Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andorra apunta a una mala limpieza de las garrafas como origen del brote

El gobierno andorrano descarta la hipótesis de que se filtraran aguas residuales en la fuente de Arinsal

agua envasada
Garrafas y surtidor de agua Eden.

El Gobierno de Andorra ha roto su silencio sobre el origen del brote de gastroenteritis que intoxicó a más de 4.100 personas de Barcelona y Tarragona por beber agua envasada en mal estado procedente del manantial de Arinsal (Andorra). Apenas 24 horas después de que la Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPCAT) revelase la presencia de "altas dosis" de norovirus en el agua sospechosa y atribuyese el origen del brote a una "contaminación fecal humana", el gobierno andorrano se ha apurado a descartar la hipótesis de que se filtrasen aguas residuales en el manantial de Arinsal. "El Ministerio de Salud mantiene la hipótesis de que el virus se vehiculó a través de la manipulación de los recipientes reutilizados en la línea de producción afectada", apuntó el gobierno en un comunicado.

La ASPCAT insistió el lunes en que los análisis realizados a las heces de los pacientes y al agua de las garrafas sospechosas revelaron la presencia de dos tipos de norovirus, un microorganismo causante de la mayor parte de las gastroenteritis agudas comunes. Según Salud Pública, el reservorio de este virus es el ser humano y su única vía de transmisión es la fecal-oral, por lo que la contaminación del agua tuvo que ser a través de restos fecales. El secretario de Salud Pública, Joan Guix, advirtió el lunes que es la primera vez en la historia que se describe la presencia de un virus en agua envasada.

Ante los primeros datos facilitados por la ASPCAT y a la espera de que se conozcan los resultados de las muestras recogidas en la empresa embotelladora Aigües del Pirineu, el gobierno andorrano rechazó una posible contaminación por filtraciones de aguas fecales en la fuente de Arinsal. Pese a que el investigador que analizó las muestras en Cataluña, Albert Bosch, reveló que se habían detectado hasta 10.000 partículas del virus por cada litro, el Gobierno de Andorra indicó que "la concentración de virus encontrada en estas muestras [las de Cataluña] es de un máximo de 20 partículas virales por cinco litros". Esta cifra imposibilita, según el Ejecutivo andorrano, que la contaminación del agua se produjese por grandes filtraciones residuales.

Con todo, el gobierno andorrano agregó que "no hará valoraciones de la presunta contaminación del agua hasta no tener todos los elementos suficientes y la información de las analíticas oficiales de las muestras de agua", que fueron enviadas y analizadas en los laboratorios de la Agencia de Salud Pública de Girona. El Ejecutivo recalcó, no obstante, que "las analíticas microbiológicas efectuadas de manera continuada en la planta, hubiesen mostrado los niveles de carga microbiana de este tipo".