El DEBATE FISCAL

Bilbao abandera la frontal oposición nacionalista a una amnistía en Euskadi

El ‘no’ de PNV y Bildu impide el perdón de las Diputaciones a los defraudadores

Bilbao (delante), junto a los diputados Aburto (en el centro) e Iruarrizaga, ayer antes de su comparecencia.
Bilbao (delante), junto a los diputados Aburto (en el centro) e Iruarrizaga, ayer antes de su comparecencia.LUIS ALBERTO GARCÍA

El diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, marcó ayer una clara línea roja en materia de política tributaria. Aunque las tres Diputaciones forales han ido al límite de la legalidad en algunas de sus medidas como los pagarés forales o las Sociedades de Promoción de Empresa (SPE) y la han sobrepasado en otras como las vacaciones fiscales, Bilbao se negó ayer en redondo a aplicar la amnistía fiscal que aprobó el pasado día 31 el Gobierno de Mariano Rajoy.

En una posición política que justificó por motivos de “ética y conciencia”, el máximo representante de la institución vizcaína abanderó la frontal oposición nacionalista a una amnistía fiscal en Euskadi al considerarla un mero “eufemismo” para “blanquear capitales” de manera oficial.

“No vale todo”, dijo el diputado pese a que extender la medida le podría haber supuesto a Euskadi unos 156 millones de euros, que salen de aplicar el 6,24% —el teórico peso que se atribuye a la economía vasca en el concierto nacional— sobre los 2.500 millones que estima recaudar Rajoy.

“No estoy dispuesto

Bilbao, que el pasado año selló una alianza con el PP para desarbolar la reforma fiscal que proponía el lehendakari, Patxi López, marcó ayer total distancia con los populares al rechazar la aplicación de dos de las medidas puestas en marcha por Madrid para reducir el déficit.

Por una parte, Bizkaia no aplicara el procedimiento de regularizacíon de capitales a cambio de un exiguo 10%, cuando el resto de los contribuyentes tributan entre el 24% o 28% del Impuesto de Sociedades, o más del 50% en caso de los topes del IRPF para rentas altas. Pero tampoco la que propone cargar un 8% a los beneficios de las filiales de sociedades españolas afincadas en paraídos fiscales, si deciden repatriarlos. En ambos casos está garantizada la opacidad. Nadie preguntará ni investigará la procedencia de los fondos.

Bilbao, mucho más duro que otras voces peneuvistas en esta materia, marcó distancias con el PP adoptando además un tono muy duro en sus declaraciones cuando el portavoz socialista José Antonio Pastor daba por hecho po la mañana que mantendrían su alianza y aplicarían la reforma.

En una comparecencia de urgencia, a las 17.30 de ayer, y a la que acudió con sus dos hombres de confianza, el diputado de Presidencia, José María Aburto, y el de Hacienda, Juan María Iruarrizaga, Bilbao se negó a perdonar a los defraudadores sin preguntarles de donde viene el dinero. “Es éticamente inaceptable y socialmente injustificable” que quien ha ocultado fondos, así como su procedencia “se pueda ir de rositas y pagando menos que el resto de contribuyentes, un módico 10%”, dijo.

Con un tono que bordeó lo solemne explicó que había optado por la “ética” al enfrentarse a la disyuntiva de hacer caja o mantener sus principios. “No estoy dispuesto a blanquear capitales, a blanquear conciencias ni a blanquear expedientes”.

La postura peneuvista impide que la Diputación de Álava, que el PP gobierna en moniría apruebe una norma para aplicar la reforma. En este territorio, el PP necesita del apoyo del PNV, Bildu, o del PSE y Ezker Batua juntos para sacar adelante la medida. EB registró ayer dos iniciativas en las Juntas Generales en las que pregunta al diputado general, Javier de Andrés PP, si ve “justo” que los “fondos opacos” puedan ser “blanqueados”. Y no solo eso. El portavoz peneuvista en las Juntas, Ramiro González, dejó claro que “es un error tremendo lanzar el mensaje de que se puede defraudar porque luego viene papá Estado y te perdona. Una medida así se carga cualquier estrategia de lucha contra el fraude”.

Tampoco se aplicará en Gipuzkoa, donde el equipo de Gobierno de Bildu adelantó que rechaza la medida. Su diputada de Hacienda, Helena Franco, recalcó que la institución no comparte ni la forma ni el fondo de la decisisón de Rajoy.

En una comparecencia en San Sebastián, precisamente para presentar la campaña de la Renta, Franco indicó que no comparten “ese tipo” de actuaciones. A su juicio, “una lucha sincera y eficaz contra el fraude fiscal pasa porque todos los ciudadanos sepan que la Hacienda trata en igualdad de condiciones a todas las personas”. Y se reafirmó en que la lucha contra el fraude sigue siendo una de las "prioridades" de la Hacienda foral.

El portavoz popular, Anton Damborenea, replicó que la postura de Bilbao perjudica a Bizkaia porque “si no se aflora aqui se aflorará en otro sitio”., indicó. En su opinión la medida del Gobierno no tiene nada que ver con las regularizaciones que hizo Felipe González “que remuneraba el dinero negro”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción