_
_
_
_
_
bruselas

Urkullu ve “receptivo” a Barroso en su propuesta de relajar el déficit

El 'lehendakari' explica su programa de gobierno en Bruselas y recaba ayuda para impulsar la economía

Iñigo Urkullu, en declaraciones a la prensa a la entrada de la sede de la Comisión Europea en Bruselas.
Iñigo Urkullu, en declaraciones a la prensa a la entrada de la sede de la Comisión Europea en Bruselas.Sonia González (EFE)

El lehendakari, Iñigo Urkullu, encontró ayer “receptivo” al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, cuando le planteó que relaje el objetivo de reducción del déficit para España y el País Vasco, con el fin de dejar margen para la inversión y la reactivación económica. Así lo hizo en la reunión mantenida en Bruselas, en una jornada donde también se vio con Joaquín Almunia, entre otros como la comisaria europea de Justicia e Interior, Cecilia Malstrom, a quien defendió la necesidad de avanzar hacia el desarme de ETA para poder acceder a fondos europeos dentro de un programa Peace de paz y normalización en Euskadi. El lehendakari aprovechó la ocasión para defender “políticas penitenciarias” que favorezcan la “convivencia social”.

 Urkullu transmitió en rueda de prensa que el presidente de la Comisión le dijo que no hay ninguna decisión adoptada sobre la relajación del déficit, y que se verá en las próximas fechas. Según el lehendakari, “si hay una decisión de relajación del déficit, el destino de esa relajación debería ser para la inversión”, añadió.

Durante el encuentro de una hora, Barroso, que fue informado del plan de gobierno, mostró su interés por la evolución del cumplimiento del déficit por parte del País Vasco y por la combinación de políticas de austeridad pero también de impulso al crecimiento “que estamos planteando desde el Gobierno vasco”, así como por el sistema de formación profesional.

A su vez, el lehendakari mantuvo un almuerzo de trabajo con el vicepresidente y comisario Europeo de Competencia, Joaquin Almunia, a quien detalló sus políticas económicas y el plan que está impulsando el Gobierno vasco para crear empleo.

Según información del propio Ejecutivo, Urkullu detalló con Almunia la política de crecimiento económico que debe abordarse en momentos de austeridad como el actual, de los retos que debe afrontar Europa para salir de la crisis y de las previsiones para los próximos meses.

En el encuentro, Urkullu se interesó, a su vez, por las “orientaciones” que se esperan para la política de ayudas de Estado y repasó los principales expedientes en este ámbito que afectan a las instituciones vascas, como las vacaciones fiscales, que aún siguen pendientes.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_