Donald Trump

Zuckerberg defiende no limitar los mensajes de Trump tras las protestas de sus empleados

En una charla virtual con trabajadores de la empresa, el CEO de Facebook volvió a recurrir a la libertad de expresión y a su postura de que la red social no debe erigirse en “árbitro”

Declaraciones de Mark Zuckerberg el pasado 28 de mayo al programa The Daily Briefing' de la Cadena Fox


28/05/2020 ONLY FOR USE IN SPAIN
Declaraciones de Mark Zuckerberg el pasado 28 de mayo al programa The Daily Briefing' de la Cadena Fox 28/05/2020 ONLY FOR USE IN SPAINBrian Cahn/ZUMA Wire/dpa / Europa Press

El cofundador y consejero delegado de Facebook, Mark Zuckerberg, ha defendido este martes la decisión de no tomar ninguna medida respecto a los polémicos mensaje del presidente de EE UU, Donald Trump, compartidos en la red social, pese a las protestas de sus empleados. Según informó la propia compañía, en una charla virtual con trabajadores de la empresa, Zuckerberg volvió a recurrir a la libertad de expresión y a su postura de que Facebook no debe erigirse en “árbitro” de Internet para justificar la inacción frente a los comentarios de Trump, informa Efe.

El encuentro online, que originalmente estaba previsto para el jueves, se adelantó precisamente para tratar con carácter de urgencia esta cuestión, después de que ayer varios empleados se rebelasen públicamente contra Zuckerberg y llevasen a cabo un parón online.

Durante su intervención, Zuckerberg aseguró que sabía que mucha gente se va a molestar con Facebook, y añadió que después de tomar su determinación, recibió una llamada del presidente Trump el viernes, según explica The New York TImes. “Utilicé esa oportunidad para hacerle saber que sentía que este post era incendiario y dañino, y hacerle saber cuál era nuestra postura”, aseguró a los empleados de Facebook. Pero aunque expresó su disgusto al presidente, reiteró que el mensaje del presidente no rompía las reglas de la red social.

El propio Zuckerberg y la responsable de operaciones de la compañía, Sheryl Sandberg, se han pasado los últimos días reuniéndose con empleados, líderes de los derechos civiles y otras partes enfadadas para explicar la postura de la compañía. A todos les ha expresado que defiende la libertad de expresión y que lo que los líderes mundiales publican en línea es de interés público y de interés periodístico. Sus explicaciones, sin embargo, no parecen haber logrado apaciguar a casi nadie.

La medida de protesta de los empleados de Facebook el pasado lunes fue un intento de reproducir los parones de actividad que de vez en cuando se celebran en empresas de Silicon Valley como Google, Apple o la propia Facebook cuando los empleados no están de acuerdo con alguna decisión o política de la dirección, y en los que estos abandonan durante unas horas su puesto de trabajo y se concentran en el exterior. En las circunstancias actuales por la pandemia de la covid-19, sin embargo, prácticamente la totalidad de los trabajadores de Facebook se encuentran trabajando desde casa, por lo que el parón de la actividad y la protesta tuvieron que ser completamente virtuales, lo que dificultó enormemente cuantificar su seguimiento.

El acto del lunes fue la culminación de una serie de quejas compartidas por varios trabajadores de Facebook en las redes sociales durante los últimos días, en que criticaban la decisión de la empresa y la comparaban con lo hecho por Twitter, su rival.

El mensaje que originó la polémica fue compartido por Trump en sus cuentas de Facebook y Twitter el pasado viernes y en él se refería a los actos de violencia que se han repetido en varias ciudades de EE.UU. desde la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco en Mineápolis (Minesota).

“Estos MATONES están deshonrando la memoria de George Floyd, y no dejaré que esto pase. Acabo de hablar con el Gobernador (de Minesota) Tim Walz y le he dicho que el Ejército está con él. Cualquier dificultad y asumiremos el control pero, cuando el saqueo comience, empieza el tiroteo”, escribió el mandatario.

Twitter determinó que el mensaje violaba su normativa comunitaria contra contenidos que glorifiquen la violencia, y lo censuró parcialmente, dificultando y en algunos casos impidiendo que los usuarios pudieran leer el tuit e interaccionar con él. En Facebook, sin embargo, el mensaje no sufrió ningún tipo de censura ni se limitó su exposición, y el propio Zuckerberg dijo que, aunque él personalmente rechaza el contenido del mensaje del presidente, este está amparado por la libertad de expresión en la plataforma.

Puedes seguir a TECNOLOGÍA RETINA en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.


Más información

Lo más visto en...

Top 50