COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

RT, el universo paralelo de Putin

En la cadena rusa, es Ucrania la que prepara un ataque y el dólar está a punto de colapsar. Alemania prohíbe el canal porque da cancha a ultras y antivacunas. Su programación en español se inclina más al otro lado

Max Keiser, presentador de 'Keiser Report' en la televisión rusa RT.
Max Keiser, presentador de 'Keiser Report' en la televisión rusa RT.

Que una parte de la extrema derecha simpatice con Vladímir Putin no deja de tener su lógica: el de Rusia es el líder de un régimen nacionalista, ultraconservador, patriarcal, homófobo y represor. Que una parte de la izquierda lo tenga como referente solo puede explicarse en los rescoldos de la Guerra Fría y la nostalgia del amigo soviético. Es cierto que Moscú da cierto apoyo a Venezuela o Cuba; también lo dio al Brexit y a Trump. Su máquina de propaganda y sus legiones de troles favorecen en el exterior causas de signo opuesto, las más desestabilizadoras, mientras encajen en su discurso sobre la decadencia de Occidente.

El regulador de los medios de Alemania prohibió las emisiones allí de RT, antes Russia Today, por falta de licencia (operaban con una de Serbia), después de que YouTube bloqueara su página en el país por difundir teorías conspirativas y desinformación. Moscú respondió cerrando la oficina rusa de la televisión pública internacional germana Deutsche Welle.

La RT en alemán da cancha a los ultraderechistas de Alternativa por Alemania y al movimiento conspiranoico y antivacunas Querdenker. En su programación en español, sin embargo, parecen dirigirse más al otro lado. Utilizan una retórica antifascista para referirse a Ucrania; cuentan que se teme un ataque a Rusia desde allí. Un documental sobre el embargo a Cuba reúne multitud de voces que denuncian esa medida de Washington, para lo que hay argumentos, y ninguna que mencione que la represión de las protestas por La Habana ha dificultado cualquier avance.

Lo más entretenido es Keiser Report, espacio sobre economía que conduce el desinhibido productor y antes broker estadounidense Max Keiser. Lleva años anunciando el colapso inminente del dólar; ahora detalla que eso llegará en 2022. La moneda estadounidense perderá el 80% de su valor, pronostica con precisión. El programa explica que a ese cataclismo financiero sobrevivirá triunfante el bitcoin.

La copresentadora Stacy Herbert trata de despejar las suspicacias y aclara que no hablan en nombre del Kremlin: “Hay medios estadounidenses como el New York Times o el Washington Post que creen que si decimos lo que decimos es porque hemos hablado con el presidente ruso. Pues no, no hemos hablado con Putin, así que no tenemos ni idea de lo que piensa hacer con el tema del bitcoin. Nosotros estudiamos la política monetaria y la situación macroeconómica. Y no necesitamos que venga un pseudoexperto a decirnos lo que va a pasar”. Ellos sí saben lo que va a pasar: el inexorable derrumbe del sistema financiero de EE UU por su deuda descomunal.

El capítulo se grabó en El Salvador, el nuevo paraíso de la criptomoneda, adonde dicen que está llegando gente de todo el mundo atraída por ese El Dorado. Cosa rara a la vista de las caravanas de migrantes de ese país que marchan a pie hacia el norte huyendo de la miseria y de las maras. El universo paralelo de RT se parece a sus deseos.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE
50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Ricardo de Querol

Es subdirector de EL PAÍS. Ha sido director de 'Cinco Días' y de 'Tribuna de Salamanca'. Licenciado en Ciencias de la Información, ejerce el periodismo desde 1988. Inició su carrera en 'Ya' y trabajó una década para 'Diario 16'. En EL PAÍS ha sido redactor jefe de Sociedad, 'Babelia' y la mesa digital, además de columnista.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS