Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El destino de ‘las vacaciones fiscales’

El dinero de las denominadas vacaciones fiscales se ha convertido en una de las derivadas del inesperado acuerdo del pasado martes en el Consejo Vasco de Finanzas (CV). Por encima de los posicionamientos políticos, ahora está en juego qué papel van a cubrir los millones recuperados por las respectivas haciendas forales. De entrada, el presidente de la patronal alavesa, Pascal Gómez, se adelantó ayer al reclamar que este dinero vaya “de nuevo” al “tejido empresarial” para así “favorecer el empleo y la inversión”.

En una entrevista en Radio Euskadi, dejó claro que la cuestión esencial no está en cómo se reparte este dinero recuperado sino “cómo intervenimos para que esa recaudación, realizada con un esfuerzo titánico por parte de las empresas en una situación dramática, vuelva de manera ordenada al tejido industrial”, añadió.

Desde el empresariado alavés nunca se ha ocultado la contrariedad por la devolución de las ayudas recibidas en concepto de vacaciones fiscales ya que ha venido a coincidir con una situación de crisis económica que agrava su viabilidad.

Mientras, el grupo de Bildu en las Juntas Generales de Álava reclamó ayer a la Diputación del PP que “sustituya” el Impuesto de Patrimonio por uno que “grave las grandes fortunas”, al tiempo que insta a “forzar desde la oposición un profundo cambio en la política fiscal”. Esta situación se antoja muy complicada habida cuenta del apoyo que los populares encontrarían en el PNV.