_
_
_
_

La Margen Izquierda teme que el paro se dispare por el conflicto naval

Alcaldes, hosteleros y comerciantes auguran un futuro crítico para la comarca

Vista de los astilleros de La Naval, en Sestao.
Vista de los astilleros de La Naval, en Sestao.FERNANDO DOMINGO ALDAMA

La Margen Izquierda vive con incertidumbre el futuro económico de la zona tras la decisión adoptada por la Comisión Europea de devolver más de 2.000 millones de euros por las desgravaciones fiscales aplicadas mediante el tax lease entre 2007 y 2011 por invertir en los astilleros españoles. La pesadumbre es aún mayor al tratarse de la comarca con la tasa de desempleo más alta de Euskadi, que roza ya el 22%, según los últimos datos facilitados por Lanbide.

Aunque desde los Ayuntamientos de Sestao, Santurtzi, Barakaldo y Portugalete evitan ponerse en el peor escenario, que obligaría a cerrar las instalaciones de los astilleros Zamakona en Santurtzi y La Naval en Sestao, la preocupación entre los alcaldes de las cuatro localidades es más que notable. El primer edil de Sestao, Josu Bergara, del PNV, asegura que supondría la “hecatombe” no solo para la localidad, que cuenta con una tasa de desempleo que supera el 26% —la más alta del País Vasco—, sino también para toda la Margen Izquierda. En su caso, el cierre de los astilleros, supondría “un incremento directo en el desempleo del 3%”, si bien el responsable del sector naval de UGT en Euskadi, Manuel Velado, elevaría la cifra hasta el 6%. “En Santurtzi, las cifras serían similares”, precisa el sindicalista.

El Ayuntamiento de Sestao dejaría de ingresar 100.000 euros anuales

El alcalde de esta última localidad no se atreve a poner una cifra, aunque sí da por hecho que el conflicto naval supondría la “pérdida de 600 puestos de trabajo directos e indirectos” en el municipio. Portugalete y Barakaldo, que tampoco escapan de la influencia del sector en la comarca, se verían arrastrados por la situación y podrían ver ascender su tasa de desempleo en hasta tres puntos, según cuenta el responsable sindical. El regidor de Portugalete, el socialista Mikel Torres, no descarta las consecuencias negativas que podría acarrear el conflicto del naval en su municipio: “No creemos que la tasa suba más de un 3%, aunque indudablemente el incremento sí podría situarse en torno a un 1,5%”.

Los hosteleros y comerciantes de la zona tampoco escapan de esa preocupación, ya que el incierto futuro afectaría de forma directa a sus negocios. Montxu Martínez, presidente de la Federación Ezkerraldenda, con 1.500 asociados, afirma que las consecuencias del conflicto son “la puntilla que le faltaba a esta comarca, ya que puede convertirse en una zona residual al estar sus dos empresas más importantes amenazadas por un futuro muy incierto”. Si, tal y como indica, en los últimos años las ventas han bajado un 30% en la Margen Izquierda, la situación se volvería “crítica” si a todo ello se le sumara la problemática de los astilleros. “No se puede equiparar la situación actual con la de hace 20 años, pero, si entre 1993 y 1998 desaparecieron el 25% de los comercios, tampoco descartamos que se pueda repetir ese escenario”.

En los últimos años, las ventas de los negocios han caído un 30%
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

“El comercio es el mejor termómetro de la crisis y de la incertidumbre, y si nos ponemos en la peor situación, saldríamos muy resentidos”, asegura Bergara. “La repercusión que tendría en la Margen Izquierda no solo afectaría al sector de los astilleros y a las empresas que trabajan de forma indirecta en él. También se resentiría el consumo, porque estamos hablando de cerrar el último gran sector de la zona”, explica el alcalde de Barakaldo, Alfonso García, del PSE.

Las arcas municipales también sufrirían estas consecuencias. Solo en el caso de Sestao, el ayuntamiento dejaría de ingresar 100.000 euros anuales por los impuestos de actividad y el de consumo de energía que produce el astillero La Naval. “Quiero ser optimista, pero conscientes de la gravedad de la situación”, explica Bergara. Ninguno de los alcaldes se resiste a dejar la puerta abierta a una rectificación de Europa sobre la resolución, aunque desde UGT recuerdan que el conflicto podría derivar en la pérdida de 8.000 empleos en Euskadi. “Se están lanzando iniciativas para reactivar el empleo a través de empresas innovadoras pero no es suficiente para hacer frente a la tasa de paro que podríamos tener en poco tiempo”, zanja García.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_