Urkullu defiende “ganar un nuevo horizonte para Euskadi en Europa”

El 'lehendakari' avanza que su Gobierno aplicará “el máximo rigor económico” cuando Euskadi se enfrenta a dos años de "ajustes y desempleo"

El 'lehendakari', Iñigo Urkullu, durante su mensaje de fin de año.
El 'lehendakari', Iñigo Urkullu, durante su mensaje de fin de año.

Crear empleo. Consolidar la paz y la convivencia. Crecer como nación. El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha convertido su primer mensaje de fin de año en el cargo, que acaban de emitir las dos cadenas de ETB, en un repaso de las que quiere que sean las claves de la legislatura, tal como las apuntó en la campaña electoral y después en su discurso en el pleno de investidura.

En un texto de tres folios lleno de proclama de principios, el lehendakari, a cuyo Gobierno apoyan solo 27 de los 75 parlamentarios vascos, insta, de una otra forma, en una docena de ocasiones al acuerdo y a sumar entre partidos, instituciones y agentes económicos y sociales para hacer frente a los retos que afronta Euskadi en los tres apartados enumerados.

De pie en un despacho de Ajuria Enea, con una ikurriña al fondo, y sin hacer ninguna alusión concreta a la propuesta de nuevo estatus que él y su partido quieren poner en marcha en el horizonte de 2015, el lehendakari defiende la necesidad de “ganar autogobierno, poder adoptar más decisiones”. En resumen, “ganar un nuevo horizonte para Euskadi en Europa”.

Cuando el Gobierno vasco mantiene abiertos una veintena de conflictos con el central en cuestiones como el abono de la paga extra o el copago sanitario, y enfrentamientos por lo que considera invasión de competencias a cuenta, por ejemplo, de la reforma educativa, Urkullu ofrece acuerdos, pero al tiempo demanda “respeto” al autogobierno, tanto en cuestiones sectoriales —las políticas educativas, sanitarias o culturales, tres focos de polémica con Madrid— como “a las decisiones económicas y políticas que hemos adoptado y queremos adoptar de manera democrática en Euskadi”.

En materia económica, avanza, como ya apuntó el pasado jueves en su primer acto oficial en el cargo, dos años de “problemas, esfuerzos, ajustes y desempleo. Dos años de dificultades”. Pero agrega a renglón seguido que se van a superar. Y adelanta que su Gobierno, en puertas de elaborar un presupuesto en el que va a tener que afrontar un muy duro ajuste y para el que necesita imperiosamente socios, aplicará “el máximo rigor económico”. “Nos vamos a apretar el cinturón”, promete.

El presidente vasco considera que será precisa “mucha generosidad y altura de miras” en el final de ETA

Indirectamente, garantiza lo que de forma más explícita han apuntado en otras ocasiones tanto él como dirigentes de su partido: el mantenimiento de los servicios públicos esenciales en sanidad, educación o apoyo a los desempleados es la línea roja que no quiere rebasar en el ajuste.

Cuando han pasado más de 14 meses desde el cese definitivo de ETA, el lehendakari, quien en ningún momento alude de forma explícita a la banda, sus víctimas o su presos, destaca que se va a necesitar “mucha generosidad y altura de miras”, tanto en el ámbito personal como en el colectivo. E incide en lo que ha sido un principio repetido por el PNV en todo el proceso del final del terrorismo, mucho antes de que ETA decidiese dejar las armas: la importancia de trabajar “juntos, con lealtad y discreción”, para superar el pasado.

Sobre la firma

Javier Rivas

Es Redactor Jefe de la Unidad de Edición y responsable de Cierre. Ha desarrollado toda su carrera profesional en EL PAÍS, donde ha trabajado en las secciones de Nacional y Mesa de Cierre y en las delegaciones de Andalucía y País Vasco.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción