MEDIO AMBIENTE

El Gobierno salvaguarda la costa de Jaizkibel afectada por el puerto exterior

La Autoridad Portuaria de Pasaia necesita razones de primer orden para justificar el proyecto

La Autoridad Portuaria de Pasaia deberá alegar razones imperiosas de interés público y de primer orden si quiere salvar su proyecto de construcción de un puerto exterior. Las exigencias de la reglamentación medioambiental son cada vez más precisas. El Gobierno vasco ha decidido ahora reafirmar el valor natural de los acantilados de Jaizkibel y de otros hábitats del entorno que se verían afectados por la citada infraestructura portuaria. El Departamento de Medio Ambiente del Gobierno vasco acaba de aprobar inicialmente el plan de gestión de Jaizkibel-Ulía, que pretende designar estos lugares como Zonas de Especial Conservación (ZEC) y para los que fija medidas especiales de protección.

En los documentos aprobados y publicados el pasado lunes en el Boletín Oficial del País Vasco, los acantilados de Jaizkibel y Ulía se incluyen entre los “elementos clave” de la Zona de Especial Conservación, y se destaca el valor de los arrecifes intermareales, ámbitos que se extienden por toda la línea costera, incluída la que se prevé ocupar con la dársena exterior de Pasaia.

Los acantilados y arrecifes reciben la consideración de elementos clave por su interés para la conservación de la biodiversidad del País Vasco y por contar con especies cuya presencia en el lugar es muy significativa y relevante para su conservación en el conjunto de la Red Natura 2000 europea. En este tramo de costa, el plan de gestión constata la presencia de tres hábitats ligados a los acantilados: las aves marinas, el endemismo Armeria euscadiensis y, sobre todo, los brezales costeros de Erica vagans.

Con respecto al medio marino bajo los acantilados, el plan de gestión incluye entre sus normas “mejorar el régimen de protección de toda la línea costera de Jaizkibel ocupada por arrecifes intermareales”, considerados también de interés comunitario.

Medio Ambiente considera los acantilados como un “elemento clave”

El plan de gestión no hace alusiones al puerto exterior, salvo para indicar que este proyecto “podría afectar a los hábitats costeros situados en primera línea de costa”. Entre los objetivos y medidas, una de las metas es claramente excluyente para la dársena, ya que propone “conservar estrictamente los frágiles hábitats costeros de Ulía y Jaizkibel”. Entre las normas, menciona que no estará permitida “la urbanización litoral u otras obras de infraestructuras” o “cualquier actuación que provoque un aumento sustancial de los niveles de contaminación atmosférica”. Pero deja una puerta abierta: “salvo declaración de impacto ambiental favorable”. Ahora bien, el Informe de Sostenibilidad Ambiental elaborado por el Puerto de Pasaia, adelantado por este diario, ya advierte de que el puerto exterior ocasiona “un perjuicio a la integridad del espacio Jaizkibel” y a los objetivos de su conservación.

El director de Biodiversidad del Gobierno, Germán Alonso, asegura que el plan de gestión, que será aprobado como decreto, “no va contra ningún proyecto”, sino que propone “unas directrices de gestión y medidas de conservación que se programan y se evalúan económicamente”. Las intervenciones del plan están cuantificadas en 1,6 millones de euros a lo largo de seis años. Alonso afirma que “estamos más cerca del objetivo crear un programa de conservación que incluya a todo Euskadi con medidas para preservar las zonas de especial valor”.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50