De Guindos admite subidas de impuestos en los presupuestos, aunque "limitadas"

El ministro espera que la huelga general del jueves no "dañe la imagen de España en el exterior" El titular de Economía asegura que los 'hispabonos' podrían ser una realidad en verano

El ministro de Economía Luis De Guindos, a la izquierda, y el presidente de la Generalitat, Artur Mas, en el Palau de la Generalitat.
El ministro de Economía Luis De Guindos, a la izquierda, y el presidente de la Generalitat, Artur Mas, en el Palau de la Generalitat.TEJEDERAS

El grueso del ajuste de los presupuestos, que el Gobierno presentará el próximo viernes, se realizará a través de la reducción del gasto público. Así lo ha explicado este mediodía el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, que esta mañana ha acudido en Barcelona a un almuerzo con empresarios, a quienes ha asegurado que las posibles subidas de impuestos "serán limitadas". "Lo básico es llegar a finales de 2013 con un déficit del 3% e intentaremos centrarnos en el gasto público", ha asegurado.

En un acto organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), De Guindos ha diferenciado entre los recortes de gasto "positivos", encaminados a "eliminar redundancias e ineficiencias", y los "negativos", que, según ha dicho, el Gobierno tratará de evitar para que no se hunda la demanda doméstica. El ministro, que ha descartado cualquier recuperación de la inversión pública hasta 2014 (y con fórmulas de colaboración entre la Administración y el sector privado), ha asegurado que España sigue comprometida en el proceso de consolidación fiscal y la agenda reformista. Guindos se ha detenido en ese punto para desgranar que en los próximos meses se llevarán a cabo nuevas reformas, como la que consistirá en eliminar barreras en los mercados de bienes y servicios.

El titular de Economía del Gobierno central también se ha referido, a preguntas de los empresarios, a la huelga general convocada por los sindicatos para el próximo jueves. "Veremos qué pasa. Espero que no sufra la imagen de España en el exterior. Tengo una gran confianza en la sociedad española y creo que dará una respuesta adecuada a la huelga", ha manifestado. De Guindos, que ha considerado que la reforma laboral será la "piedra de toque" de la recuperación económica, ha cuestionado que la huelga sea "un instrumento adecuado en la sociedad del siglo XXI" y ha señalado que será "básico" que quien quiera "pueda ir a trabajar". "Con el máximo respeto al derecho de huelga", ha puntualizado en varias ocasiones.

De Guindos ha anunciado que las emisiones conjuntas de deuda del Estado y las autonomías podrían ser realidad “este verano”. Así lo ha explicado en una entrevista a RAC1 esta mañana. También ha tratado del asunto con el presidente de la Generalitat, Artur Mas, con quien se ha reunido por espacio de una hora esta mañana. La Generalitat espera que estos bonos se concreten a corto plazo para rebajar el precio del futuro endeudamiento.

De Guindos ha asegurado que el ministerio se plantea "la posibilidad de emitir conjuntamente con la garantía del Tesoro", una fórmula que evitaría que las comunidades paguen un sobrecoste con relación al Estado por acceder a financiación en los mercados. Según el ministro, que ha alertado de que algunas comunidades y Ayuntamientos ya no pueden captar recursos en los mercados financieros, con estas emisiones conjuntas se podrían ahorrar unos 1.000 millones de euros.

El ministro ha asegurado que los hispabonos obligarían a comunidades y a la Administración del Estado a hacer un cálculo previo de sus necesidades de emisión de deuda pública para un ejercicio. Precisamente, la Generalitat lanzará en abril una emisión de bonos dirigidos a particulares -la cuarta de este tipo- para captar 2.000 millones de euros que ofrecerá una rentabilidad del 4,5% a los inversores que suscriban bonos a un año y del 5% anual a quienes adquieran los bonos a dos años.

El portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, ha explicado tras la reunión entre Mas y De Guindos que el objetivo de la Generalitat es utilizar el nuevo instrumento de endeudamiento para “superar un absurdo” como es el hecho de que las comunidades paguen más que el Estado para colocar deuda en los mercados.

Mas y De Guindos han abordado, además de los hispabonos, la reforma del mercado financiero tras la absorción de Banca Cívica por La Caixa. El Gobierno catalán está intentando preservar a toda costa las dos entidades más solventes con sede en Cataluña para que puedan crecer sin cambiar su domicilio social: el Banc Sabadell y La Caixa.

El asunto del que Mas y De Guindos no han tratado, según Homs, es el pacto fiscal, pese a ser el principal objetivo de legislatura del Gobierno catalán. La omisión no es casualidad. Esta mañana De Guindos ya ha subordinado cualquier diálogo sobre el asunto a la recuperación de la economía española y a que se vuelva a generar empleo. El ministro, sin entrar a pronunciarse sobre ese modelo de financiación, ha subrayado que si no se devuelve España "al crecimiento económico", "no hay pacto fiscal que solucione las cuentas de nadie, ni del Gobierno ni de la Generalitat".

Al ser preguntado por esta opinión, Homs ha optado por la prudencia: “No se ha hablado del pacto fiscal porque es competencia el ministro de Hacienda”. Asimismo, los empresarios catalanes han inquirido a De Guindos por ese asunto. El ministro ha afirmado que la prioridad ahora es la recuperación económica y no el pacto fiscal, y ha sostenido que Artur Mas secunda esta opinión. "Ahora existen diferencias enormes para el acceso de las comunidades autónomas a los mercados de capitales. Y eso no hay pacto fiscal que lo solucione", ha remachado.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50