Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Huawei manda su artillería pesada a Barcelona para frenar a Trump

La firma china, protagonista estelar del congreso mundial de móviles, busca el respaldo europeo frente a las acusaciones de espionaje de EE UU

El presidente de Huawei, Guo Ping, niega explica en el MWC19 de Barcelona que sus equipos no espían mediante 'puertas traseras'. En vídeo, declaraciones del vicesecretario estadounidense de Política Cibernética.

El MWC19 de Barcelona es, una edición más, el Mobile de Huawei. La omnipresencia del fabricante chino en el evento se hace patente a simple vista: tiene cinco mostradores en cinco pabellones de la Fira. El stand principal, el más grande de la feria, muestra el liderazgo del gigante asiático en las redes 5G. Solo en Europa tiene una cuota de mercado del 35% que en España se dispara hasta el 60% en las redes de nueva generación. Los tres operadores nacionales (Telefónica, Vodafone y Orange) la tienen como principal suministrador y les sería literalmente imposible desplegar a tiempo una red 5G si Europa siguiera los pasos de Estados Unidos y vetara al proveedor chino por unas acusaciones de ciberespionaje no probadas, y que se producen además en plena batalla comercial.

La guerra declarada por la Administración de Donald Trump a Huawei, a la que acusa de instalar puertas traseras en sus redes y equipos por orden del Gobierno chino para el espionaje remoto de las comunicaciones, ya ha tenido sus efectos en el MWC19 de Barcelona. Pese al despliegue de la marca china, y su protagonismo en todas las presentaciones que tienen que ver con el 5G, nadie quiere hacerse la foto con los directivos de Huawei. Los presidentes de los grandes operadores han evitado convenientemente la presencia en sus actos y mesas redondas de los ejecutivos chinos o los han escondido en la segunda fila. Por ejemplo, Vodafone realizó la primera llamada 5G real desde un móvil Huawei Mate X sobre una red 5G de Huawei, pero no invitó a tomar la palabra al consejero delegado de Huawei España, Tony Jin Yong, presente en la sala.

Huawei es consciente de que las acusaciones estadounidenses están dañando su imagen y teme que ese daño se extienda a su negocio en Europa, su segundo mercado después del chino. Por eso, no ha dudado en enfrentar con valentía y sin ambages el tema aprovechando el MWC19 para defenderse de Trump y fortalecer su alianza con los clientes europeos.

“No tienen ninguna prueba, no tienen nada”, decía ayer desde el estrado en su conferencia un orgulloso Guo Ping, presidente rotatorio de Huawei. El máximo ejecutivo, dejando por un momento la tradicional prudencia china, tiró de ironía y destacó que, por una vez está de acuerdo con Trump en que Estados Unidos necesita más velocidad de conexión para sus redes móviles, "Nuestras redes son cinco veces más rápidas que las de EE UU. Nunca antes nos habían hecho tanto caso. Algo debemos estar haciendo bien", bromeaba ante un público enfervorizado, mayoritariamente compuesto por directivos chinos, destacando luego que solo el año pasado han invertido en innovación 15.000 millones de euros.

“Somos la única compañía que podemos desplegar 5G a gran escala”, y añadió amenazante: “No podemos dejar la seguridad en manos de los políticos". Estados Unidos no representa a todo el mundo; Huawei puede seguir sin Estados Unidos”

Guo defendió que, como proveedor de red, Huawei cumple los estándares y suministra equipos seguros “pero nosotros no operamos la red, no tenemos acceso a los datos de los usuarios; Lo que prometemos es que no hacemos nada malo, no hacemos cosas malas", sentenció

Vincent Pang , presidente para Europa Occidental de Huawei en un encuentro con prensa internacional al que estuvo invitado EL PAÍS.
Vincent Pang , presidente para Europa Occidental de Huawei en un encuentro con prensa internacional al que estuvo invitado EL PAÍS.

No es el único directivo de Huawei que ha venido a Barcelona para romper el cordón sanitario contras sus equipos que ha impuesto Trump y que ya se ha extendido a Japón y Australia. Europa es decisivo y el suministrador asiático quiere parar en seco cualquier contagio en la UE de ese veto. “En los últimos 15 o 20 años hemos prestado mucha atención a los clientes y a la tecnología en Europa, pero podríamos haber hecho más para ser más transparentes, para comunicarnos con el público, el Gobierno y los medios. Esta es la parte que debemos mejorar, hacer que esta empresa sea más transparente. Pensaremos en lo que podemos hacer para que sea más fácil entender que es Huawei y cuál es la misión y la visión de esta compañía en los próximos 20 años", señalaba Vincent Pang , presidente para Europa Occidental de Huawei en un encuentro con prensa internacional al que estuvo invitado EL PAÍS.

En tono enérgico y sin rehuir ninguna pregunta, Pang precisó que en un congreso del móvil “no deberíamos hablar de política en torno a 5G, sino de tecnología", pero a continuación defendió la inocencia de Huawei: "Llevamos 15 años en Europa y en todo ese tiempo solo puedo decir que hemos mantenido buenos lazos con los operadores, hemos respetado las leyes locales todo el tiempo y nunca ha habido un solo problema de seguridad con nuestros productos".

Pang citó al fundador y consejero delegado de Huawei, Ren Zhengfei, que en una reciente entrevista negó cualquier injerencia del Gobierno chino. "Estuve allí todo el tiempo, y puedo asegurarle que la declaración de Zhengfei no pudo ser más clara Dijo claramente que Huawei nunca ha recibido una solicitud del gobierno chino para instalar puertas traseras en equipos de red. Y si lo hiciera, Zhengfei dijo que se negaría tajantemente o vendería su negocio inmediatamente. ¿se puede ser más claro?”, se preguntó el directivo, uno de los hombres fuertes de la firma, que tiene en Europa su segundo mercado tras China.

Huawei se juega mucho en Europa y lo sabe. Por eso, la próxima semana va a abrir un centro de seguridad en Bruselas en el que va a invertir más 2.000 millones de euros, con el mandato de coordinar todas las políticas de seguridad de la compañía con la Comisión, las autoridades de los países y los operadores de telecomunicaciones. "El objetivo es ofrecer una respuesta paneuropea a los desafíos de la seguridad. Creemos que es importante trabajar juntos en lugar de por separado para establecer los estándares de seguridad cibernética, especialmente 5G, e invitamos a las partes interesadas, si tienen alguna duda, a revisar los productos. y el software por sí mismos•, indica Pang.

MWC
Pabellón principal de Huawei en el MWC19 de Barcelona,

Todo esfuerzo va a ser poco para que Huawei mantenga su posición en Europa. Aunque ningún Estado europeo ha vetado por ahora sus equipos, la amenaza de EE UU de sancionar a las empresas que se equipen con Huawei mantiene en vilo al fabricante chino. La Comisión Europea tiene ahora la palabra para dar una respuesta común al problema.

La comisaria europea para la economía y la sociedad digital, Mariya Gabriel, aprovechó el Mobile World Congress en Barcelona, para tranquilizar a los operadores y avisadles de Europa llegará a tiempo al 5G.

“No podemos tomar decisiones prematuras basadas en el análisis parcial de los hechos. Sin embargo, también está claro que Europa debe tener un enfoque común para este desafío. Y tenemos que traerlo a la mesa pronto. De lo contrario, existe el riesgo de que aumente la fragmentación debido a decisiones divergentes tomadas por los Estados miembros que intentan protegerse a sí mismos, que daña el mercado único digital. Por lo tanto, estamos trabajando en este importante asunto con prioridad. Y la Comisión va a tomar medidas pronto ", agregó.

Respaldo de los operadores

Los operadores europeos necesitan a Huawei. Un matrimonio de conveniencia pero estrictamente necesario para que Europa no pierda el tren del 5G como la le pasó con el 4G. La alarma desatada por las acusaciones estadounidenses hizo que Vodafone paralizara la instalación de equipos de Huawei en el núcleo (core) de su red. Otros operadores están evaluando la posición. “Afortunadamente, la mayoría de los equipos de Huawei que han desplegado los operadores europeos se encuentran en la parte radio de la red y un porcentaje muy pequeño en el core, la que contiene más cantidad de información sensible”, señalan en fuentes de un operador español.

Huawei es imprescindible para el 5G europeo. Y por eso, los presidentes de las operadoras puede que no se hagan fotos con sus colegas de Huawei pero sacan la cara por el suministrador chino. Como el consejero delegado de Vodafone, Nick Read, que no ha dudado en advertir del peligro de un posible veto a Huawei reduciría peligrosamente de tres a dos el número de suministradores de red (Ericsson y Nokia) y retrasaría al menos en dos años los planes de despliegue de 5G.

Demostración de la red 5G en el stand de Huawei en el MWC19.
Demostración de la red 5G en el stand de Huawei en el MWC19.

En un encuentro con la prensa en el MWC19, el máximo responsable de Vodafone, el único operador europeo que ha decidido detener cualquier trabajo de despliegue en el núcleo (core) de red con el fabricante chino, emplazó a las autoridades estadounidenses a que compartan con las europeas todas las evidencias que tengan sobre las presuntas malas prácticas de Huawei para poder adoptar una decisión común.

El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, también ha alertado que excluir a un suministrador de redes como Huawei podría reducir la competencia e impactar en los precios del equipamiento y los servicios, que en última instancia se traduciría en un incremento de los precios para los usuarios.,

Para Pallete, ha habido "mucho ruido" en torno a este asunto en lugar de una discusión "más basada en hechos que en opiniones" y, aunque defiende la seguridad como principal valor de la compañía, no han encontrado "ninguna mala conducta" en ninguno de los suministradores con los que trabajan.

El consejero delegado de Orange España, Laurent Paillassot, también ha descartado cualquier veto a priori y han mostrado su acuerdo con la postura mostrada por asociación de la industria móvil GSMA, que reclama que gobiernos y operadores colaboren en salvaguardar la integridad de las infraestructuras de telecomunicaciones.

Una postura que comparte el Gobierno español. El secretario de Estado de Agenda Digital, Francisco Polo, negó ayer que haya habido “ningún contacto formal” con autoridades norteamericanas sobre este tema, y se mostró partidario de la postura de la GSMA de ofrecer una respuesta consensuada a nivel europeo. “Hubo un contacto informal el lunes en un acto de Red.es, donde me presentaron a un miembro de la embajada americana, pero nada más”, ha explicado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información