Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Por fin un iPad potente y asequible

Apple renueva su tableta centrándose en la educación con el precio como reclamo principal

El nuevo iPad, el día de su presentación. AFP

Apple ha vuelto a la escuela, el nicho más fiel desde sus comienzos, para anunciar un nuevo iPad a un precio de 349 euros. El dispositivo da una vuelta de tuerca al concepto bien conocido de sistema operativo táctil de Apple, aumenta la duración de batería y ofrece un botón para volver al inicio en caso de pérdida. El mismo que ha desaparecido en el iPhone, que celebra su décimo aniversario.

El iPad a secas, lo ofrecerá el vendedor por casi la mitad del precio del de gama superior como estándar al entrar en la tienda. Se acerca mucho en prestaciones al que era el Pro en 2017, aunque la cámara no tiene flash.

El peso, apenas medio kilo, puede aligerar las mochilas colmadas de libros de texto. Con 32 gigas en el modelo inicial, hay almacenamiento de sobra para ocio y aprendizaje.

Quizá, por exigir una mejora relevante, se podría haber reforzado la resistencia a caídas, golpes e inmersiones inesperadas. El día a día en las escuelas tiene sus peligros.

Durante el viaje de presentación a Chicago, Apple desplegó parte de sus encantos. Desde la capacidad para tomar una escuela y convertir el teatro donde se hacen las funciones de fin de curso en un centro de atención mundial, a la sencillez de llevar a los expertos del sector a aulas para entender cómo es el sistema de gestión de aparatos sobre la marcha.

Los profesores de Lane Tech, el centro escogido, mostraron cómo hacer un poema enriquecido con imágenes para reforzar los conceptos recién aprendidos, cómo se introducen nociones de programación en el contenido o cómo hacer bailar a robots de ojos grandes y tuercas de plástico.

Otro guiño al claustro, además del control sencillo de todas las tabletas de la clase, es la inclusión del programa para hacer libros de texto desde Pages, el procesador de textos que viene por defecto. Intentan dejar atrás el papel facilitando al maestro hacer ejercicios después de lecturas en alto enriquecidas con vídeos y problemas multimedia. Desde rompecabezas a adivinanzas que invitan a tocar la pantalla.

El hecho de que el iPad que sirve de patrón ya sea compatible con el Pencil, su lápiz digital, es un movimiento en este sentido. Se puede aprender a dibujar, los colores, las formas o tomar apuntes. En Apple saben que pedir 99 euros por un complemento puede resultar desorbitado. Ellos mismos promocionaron en el teatro de Chicago la versión de Logitech, a mitad de precio y con empuñadura pensando en los más pequeños.

La inclusión del procesador A10 es un salto que se nota en videojuegos tipo Minecraft o en la renderización de diseños. A diferencia de la decisión tomada en las dos últimas versiones del iPhone, en el caso del iPad se mantiene la clavija para auriculares.

Otro de los puntos subrayados por Apple en sesiones posteriores es la posibilidad de desplegar la realidad aumentada. Como ejemplo pusieron una recreación de un valle donde se invita a los alumnos a poner una presa en diferentes espacios y ver sus resultados proyectándolo sobre la realidad y dibujos. Adquieren nociones sobre las estaciones, sus efectos y cómo el hombre lo modifica. Algo similar sucede con la disección de una rana sin necesidad bisturí, capa por capa y revisando tejidos, órganos y esqueleto con movimientos.

¿Debería comprarlo? Si el modelo que se usa no da problemas y es compatible con la última versión del sistema operativo, quizá no tenga sentido el desembolso. Se puede esperar sin caer en la fiebre consumista de tener lo último. Si es anterior a 2016 quizá sí merece la pena renovar o probar por primera vez la tableta más versátil y con el mejor catálogo de aplicaciones. Mientras que el universo Android ha terminado por centrarse en los móviles, en el caso de Apple hay grandes estudios centrados en sacar partido al formato, tanto en productividad como en enseñanza.

No hay revolución, pero sí, una de esas palabras que tanto gustan en Silicon Valley, una iteración que juega a favor del consumidor. Más prestaciones por menos dinero. El iPad sigue siendo sexy, pero no prohibitivo.

Un último matiz, la unidad de prueba que ha prestado Apple no se corresponde con la inicial de 349 euros. Ese modelo cuenta con 2 gigas de memoria RAM y 32 de almacenamiento. La mostrada roza los 600 euros a cambio de llegar a 128 gigas para guardar contenido y añade conexión a través de redes móviles en lugar de solo wifi. El resto de prestaciones son las mismas.

Más información