Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas equipara el proceso soberanista con la abolición de la esclavitud

El presidente catalán reitera su petición de diálogo a Rajoy para acordar la consulta

Camacho: "El primer euro que gaste Mas en una consulta será malversación"

El Parlament debatirá el 16 de enero la propuesta para pedir la consulta en el Congreso

Artur Mas responde a las preguntas en el pleno de este miércoles.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha mantenido hoy en el Parlamento catalán un duro enfrentamiento con el Partido Popular y Ciutadans, las dos fuerzas más combativas con el proceso soberanista que impulsa su Gobierno. Ante las acusaciones de falta de espíritu democrático y de fomentar actuaciones ilegales formuladas por la líder del PP catalán Alicia Sánchez-Camacho, Mas ha apelado al Gobierno a permitir la consulta y a no utilizar las leyes para impedir que los catalanes voten sobre su futuro. “Si las leyes solo fueran leyes y no tuvieran espíritu, las mujeres no votarían y los esclavos continuarían siendo esclavos”, ha remachado Mas.

Mas ha llegado a esta afirmación después de que Sánchez-Camacho haya pedido al presidente catalán que lleve personalmente al Congreso de los Diputados la propuesta para celebrar la consulta y que después acepte el previsible rechazo de las Cortes a su demanda. Mas no ha respondido a esta petición, por lo que Camacho ha lamentado que la Generalitat considere “legítima” la mayoría nacionalista del Parlamento catalán y no la mayoría “que no le gusta” del Congreso. “Esto no es Venezuela ni Bolivia, es España y hay un Estado de derecho que está para ser cumplido”, ha concluido Camacho antes de reiterar que el PP “no negociará en secreto ni en privado”, sino “con luz y taquígrafos”. No ha dicho, sin embargo, si el Gobierno actuará de la misma forma. El Parlament debatirá el 16 de enero la propuesta para pedir la consulta en el Congreso.

Sánchez-Camacho ha advertido de que "el primer euro" que el presidente catalán dedique a una consulta supondrá una "malversación de los fondos públicos de los catalanes", por lo que populares emprenderán acciones legales. El PP catalán ha solicitado hoy al Consejo de Garantías Estatutarias un dictamen sobre la ley de Presupuestos de la Generalitat y la ley de acompañamiento por, entre otros aspectos, incluir una partida de 5,75 millones de euros para consultas, dotación que esta formación considera "inconstitucional y antiestatutaria".

La Generalitat, sin embargo, espera que haya negociación. Mas lo ha reiterado recordando la carta que Mariano Rajoy le envió en septiembre ofreciendo diálogo sin limitaciones en el tiempo. “¿En qué quedamos?”, ha dicho Mas tras lamentar que Rajoy se niegue a hablar sobre la consulta después de que se lo haya pedido una mayoría del 60% de la cámara catalana. Y ha apelado directamente a la credibilidad del presidente del Gobierno: “¿Qué valor tienen las cartas del presidente si en tres meses se los salta a la torera?”.

El enfrentamiento con el líder de Ciutadans, Albert Rivera, ha transcurrido en términos parecidos. Éste ha solicitado al presidente catalán que no celebre la consulta si no es legal, y ha dejado claro que no lo podrá hacer con el argumento de que la soberanía nacional no recae en los Parlamentos autónomos. La respuesta de Mas ha sido clara: “Habrá consulta le guste o no”. Y ha emplazado a Rivera a presentar una moción de censura si quiere cambiar el rumbo del parlamento catalán, una medida condenada al fracaso habida cuenta que Ciutadans solo tiene 9 de los 135 diputados.

Bastante más plácido ha sido el debate con los partidos que han apoyado el acuerdo sobre la pregunta y la fecha de la consulta. Después de las críticas de los partidos de la izquierda por la situación del paro y de la pobreza en Cataluña, Mas ha llamado a extender “a otros ámbitos” el acuerdo sobre la consulta.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información