Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 4.500 nuevos pisos turísticos que brotaron en Madrid con la final de la Champions

La oferta en pisos turísticos en los barrios cercanos al estadio se multiplicó por diez

La oferta en pisos turísticos de Madrid cambió mucho el 1 de junio de 2019, día de la final de la Champions League entre el Liverpool y el Tottenham en el estadio Wanda Metropolitano, en las afueras de la ciudad.

En la capital, en el mes previo a la final se registraron más de 4.500 alquileres turísticos más que en un mes normal. Como era previsible, también se dispararon los precios. El 23 de febrero costaba de media 629 euros alquilar un piso turístico en Madrid para el 1 de junio. Conforme se jugaban las eliminatorias –y más claro estaba quién podría disputar la final– el precio crecía. El 4 de mayo, tras la primera ronda de la semifinal, costaba ya 1.330 euros. El pico llegó el día en que se supieron los dos finalistas: el 12 de mayo costaba de media 1.924 euros alquilar un piso turístico en Madrid.

Lo que realmente cambió ese fin de semana fue quién se llevó una parte del dinero

Pero lo que realmente cambió ese fin de semana fue quién se llevó una parte de ese dinero. La mayoría de oferta en pisos turísticos en Madrid en un mes cualquiera es de individuos o empresas que tienen varias unidades. En cambio, de las ofertas que se publicaron en mayo de 2019, la mitad era de dueños de una sola oferta. Es decir, gente que colocaba su piso en alquiler. Aunque lo más normal –y esta es otra de las grandes novedades– es que las nuevas ofertas fueran de habitaciones privadas o compartidas, no casas enteras. Una cosa es hacer el agosto con la final de la Champions y otra ceder la casa entera a un grupo de ingleses exaltados por el fútbol.

Estos datos proceden del análisis de la oferta en plataformas como Airbnb, Home Away, Trip Advisor y Booking (solo su oferta de pisos en alquiler, no hoteles) que la empresa Transparent Intelligence ha compartido en exclusiva con EL PAÍS.

Bonanza cerca del Wanda

Ayuntamiento y Comunidad llevan un año intentando poner coto a los alquileres turísticos. El Consistorio aprobó el pasado marzo una norma para restringir los alquileres turísticos. Establecía que para obtener el permiso necesario las viviendas deberán tener un acceso diferenciado del resto de vecinos, una situación que dejaba fuera el 95% de los alojamientos de este tipo. Poco después llegó también una norma regional, que, sumada a la municipal, hacía muy complejo abrir nuevos pisos turísticos en el centro de la ciudad.

A pesar de las restricciones legales, el número de alquileres turísticos ofertados se disparó antes del evento. En febrero, entre Madrid y alrededores hasta 200 kilómetros, se añadieron 1.539 ofertas nuevas en pisos turísticos. En marzo, 1.514 y en abril, 1.156 en abril. Son cifras bastante estables. En mayo, ese número se quintuplicó y alcanzó 5.570. Solo dentro de la ciudad de Madrid hubo 4.488 nuevas. Esas cifras representan un 13% de la oferta total tanto de la ciudad de Madrid como de sus alrededores.

El precio medio estimado en los distritos más cercanos al Wanda dan pistas de por qué algunos habitantes de esos barrios hicieron el esfuerzo de poner una habitación o piso en alquiler. Transparent miró el día 27 de mayo el precio medio para el sábado de la final y para el siguiente, el 8 de junio: el precio medio estimado por una unidad en el distrito 28022, que incluye el Wanda, pasaba de 934 euros el 1 de junio a 81 para el 8 de junio, una diferencia del 1.150%.

En el distrito del Wanda la media mensual de pisos nuevos es de 11 al mes. Solo en mayo emergieron 336. Fue el barrio de Madrid con más oferta nueva en mayo: un 2.770% más. En nueve distritos cercanos al Wanda, la oferta se multiplicó por diez: la media de enero a abril era de 70 nuevos anuncios al mes y en mayo pasó a 729.

El distrito que más varió de precio fue el 28040, en plena Ciudad Universitaria

El crecimiento fue más espectacular alrededor del Wanda porque no es un área especialmente turística, pero todo Madrid disfrutó de la bonanza. El distrito que más varió de precio fue el 28040, en plena Ciudad Universitaria. Allí pasaron de pedir 896 euros para el 1 de junio a solo 68 para el siguiente sábado, un fin de semana normal. El menor precio de salida en la zona universitaria es probablemente debido a mayor oferta en habitaciones. Los estudiantes fueron rápidos y listos para ver la oportunidad de la Champions.

Pero no fueron los únicos. Los distritos que más dinero cobraban los últimos días antes de la final estuvieron bien repartidos: Ópera, Prosperidad-El Viso, San Isidro y Las Tablas. Es como si alguien hubiera advertido la ocasión y la buena noticia se hubiera ido extendiendo por toda la ciudad. La mayoría de estas nuevas ofertas que surgieron para cubrir la demanda es probable que vayan desapareciendo hasta el próximo acontecimiento.

Las cifras son solo de oferta y quizá alguien no pudo llegar a alquilarla. A diez días de la final, el nivel de ocupación para casas de 2 habitaciones era del 94%. Quien intentó hacer su agosto es muy probable, pero no seguro, que lo lograra. Para entender la magnitud del negocio, alquilar un piso turístico de 2 habitaciones ronda los 200 euros de media en Madrid. La noche del partido la media era de 1.874 euros.

Fuera de la ciudad de Madrid, también hubo quien supo ver el negocio. Alcalá de Henares suma de media 16 nuevas ofertas al mes. En mayo subió hasta 60. El mayor crecimiento fue sin embargo en Torrejón de Ardoz, que pasó de 6 en un mes normal a 39 en mayo.

Según datos de Airbnb, gracias a la plataforma se alojaron 32.000 personas en Madrid ese fin de semana. "Eventos así son una oportunidad para vivir la experiencia de ser anfitrión y obtener ingresos adicionales. Además, es la forma más sostenible de acoger a los visitantes que llegan a Madrid de forma puntual", dice un portavoz de Airbnb.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información