Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia investiga ya a los Pujol como una trama familiar delictiva

La Policía atribuye al hijo mayor el manejo de fondos de origen ilícito en Andorra

Barcelona / Madrid
La justicia investiga ya a los Pujol como una trama familiar delictiva

El golpe policial asestado ayer contra los Pujol parte de una premisa: la familia del expresidente catalán ha operado durante décadas como una “trama delictiva”. Los Pujol, según la tesis de los investigadores, han acumulado fondos de origen ilícito en cuentas en el extranjero —sobre todo, en Andorra— que han sido repartidos entre algunos de los siete hermanos. El director de orquesta de esa “caja única” fue Jordi Pujol Ferrusola. Los agentes registraron el domicilio del primogénito y de sus hermanos Pere y Josep, que fueron imputados por blanqueo de capitales.

El mazazo policial más contundente a los Pujol comenzó a las ocho de la mañana y tuvo como escenario principal la casa del expresidente Jordi Pujol y su esposa, Marta Ferrusola. Los agentes no tenían previsto registrarla. Pero lo hicieron tras comprobar que Jordi Pujol Ferrusola, Júnior, estaba pasando allí unos días: acaba de ser operado de una lesión en el hombro provocada por un accidente de esquí y se recupera en el hogar que le vio crecer.

Después de tres horas de registro, Júnior acompañó a los agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) a su casa de Bolvir, en el Pirineo. Antes había sido registrada la sede de las empresas que, presuntamente, usó para canalizar fondos que podrían ser comisiones ilícitas, informa Alfonso L. Congostrina. Los 15 registros fueron ordenados por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, José de la Mata, e incluyeron las viviendas y empresas de Pere Pujol (Blau Consultoría) y Josep Pujol (MT Tahat). Este era el único de los Pujol que, hasta ahora, no estaba imputado. Ambos declararán ante el juez el 13 de noviembre.

La operación se enmarca en la causa abierta contra Jordi Pujol Ferrusola por blanqueo de capitales y fraude fiscal. El caso vio la luz con la denuncia de su exnovia Victoria Álvarez. La mujer explicó que Júnior traía a España “bolsas con billetes de 500 euros” desde Andorra. Las indagaciones posteriores revelaron que el primogénito había recibido hasta ocho millones de euros entre 2004 y 2008 por supuestos trabajos de asesoramiento. Los investigadores consideran que esas asesorías no existieron y que se trata, en realidad, de comisiones ilegales a cambio de la adjudicación de obra pública. Para probar esos pagos, la policía también practicó registros en casas de los empresarios Carles Sumarroca, Carles Vilarrubí, Jaume Ferrer y Luis Delso.

La comisión rogatoria que Andorra accedió a recibir de la Audiencia Nacional (después de poner algunas trabas) es el elemento clave de la operación de este martes y, de hecho, lo ha cambiado todo. La policía ha examinado las cuentas y movimientos bancarios de Jordi Pujol Ferrusola desde 1991 en dos entidades: Andbank y Banca Privada de Andorra. Y ha encontrado un tesoro. Los investigadores concluyen que Júnior ha ingresado cantidades millonarias en cuentas a su nombre en Andorra cuyo origen se desconoce. El primogénito ejercía de coordinador de los intereses económicos de la familia: enviaba fondos a sociedades en paraísos fiscales y repartía parte del capital entre sus hermanos. Por lo menos Josep y Pere —y también Oleguer, imputado en otra causa por blanqueo— participaban activamente en la trama, según fuentes del caso.

Las causas contra los Pujol y su unificación

El origen de la fortuna. El expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol; su esposa, Marta Ferrusola, y cinco de los hijos (Marta, Mireia, Pere, Oleguer y Jordi) están imputados por la juez de Barcelona que investiga el origen de la fortuna que la familia mantuvo oculta a Hacienda en Andorra durante 34 años. El caso nació a raíz de la confesión del propio Pujol.

Operaciones de Oleguer. La Audiencia Nacional mantiene imputado por blanqueo y fraude fiscal al benjamín de la familia, Oleguer Pujol. El juez investiga presuntas irregularidades en siete operaciones inmobiliarias.

El caso de Júnior. El primogénito, Jordi Pujol Ferrusola, Júnior, está imputado por la Audiencia Nacional por blanqueo y fraude fiscal. Esta es la causa que dio pie a la operación de ayer y a la que, previsiblemente, se unirán las dos anteriores. Los fiscales creen que los Pujol actuaban como una trama delictiva y quieren unificar la causa.

El caso ITV. En principio, sin relación con las anteriores. El antiguo número dos de Convergència, Oriol Pujol, está imputado por cohecho y tráfico de influencias.

El dinero del ‘expresident’

Uno de los documentos de la comisión rogatoria es un manuscrito que Jordi Pujol Soley envió a Andbank en 2001, cuando aún era presidente de la Generalitat. En ese escrito hizo constar que, aunque la cuenta estaba formalmente a nombre de su hijo mayor, el dinero era en realidad suyo. Fuentes de la defensa afirman que se trató solo de una estratagema para que la exmujer de Júnior, Mercè Gironés —cuya casa también fue registrada— no estuviera al corriente de la existencia de esas cuentas.

Sea como sea, la operación lanzada este martes por la UDEF entronca con la causa abierta por un juzgado de Barcelona sobre el origen de la fortuna familiar. El 25 de julio de 2014, el exmandatario confesó que su familia mantuvo una cuenta oculta a Hacienda en el extranjero durante 34 años. Unos días antes, tanto Marta Ferrusola como cuatro de sus hijos (Marta, Mireia, Pere y Oleguer) habían regularizado las cuentas. Pero eso no impidió que la juez les imputara por fraude fiscal.

Pujol explicó que el dinero —cuatro millones de euros— procede de un “legado” que su padre, Florenci Pujol, dejó a su nuera y a sus siete hijos al morir, en 1980. El primogénito admitió que gestionó e hizo crecer ese patrimonio para sus hermanos hasta el año 2000. La familia, sin embargo, no ha aportado documentos que avalen la tesis de la herencia. La juez cree que el dinero puede proceder de la “corrupción política”, pero no ha podido avanzar en la causa, entre otras cosas, porque en el caso de Barcelona Andorra no ha colaborado. Para desatascar el caso y arrojar luz sobre el origen y alcance de la fortuna familiar, la fiscalía ha pedido a la juez que se inhiba a favor de la Audiencia Nacional, lo que previsiblemente ocurrirá en los próximos días. Los fiscales creen que Júnior “dirigió y gestionó durante décadas” los “negocios” de la familia.

Más información