Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta pide que el margen del déficit se reparta al 50%

Martínez Aguayo asegura que el Gobierno no aceptará “cualquier tipo de acuerdo”

Martínez Aguayo, durante la comisión parlamentaria de Hacienda. Ampliar foto
Martínez Aguayo, durante la comisión parlamentaria de Hacienda.

Después de que la Unión Europea confirmara que concede a España más margen para ajustar sus gastos, la consejera de Hacienda de la Junta, Carmen Martínez Aguayo, defendió que esta flexibilización se reparta al 50% entre las comunidades autónomas y el Estado. Para las primeras, el objetivo de déficit fijado para este año pasó del 0,7% al 1,2% del PIB. Ahora, tras la decisión de Bruselas, Andalucía considera que lo “razonable” sería situarlo en el 1,7%.

“La Junta defiende una postura de repartir esfuerzos, pues las comunidades autónomas tienen una parte muy importante de gasto público, en educación o sanidad, por lo que desde hace tiempo reclamamos que el reparto se haga en función del nivel de gasto que tiene cada Gobierno”, agregó la consejera durante su comparecencia ante la comisión parlamentaria de Hacienda.

Martínez Aguayo aseguró que la Junta está dispuesta a ser “flexible” en este asunto, aunque esto no significa que vaya a aceptar “cualquier tipo de acuerdo”, y mucho menos si perjudica a Andalucía. La consejera pidió al PP que apoye al Gobierno andaluz “y haga valer su influencia para que la decisión final se base en la igualdad”.

0,26% hasta marzo

En cuanto al déficit de la comunidad andaluza del primer trimestre de 2013, que fue del 0,26% (361 millones de euros), una cifra superior a la del mismo periodo del año anterior, la consejera recalcó que el dato no es “relevante” dado que afecta a un periodo “muy corto”.

Por su parte, el presidente andaluz, José Antonio Griñán, tras unirse a la propuesta de reparto a medias del déficit, insistió en que “lo lógico” es que el margen que les corresponda a la autonomías se reparta de acuerdo a unas variables como el nivel de endeudamiento, la historia de ese endeudamiento, la financiación por habitante y si el déficit es estructural o no.

“A partir de estas variables hay que hacer una norma objetiva que se aplique igual a todos, ese es el criterio que ha mantenido y seguirá manteniendo Andalucía, poner a cada uno lo que le resulte de la aplicación de una fórmula que integre estos valores”, reiteró el presidente andaluz, tras asegurar que no es partidario de un “déficit a la carta” para las comunidades, informa Lucía Vallellano.