Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta y el Ayuntamiento de Castellar rechazan la venta de La Almoraima

El alcalde gaditano se opone al "turismo de élite" previsto en el latifundio

Finca La Almoraima, ubicada en Castellar de la Frontera (Cádiz).
Finca La Almoraima, ubicada en Castellar de la Frontera (Cádiz).

La consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, María Jesús Serrano (PSOE), y el alcalde de Castellar de la Frontera, Juan Casanova (IU), se reunieron ayer para abordar el polémico proceso de venta de la finca de La Almoraima, un latifundio de 14.113,1 hectáreas de propiedad estatal del que el Gobierno quiere desprenderse. El Ayuntamiento del municipio gaditano en el que se ubica la finca pública y la consejería reiteraron su rechazo a la privatización tras el encuentro. Casanova pidió a la Junta que evite "la posible venta de la finca". "Rechazamos que se genere especulación y desarrollos como el turismo de élite", apuntó el regidor de Castellar.

Para hacer más atractiva la venta la empresa pública que gestiona la finca está tramitando un plan especial que propone cambios de usos en el latifundio. En ese documento, que a finales de 2012 fue presentado en el Ayuntamiento y no ha sido aprobado aún por el Consistorio, se contempla crear un enorme complejo turístico asociado a la caza con un hotel de lujo, campos de golf y un aeródromo. La junta rectora del Parque Natural de Los Alcornocales —el 90,4% de la finca está dentro de este espacio protegido— ya ha rechazado la operación de venta y los planes turísticos que prevé el Ministerio de Medio Ambiente para el latifundio. La construcción del hotel, los campos de golf y el aeródromo se acometerían en la zona de La Almoraima que no está dentro del parque natural.

María Jesús Serrano insistió ayer, a través de un comunicado, en que si el Gobierno central no gestiona desde lo público esta finca, la Junta pedirá al ministerio que se la ceda. El Parlamento andaluz también ha solicitado al Estado que transfiera los terrenos a la comunidad. Pero la intención del ministerio pasa por vender el año que viene la finca a través de un concurso público. Se espera obtener entre 180 y 250 millones de euros.

El domingo la plataforma que se ha creado para intentar frenar la operación ha convocado un acto reivindicativo en Castellar de la Frontera. El alcalde del municipio también reclamó ayer a la consejera que ceda al Ayuntamiento la finca Majarambu, colindante con La Almoraima. La idea del Consistorio es emplear esas 250 hectáreas para la agricultura.