Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Apple prepara nuevas pantallas MicroLED para iPhones más compactos

El desarrollo de la tecnología le permitiría prescindir de su dependencia de Samsung

El iPhone X de Apple en una de sus tiendas.
El iPhone X de Apple en una de sus tiendas. AP

Apple está preparándose para dar un golpe estratégico de calado en el mercado de los dispositivos móviles y es que, según informa Bloomberg (de la mano del siempre fiable Mark Gurman), el gigante californiano está trabajando en unas nuevas pantallas con las que acabaría con su dependencia en Samsung. Esta fuente sostiene que la firma contaría con una planta secreta en la que estaría fabricando a pequeña escala, pantallas para ir probándose en diferentes dispositivos móviles de la casa, y que podría cambiar las reglas del juego del mercado.

La firma dirigida por Tim Cook y siempre según la información de Gurman, estaría trabajando en una nueva generación de pantallas basadas en la tecnología microLED que, según parece, equiparían en un futuro no determinado tanto el iPhone como los Apple Watch de la casa. Gracias a este ‘salto’ tecnológico, Apple lograría fabricar dispositivos con pantallas mucho más brillantes, pero lo que resulta más importante, mucho más finos y con una duración de pantalla más elevada. La tecnología microLED permite crear pantallas más finas y exige un consumo energético más bajo, aunque su desarrollo no está resultando nada sencillo.

Tanto es así, que el fabricante consideró -según sugiere la citada fuente- abandonar este titánico proyecto hace más o menos un año; sin embargo, parece que las dificultades fueron superadas y el desarrollo de dichas pantallas se encuentra en un punto “muy avanzado”, según informan las fuentes de Gurman relacionadas con el desarrollo que, por motivos evidentes, prefieren mantenerse en el anonimato. Con todo, el cambio de tecnología es tan complejo que los consumidores todavía tendrán que esperar “varios años” antes de ver dichas pantallas en el mercado.

Pero Apple lograría matar dos pájaros de un tiro con esta apuesta ya que lograría, de esta manera, acabar con la dependencia en terceros fabricantes para la creación de pantallas, un elemento diferencial y clave en el desarrollo de un producto. El gigante californiano no dependería de marcas como su sempiterno rival Samsung y mantendría bajo su control un componente claramente estratégico en sus productos.

El aviso a sus rivales ha sido muy mal recibido por los accionistas de las compañías afectadas, que ya han perdido posiciones en bolsa al publicar Bloomberg el mencionado rumor; así, las acciones de Japan Display perdieron un 4,4% de su valor en bolsa, mientras que Samsung, menos dependiente, dado su volumen, se dejó un 1,1% en el mercado de valores. El desarrollo de las pantallas microLED resulta muy complejo, pero más todavía su fabricación en masa, que requeriría una potente inversión en maquinaria de precisión, pero ya sabemos que el dinero, por el momento, no es un problema para las holgadas arcas de Apple.

Más información