la décima legislatura

Urkullu cifra en 19.000 los empleos que mantendrá el fondo de pymes

Una docena de entidades firman los convenios que servirán para poner en marcha el plan

Urkullu pronuncia su discurso en el acto de firma de los convenios del fondo para pymes.
Urkullu pronuncia su discurso en el acto de firma de los convenios del fondo para pymes.l. rico

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha destacado que, con los primeros 300 millones de euros del plan de financiación de pymes y autónomos aprobado la semana pasada por su Gobierno 1.800 empresas vascas recibirán "el oxígeno que necesitan" y se podrán mantener 19.000 empleos.

Urkullu ha presidido el acto celebrado en Lehendakaritza en el que se han firmado los convenios de colaboración con entidades financieras y sociedades de garantía recíproca para el citado programa.

En su discurso, el lehendakari ha mostrado su agradecimiento a las entidades colaboradoras y ha considerado que "este es el camino para salir juntos de la crisis: trabajo conjunto, concertación y acuerdos". Ha justificado la habilitación de este programa por la necesidad del Ejecutivo de intervenir para garantizar la financiación de circulante para la pequeña y mediana empresa y para los autónomos, algo que ha estimado "esencial" para el mantenimiento del empleo.

En la práctica, el lehendakari ha señalado que estos primeros 300 millones de euros que el plan pone a disposición de las empresas van a permitir que 1.800 compañías vascas reciban "el oxígeno que necesitan" y que se mantengan 19.000 puestos de trabajo. A su vez, ha garantizado que "cuando se agoten estos 300 millones, vendrán otros 300 si es necesario", ya que "el empleo es una prioridad a la que el Gobierno vasco va a dedicar todos sus esfuerzos".El plan ya prevé esa dotación suplementaria de otros 300 millones.

Urkullu ha explicado que la financiación a las compañías "no se estaba produciendo". "Muchas empresas, extenuadas económicamente, debilitadas y con dificultades para resistir, se veían obligadas a ofrecer garantías superiores a las que tenían que hacer frente hace solo unos años", ha apuntado. En este sentido, ha afirmado que "este es el corazón, la clave de la intervención del Gobierno", cuyo cometido será "avalar esas operaciones, garantizar los créditos y, por lo tanto, permitir que esos créditos se materialicen". "Esa garantía del Gobierno hace que el riesgo financiero se reduzca, que se pueda otorgar el crédito en unas condiciones aceptables que no lastren los proyectos de las empresas", ha añadido.

El futuro de Euskadi pasa por la colaboración y la concertación"

Tras recordar que las pymes representan el 90% de las empresas vascas y que generan el 85% del empleo, el lehendakari ha subrayado que su situación es "muy delicada", por lo que la prioridad es garantizar que puedan evitar el cierre. "Empresa que cierra, empresa que no podrá volver a abrir", ha señalado.

Urkullu también ha destacado que el rigor económico supone "un pilar" de la gestión de su Ejecutivo. Por ello, persigue "huir de endeudamiento desmedido, recurrir lo estrictamente necesario al crédito, vincularlo siempre a la inversión y evitar lastrar a las siguientes generaciones", así como "sentar las bases para una Administración razonada correspondiente para el futuro".

En cuanto a la participación de las entidades financieras y las sociedades de garantía recíproca en este programa, el lehendakari la ha entendido como "una prueba de la capacidad de superar la competencia para colaborar", puesto que "diferentes competidores han sabido ver la necesidad del momento y han aceptado colaborar". "El futuro de Euskadi pasa por la colaboración y la concertación", ha defendido.

Ha apuntado que, dado que el Gobierno avala este fondo de financiación, "es la sociedad vasca la que también está avalando a la empresa vasca". Por este motivo, ha pedido a "empresarios, trabajadores y a sus entidades representativas" que sean "conscientes de que es la aportación de la ciudadanía la que se ha volcado en su apoyo". En la misma línea, ha instado a que dicho apoyo "se convierta en responabilidad y compromiso con el país". "Soy consciente de las dificultades que están pasando las empresas, pero saldremos adelante", prevé.

Las entidades financieras que han suscrito el convenio han sido Kutxabank, Caja Laboral, Banco Santander, Caixabank, Banco de Sabadell, Banco Popular, Bankinter, Caja Rural de Navarra y Bankoa. Por su parte, las sociedades de garantía recíproca colaboradoras son Elkargi y Oinarri. También han participado en la firma el consejero de Hacienda, Ricardo Gatzagaetxebarria, y la titular de Desarrollo Económico, Arantza Tapia.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50