Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un bombero de Huelva colaborará en Sierra Leona para levantar un hospital

El profesional trabajará con un equipo de Cruz Roja en una zona afectada por el ébola

La fuerza de la solidaridad está por encima del riesgo. Esto es lo que ha llevado a Manuel Canelo, tercer jefe del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Huelva, a no dudar cuando ha sido requerido por la Unidad de Respuesta de Emergencias de la Cruz Roja (ERU, en sus siglas en inglés) para participar en la construcción de un hospital para afectados por el virus del ébola y la instalación de una planta de potabilización de agua en Sierra Leona.

Manuel Canelo, ingeniero técnico y especialista en agua potable y saneamientos, es miembro desde 2005 del equipo internacional de esta organización humanitaria. El bombero y otras tres personas de la ERU viajarán este viernes a Sierra Leona, donde permanecerán un mes trabajando junto a un equipo de 50 profesionales de la misma unidad de la Cruz Roja en el que hay médicos, enfermeros y especialistas que se encuentran ya en el país africano, informó este martes el Ayuntamiento de Huelva en un comunicado.

Manuel Canelo, de 57 años, ha realizado ya 11 salidas internacionales para colaborar en labores humanitarias en Haití, Mozambique, India, Indonesia y Santo Domingo, entre otros países. “Cuando le preguntamos al regresar de alguna de estas misiones, siempre nos dice lo mismo, que hay que estar en el lugar donde ocurren los desastres para ayudar y que él se siente muy bien consigo mismo, con su contribución”, aseguró este martes una sobrina del bombero.

Sobre el riesgo que corre en un país afectado por el ébola, Canelo afirmó ayer que su tarea “no va a estar relacionada directamente con los enfermos y mi misión se ceñirá al montaje del hospital y de la planta”. “Para esas actuaciones se han establecido unos protocolos que están claramente definidos”, añadió el bombero.

El delegado en Andalucía de Bomberos Unidos Sin Fronteras y responsable de la Unidad Canina de Rescate, Antonio Rodríguez Nogales, destacó ayer la “gran profesionalidad” del bombero onubense. “Aunque el riesgo está presente, la ERU tiene muy estudiados los protocolos de la enfermedad y no se deja ningún cabo suelto. Se conocen al milímetro cuáles son los procedimientos a seguir y estamos seguros de que no habrá ningún problema”, añadió Rodríguez Nogales.