Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
presupuestos catalanes

Mas descarta hacer Presupuestos sin un margen de déficit superior al 1,7%

El presidente asegura que con este margen el Gobierno estará obligado a hacer "muchos recortes"

La Generalitat decidirá el 6 de agosto si elabora o no los Presupuestos este año

El líder de CiU afea a Pérez de los Cobos su hostilidad hacia el nacionalismo catalán

El presidente de la Generalitat, Artur Mas.
El presidente de la Generalitat, Artur Mas.

Llegó la hora de mojarse. El Gobierno catalán comunicará definitivamente la semana que viene si podrá o no aprobar unos Presupuestos para este ejercicio, algo que han hecho el resto de comunidades con la excepción del País Vasco. La decisión final depende del límite de déficit que le permita el Gobierno central, un dato que en teoría debe conocerse mañana miércoles en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera. El presidente catalán, Artur Mas, fijó ayer la línea por debajo de la cual se niega a hacer unos Presupuestos: el 1,7% del PIB. La Generalitat todavía aspira a arrancarle al Gobierno una o dos décimas más para suavizar los recortes y, sobre todo, conseguir el necesario apoyo de Esquerra Republicana de Catalunya.

Mas rechazó ayer elaborar unos Presupuestos con un objetivo de déficit situado entre el 1,5% y el 1,7% del PIB. Estas cifras, que son las que el Gobierno estaría barajando según la presidenta del Partido Popular de Catalunya, Alicia Sánchez-Camacho, obligarían a la Generalitat a hacer “muchos recortes” según Mas. Ello sería razón suficiente para renunciar a elaborar las cuentas de este año y prorrogar las vigentes.

Según las previsiones del Gobierno central las comunidades no podrán superar el 1,3% del PIB, pero habrá excepciones y límites diferentes según el punto de partida de cada autonomía. Cataluña aspiraba a superar el 2%, algo que el Gobierno rechaza tajantemente por estar dicha cifra por encima del déficit con el que la Generalitat cerró el año pasado (1,96%). Con todo, Artur Mas, continuó defendiendo ayer que Cataluña pueda quedar “tan cerca como sea posible del 2,1%”. Esta cifra sería el equivalente a una tercera parte del déficit global permitido a las administraciones españolas.

La negociación del déficit es el objetivo prioritario de Mas, que ayer no dio muestras de impaciencia para obtener una respuesta de Mariano Rajoy

“Ya les adelanto que un déficit de entre el 1,5% y el 1,7% es insuficiente”, dijo Mas antes de explicar que no tomará ninguna decisión definitiva sobre las cuentas de este año antes de la reunión que el Ejecutivo catalán celebrará el martes 6 de agosto. “Esta cifra significa muchos recortes” recortó. Con todo, se mostró convencido de que si el déficit final es "razonable" los Presupuestos podrán elaborarse con el apoyo de sus socios de Esquerra Republicana. En los últimos días la dirección republicana ha dado muestras de estar dispuesta a aprobar un Presupuesto aunque sus demandas sobre el déficit no queden completamente colmadas.

La negociación del déficit es pues el objetivo prioritario de Artur Mas, que ayer no dio muestras de impaciencia para obtener una respuesta del presidente Mariano Rajoy tras la carta que le envió solicitando formalmente la convocatoria de una consulta de autodeterminación. En cambio, sí crece cada día el malestar de la Generalitat por la continuidad de Francisco Pérez de los Cobos al frente del Tribunal Constitucional pese a haber militado en el PP. Mas cuestionó la capacidad del magistrado de ejercer como "árbitro", especialmente después de conocer su hostilidad hacia el nacionalismo catalán. Mas no escondió su disgusto. “También existe el nacionalismo español, que es como la copa de un pino, y dentro del nacionalismo español hay bueno y malo, como se ha demostrado la historia, y en el catalán, exactamente igual”.

Más información