recibe una llamada de casa y cuenta a la familia cómo van las cosas. Esta noche ninguno irá a dormir. Por eso matan las horas, esas horas difuntas, con un tute.

La escena al caer la tarde, aquel 8 de septiembre de 2015 de tanto calor, fue una de las instantáneas de la gran tractorada de Santiago que captó Óscar Corral para cubrir la noticia y que apareció publicada junto a otras en una galería de la web de EL PAÍS Galicia. El momento llegó casi al final de una jornada eterna en la que el fotógrafo santiagués siguió de la mañana a la noche las protestas y fue capturando en la memoria de su cámara fogonazos de aquel duelo por el sector lácteo. La foto ha sido premiada esta tarde, escogida entre las de otros fotoperiodistas de distintos medios presentes en Galicia como la mejor imagen del año pasado dentro del certamen anual Galicia en Foco, que otorga desde hace 25 años el Club de Prensa de Ferrol.

En la imagen de Óscar Corral, el tiempo está suspendido. No hay más vidas en la calle que las de aquellos ganaderos que juegan a las cartas en medio de su propio desastre. Los tractores se han adueñado de las principales arterias de la capital gallega y los coches que antes lo invadían todo ya no pueden circular. Hay un silencio inusual. Una paz enorme a estas horas. La gran protesta ganadera del día ha concluido y los compostelanos avisados prescinden de sus vehículos. Si en esta calle hubiera grillos, ese sería el ruido de fondo porque reina una calma abismal. De vez en cuando, sin embargo, se acercan a curiosear algunos niños con sus madres. Están fascinados por los tractores. Es el primer día de cerco y todo resulta sorprendente para unos urbanitas que, por lo general, comprenden y se solidarizan. La estampa premiada recoge ese ambiente. El descanso acariciado por la brisa después de una batalla librada bajo un sol al que le ha dado por impartir justicia en septiembre. "En fotoperiodismo, si una imagen no informa", resume Corral, "no tiene ningún valor".

Más información