Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El abogado mexicano que llevó a Google a los tribunales

Ulrich Richter ha conseguido que el gigante tecnológico sea juzgado por primera vez ante la Justicia mexicana

El abogado Ulrich Richter, en su despacho en Ciudad de México.
El abogado Ulrich Richter, en su despacho en Ciudad de México.

“¿Quieres saber qué dicen de ti? Búscate en Google”, dice el abogado mexicano Ulrich Richter. Precisamente fue lo que él mismo hizo hace tres años y el resultado lo impresionó. Al teclear su nombre en el buscador apareció en primer lugar un blog que le acusaba de lavado de dinero sin prueba alguna. Desde entonces emprendió el camino para que Google eliminase la publicación. Tras no conseguirlo con una sencilla petición, Richter presentó en 2015 la primera demanda contra el gigante tecnológico en México. Su primer logro ha sido obligar al rey de Silicon Valley a sentarse en el banquillo de la Justicia mexicana.

El letrado es a la vez un litigante de alto perfil y un activista en favor de la participación ciudadana en la política. Así que se planteó desde un principio conseguir a toda costa que la tecnológica estadounidense borrara cualquier rastro de la publicación alojada en Blogger, la división del servidor de Google que alberga blogs. Primero, envió en 2014 una carta a las oficinas de la firma en México dirigida a su entonces director Lino Cattaruzzi. Sin una respuesta, Richter avisó a las autoridades mexicanas sobre la existencia del blog, pero la tecnológica tampoco hizo caso. Finalmente presentó una demanda contra Google Inc., Google México y Cattaruzzi por daño moral ante un tribunal de Ciudad de México.

Ritcher es el cliente y el abogado del caso. En los últimos dos años le ha dado tiempo de sumergirse en toda la bibliografía sobre Google que ha encontrado. Es meticuloso y obsesivo con cada uno de los pasos que ha dado en su enfrentamiento con la tecnológica. “Siempre estoy pensando en estrategia”, reconoce. No es un letrado común y corriente aunque lo diga. “Los asuntos que hemos llevado han sido muy polémicos”, dice para minimizar su cartera de clientes que van desde el expresidente Carlos Salinas de Gortari, la revista Proceso, la desaparecida firma de buques Oceanografía y hasta el exgobernador de Coahuila Humberto Moreira.

Por defender al político recibió numerosas críticas a través de las redes sociales. Su imagen acompañando a Moreira tras salir de una prisión en España se esparció como pólvora en todas las páginas web que abordaron el tema. “No hay una nota o foto sobre el caso Moreira donde yo le diga a Google ‘baja eso’”, ejemplifica. Sin embargo, el blog que le acusa de lavar dinero ha utilizado la portada de uno de sus libros y la ha alterado para intentar hacer una sátira, violando la propiedad intelectual de la obra.

Google ha evitado llegar a los tribunales mexicanos. La firma ha argumentado que no tiene una sucursal u oficina de representación en México y que todos los asuntos legales deben ser resueltos en las cortes estadounidenses. Richter ha reclamado que la tecnológica tiene oficinas en el barrio de Lomas de Chapultepec, en Ciudad de México. “Han ido por el mundo diciendo que no tienen oficinas y que las únicas están en Estados Unidos y ahí es donde tienen que someterse a reclamaciones, demandas, o cualquier requerimiento, buscando no ser alcanzados por la jurisdicción de cualquier otro país”, explica. Finalmente en 2016 un juez le dio la razón a Richter por lo que Google tendrá que enfrentar su primer juicio en México en la primavera de 2018. El asunto llegó a las puertas de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en 2017 y allí, antes de que el análisis del caso comenzara, la empresa accedió a seguir con el proceso judicial.

“Creemos necesario aclarar que la determinación que se realice en un caso particular, es independiente de cualquier otra que los tribunales competentes puedan emitir en otros casos y no sienta un precedente legal. Respetuosos de la ley, confiamos en que los tribunales mexicanos resolverán el caso de origen con estricto apego a derecho”, ha señalado Google, en un comunicado, sobre el juicio. La firma ha argumentado que mientras la vía judicial siga abierta no hará más comentarios sobre el caso.

Existen al menos tres reclamaciones que piden el derecho al olvido a Google ante el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai). Ninguno de estos casos ha llegado a tribunales, pero el juicio de Richter podría abrir el camino. Durante 2018 un juez de Ciudad de México tendrá que decidir a quién da la razón. El letrado mexicano no está dispuesto a detenerse. “Tuvimos tres puntos legítimos y nobles para pedirles que lo bajaran. No lo hicieron, entonces nosotros esperaríamos al resultado del fallo”, señala. El abogado también ha denunciado que existe un retraso en el proceso legal, pero que está dispuesto a esperar. “Tenemos todo el tiempo del mundo”, apunta Richter, que ya prepara un libro contando su caso.

Más información