La crisis del coronavirus

Así va la implantación de Radar Covid en las comunidades autónomas

La app se puede descargar en toda España, aunque para que esté plenamente operativa ha de estar integrada en el sistema sanitario de las autonomías

Un móvil con Radar Covid. En vídeo: así funciona la aplicación. FOTO: GEMA GARCIA / VÍDEO: OLIVIA L. BUENO

Radar Covid, la aplicación de rastreo desarrollada por el Gobierno, ya está operativa en mayor o menor medida en cinco regiones: Andalucía, Baleares, Murcia, Castilla y León y Canarias. El lanzamiento estaba previsto para mitad de septiembre. El rebrote de casos experimentado en las últimas semanas obligó al Gobierno, sin embargo, a acelerar su lanzamiento y a pedir a las comunidades autónomas su rápida implantación, según anunció la secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carme Artigas. Así, no será el 15 de septiembre cuando la aplicación esté implantada en la gran mayoría de autonomías.

Radar Covid consta de dos fases. La primera, ya disponible en toda España, es la aplicación en sí que cada ciudadano se descarga y que, una vez instalada, procede a la recolección de identificadores (si el bluetooth está activado). Esta etapa es crucial: “Si no llegamos a ocho o diez millones de descargas, la utilidad será escasa”, vaticina Santiago García, director general de Transformación Digital y Relaciones con los usuarios del Gobierno cántabro.

La segunda fase consiste en que cada comunidad la integre en su sistema sanitario y forme a su personal y a sus rastreadores. Porque serán ellos quienes asignarán los códigos que genera el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. El anuncio el pasado martes sobre cómo el proceso técnico de implantación había sido “completado” cogió con el pie cambiado a las comunidades y despertó algunas quejas. “Nos dieron luz verde pero el Gobierno hizo el anuncio sin esperar a que estemos activos”, alega García, del Gobierno cántabro, que se ha demorado dos semanas desde que recibió toda la información necesaria desde Madrid y prevé arrancar en los próximos días.

Andalucía comenzó su implantación hace seis días y Francisco Sánchez, jefe de los sistemas de información del Sistema Andaluz de Salud, rebaja el tono: “Ha habido retrasos variados, sin culpable definido, teníamos una parte de pruebas importantes antes de empezar y el tiempo de desarrollo es engañoso, pero nosotros llevábamos listos dos semanas, estábamos esperando al ministerio”.

Incorporaciones

La última comunidad en integrar la aplicación de forma completa y en todo su territorio ha sido Canarias este mismo lunes, según han confirmado fuentes de la Consejería de Sanidad. Su implantación en las islas también sufrió un retraso, pese a ser la región que colaboró con el desarrollo de la app y albergó la prueba piloto. Los sistemas estaban listos, incluida la pasarela que conecta los servidores del ministerio con su Red de Vigilancia Epidemiológica (Reveca) para la creación de códigos. Pero en su caso, el retraso se debió al brusco rebrote sufrido en las islas. “La semana pasada estaba todo preparado para entrar en producción, pero tuvimos que parar debido al incremento de incidencias, el cual nos obligó a contratar a decenas de nuevos rastreadores y vimos conveniente esperar a que los equipos se engrasaran antes de introducir un nuevo elemento en su labor diaria”, asegura Pablo Hernández, director general de Modernización y Calidad de los Servicios del Gobierno canario.

En Andalucía, unos 50.000 médicos y enfermeras ya pueden suministrar a sus ciudadanos contagiados los códigos -por SMS o correo electrónico- para instalarlos en su móvil. Los sanitarios la tienen en su menú cuando acceden al sistema informático Diraya, que incluye la opción Radar Covid. En ella localizan al ciudadano y le asignan un código concreto que han recibido desde el Gobierno central. “Hemos buscado la agilidad y eliminar número de clics”, explica Sánchez. Las 8.000 enfermeras rastreadoras dan los códigos por teléfono y los sanitarios de atención primaria o en hospitales a veces de viva voz. Andalucía ha reportado al ministerio desde el miércoles un centenar largo de códigos para positivos, pero desconoce cuántas personas han notificado a su servicio de Salud Responde que la aplicación les ha alertado de que su riesgo de exposición ha aumentado al estar cerca de un positivo, según fuentes de la Consejería de Salud y Familias.

El viernes pasado fue el turno de Baleares. “Si hoy hubiera un positivo y el paciente tuviera descargada la aplicación, nuestros 190 rastreadores ya podrían utilizar todos sus recursos”, aseguró el director general de Modernización y Administración Digital, Ramón Roca.

En general, las regiones intentan poner alfombra roja a sus ciudadanos para propiciar las descargas. En Murcia Radar Covid empezó a funcionar el miércoles y para fomentar su uso la Consejería de Educación permitirá a los alumnos que accedan con sus móviles a las aulas, en silencio, pero operativo, para poder difundir su utilidad entre la población más joven.

En Aragón, la aplicación empezó en pruebas la semana pasada en la comarca de Calamocha (Teruel, 7.000 habitantes) y, de momento, carecen de datos sobre su desarrollo, según una portavoz del Departamento de Sanidad. El primer día, eso sí, se la descargaron 1.000 vecinos. La elección de Calamocha como prueba de Aragón se debe a su escasa población y rango variado de edades. Además, también se eligió por su baja incidencia del virus durante la pandemia.

El País Vasco ya dispone de una aplicación propia para prevenir la covid: Covid-19.eus. “Ambas aplicaciones serán complementarias para intentar frenar la expansión de la epidemia, y ya es posible la descarga de la nueva app también en Euskadi”, valoran fuentes de su Gobierno. La Junta de Castilla y León, donde empezó en pruebas el pasado martes, ha criticado “la demora” con la que se ha trabajado desde el Gobierno para implementar el sistema.

La Comunidad Valenciana prevé incorporarse la próxima semana a Radar Covid, a la espera de estudiar su efectividad e impacto en sus 1.000 rastreadores. “La Generalitat decidirá cuándo y cómo se implanta”, ha alegado la consejera de Sanidad, Ana Barceló. Algo similar sucede con la Comunidad de Madrid, que se limita a anunciar que implantará “en breve” y “de manera progresiva” Radar Covid, y que primero desarrollará “un proyecto piloto”.

Cataluña espera incorporarse en unos 15 días, coincidiendo con la vuelta al curso escolar. El Govern trabaja para que la aplicación genere directamente una cita cuando dé alarma por posible contagio y agilice los trámites para hacer la PCR. Y Extremadura comenzará a implantar la aplicación a mediados de esta semana, según fuentes de su Consejería de Sanidad y Servicios Sociales.

Con información de Lucía Bohórquez, Josep Catá, Juan Navarro, Virginia Vadillo y Cristina Vázquez.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA RETINA en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50