Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Campamentos juveniles para desconectarse de internet

Unos jóvenes de la La Cerdanya ganan un concurso para organizar un fin de semana de desconexión digital

Dos mujeres usan su teléfono móvil al lado de un parque infantil
Dos mujeres usan su teléfono móvil al lado de un parque infantil

Ni teléfonos móviles ni tabletas digitales. Ni Instagram ni Facebook durante un fin de semana. Esa ha sido la propuesta ganadora de un proceso participativo que ha impulsado el Consejo Comarcal de La Cerdanya entre los jóvenes de la comarca. A 150 kilómetros de donde esta semana se celebra el mayor congreso mundial de tecnología (el Mobile World Congress se celebra por décimo tercera vez en Barcelona), un grupo de chavales de La Cerdanya propuso al Consejo Comarcal realizar un campamento juvenil off-line, de desconexión digital absoluta. Se celebrará, previsiblemente, este verano y las únicas condiciones son ser de la comarca y dejarse el móvil en casa.

El Consejo Comarcal puso a disposición de los chavales de la zona un presupuesto de 2.000 euros para celebrar una actividad juvenil. Ellos tenían que presentar sus propuestas y el organismo supramunicipal decidiría entre las mejores ideas. “Las propuestas ganadoras son unas clases de baile de un tipo de hip hop coreano y un fin de semana de desconexión digital en alguna zona de La Cerdanya”, explicó ayer la técnica de Juventud del Consejo Comarcal, Neus Baraldés.

Detrás del campamento off-line está Bernard Nebreda, de 25 años. “Me basé en los jóvenes, que están siempre con el teléfono. A ver, no siempre es igual, hay niveles. Yo ahora tengo 25 y no estoy como con 18, que estaba siempre pendiente del móvil. Pensé que el campamento off-line les llamaría la atención y, para pasar el tiempo, se podrían hacer actividades lúdicas”, señaló el joven, que trabaja en un supermercado.

Nebreda, que presentó la propuesta junto a otros cinco amigos, tiene ahora vía libre para perfilar su propuesta. “No lo organizamos nosotros. Ellos lo tienen que llevar a cabo”, puntualizó Baraldés. El veredicto de proceso participativo se dictó hace apenas 15 días, así que los ganadores todavía están iniciando reuniones con los responsables del Consejo Comarcal para desarrollar la propuesta inicial.

La idea inicial, no obstante, es celebrar el campamento a finales de julio. “Pensamos en coger un albergue entero para unas 25 o 30 personas, pero con 2.000 euros, hemos pensado que quizás podíamos alquilar algo más grande, una casa rural entera con espacios al aire libre para hacer actividades, por ejemplo”, relató ayer Bernard, que se encuentra inmerso en los preparativos.

El joven, con formación como monitor de tiempo libre, avanzó que quieren poner en marcha también actividades de convivencia y yincanas por grupos para estimular el juego entre los participantes.

Más información