Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
los primeros presupuestos de urkullu

Urkullu pide ayuda a la oposición para aprobar un presupuesto “sin alternativa”

El ‘lehendakari’ afirma que es el proyecto económico más duro en 30 años y elaborado con los ingresos de 2005

El 'lehendakari', Iñigo Urkullu, durante la presentación de los presupuestos vascos, junto al consejero Gatzagaetxebarria. Ampliar foto
El 'lehendakari', Iñigo Urkullu, durante la presentación de los presupuestos vascos, junto al consejero Gatzagaetxebarria.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, dio ayer la cara. Dijo que lo hacía por responsabilidad con el país, porque ser lehendakari también obliga a ser el primero en dar las malas noticias, y la de ayer lo era. Aunque todavía el detalle no va a estar disponible hasta que las cuentas empiecen el jueves su trámite parlamentario, Urkullu presentó el armazón de unos presupuestos para 2013 que calificó de “inevitables”, y con muy poco margen de maniobra después de seguir la consigna de todos los partidos de preservar las políticas sociales esenciales y la protección de los más desfavorecidos.

En lógica compensación al paso adelante que dio ayer para ofrecer de primera mano un presupuesto que, según dijo, “no tiene alternativa” pidió a los partidos de la oposición la responsabilidad suficiente como para sacarlos adelante y evitar continuar con la prórroga.

Aunque un ingreso relacionado con una desinversión del EVE (en Naturgas) ha reducido algo la caída respecto del presupuesto de 2012, 1.133 millones (10,8%) frente a los 1.240 que se mantenía en público hasta ahora, la partitura económica para este año se basa en unos ingresos de las diputaciones que se sitúan entre los años 2005 y 2006, en buena medida por la caída de la actividad, pero sobre todo porque el PNV cerró la puerta entre 2009 y 2012 a una reforma fiscal que está diseñando ahora. “Son los presupuestos más restrictivos y austeros de la historia de Euskadi”, explicó en medio de una gran expectación.

Precisamente por eso, y por la política de tierra quemada que practicó el PNV con el PSE durante los tres años y medio que estos estuvieron en el Gobierno, Urkullu no lo tiene fácil. De ahí que se prodigue en gestos —en las últimas semanas— con el PSE, el PP y UPyD.

La aportación a la UPV asciende a 261,4 millones, un 6,9% menos

Con EH Bildu, está aplicando una terapia más cercana a la indiferencia. El PNV, que empezó rechazando el presupuesto del PP en la Diputación alavesa, acabó sellando un acuerdo para el de Bizkaia, y el lunes abrió la puerta a otra dimensión en las relaciones de las dos formaciones al garantizar al alcalde de Vitoria, Javier Maroto, que todos los presupuestos hasta 2016 incorporarán una partida de cinco millones de euros por ser la sede de las instituciones comunes como Gobierno y Parlamento vasco.

Con el PSE ha llegado a acuerdos puntuales en torno a la dirección de EiTB, un acuerdo que nació con vocación de extenderse a otros nombramientos que tiene que consensuar el Parlamento en los próximos años, como la oficina del Ararteko o los miembros del Tribunal Vasco de Cuentas Públicas.

De las nuevas cifras generales que ofreció Urkullu (ver cuadro página 24), destaca que los proyectos de inversión son claramente los grandes sacrificados con una caída que ronda el 30%. La construcción de nueva vivienda, el Metro de Donostialdea, el Hospital de Eibar, el tranvía y el soterramiento en Gasteiz, el centro de Biocruces o la línea 3 del Metro de Bilbao, se meten al cajón, y las transferencias y ayudas a familias, empresas y asociaciones sufren un ajuste superior a la media de más del 14%.

No ocurre lo mismo, en cambio, con los gastos de personal y el gasto corriente, que caen el 2,4% y el 4,4%, respectivamente.

En un gesto al PSE que exigió la misma dedicación en 2013 al gasto social que en 2012, las partidas destinadas a sufragar los principales programas de lucha contra la exclusión social como la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) o las ayudas de emergencia social (AES) no sufren ajuste alguno y se repiten las cuantías consignadas en el presupuesto de 2012.

La financiación de Educación, Política Lingüística y Cultura cae un 10%, pero la disminución es menor, del 7%, si se tiene en cuenta exclusivamente la antigua sección de Educación.

La aportación ordinaria a la UPV asciende a 261,4 millones de euros, lo que representa una reducción del 6,9%; y el Consorcio Haurreskolak dispondrá de una partida de 40,5 millones de euros, un 10% menos que en 2012. Menos ajustes sufrirán los centros privados concertados, ya que la partida de conciertos educativos será de 557,3 millones de euros, un 1% inferior a la vigente.

 

Más información