COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘Iosi, el espía arrepentido’ o el terrorismo de Estado

Daniel Burman muestra y analiza sin dulcificar todo el proceso que desembocó en la barbarie en Buenos Aires a principios de los años noventa

Los actores Natalia Oreiro y Matías Bassani en una escena de 'Iosi, el espía arrepentido'. En vídeo, tráiler de la serie.

Cuando en una serie se anuncia que está “basada en hechos reales”, se entiende que la realidad es extraordinaria, fuera de lo común. No se trata de afirmar que dicha realidad supera la ficción, sino de que ésta se nutre de aquella. Es el caso de Iosi, el espía arrepentido, una muy interesante coproducción argentino-uruguaya que exhibe Amazon Prime Video. Y los terribles hechos reales ocurrieron en Buenos Aires en 1992 y 1994: sendos atentados a la Embajada de Israel y a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), con un total de 107 muertos.

La serie, promovida y dirigida por Daniel Burman, muestra y analiza todo el proceso que desembocó en la barbarie sin dulcificar en ningún momento las responsabilidades de quienes, directa o indirectamente, intervinieron en ello, ni lo fácilmente manipulable que pueden ser conceptos como el de “la defensa de la patria”, porque una pieza clave de la historia real es cuando el poder político decide infiltrar a un agente de la Policía Federal Argentina en la comunidad judía para recabar información. Siete años de su labor permitieron, sin ser el protagonista plenamente consciente de la finalidad de su trabajo, realizar los brutales atentados.

Cuando Iosi, el federal infiltrado, toma conciencia de los hechos, denuncia los mismos, y a sus responsables, lo que le pondrá en peligro de muerte. Una excelente serie sobre unos lamentables hechos en los que el drama no encubre la perversa manipulación del poder para preservar sus privilegios, algo que sabemos de primera mano en España cuando el Gobierno del PP, presidido por José María Aznar, y por razones electorales, utilizó todos sus recursos para atribuir a ETA los atentados del 11M, realizados por terroristas islamistas próximos a Al Qaeda.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE
50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS