Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Tendencias BLOGS Coordinado por ROSA JIMÉNEZ CANO

Samsung Gear 360 2017, una segunda parte que sí es buena

Cambia el diseño y gana en calidad además de venderse casi por 100 euros menos que el modelo anterior

En primer plano, la cámara Samsung Gear 360 2017.

Hace nada hablábamos de la apuesta de Samsung para promover fotos y vídeos en 360. Elogiamos la sencillez de uso y posibilidades de la Gear 360 original, pero encontramos también algunas limitaciones, sobre todo, en la aplicación. Se podía manejar con los botones, como una GoPro, pero para sacarle partido de verdad y tener control remoto era necesario contar con un Galaxy de gama alta.

La cámara se mantiene en pie, aunque gana estabilidad con una goma que incluye.
La cámara se mantiene en pie, aunque gana estabilidad con una goma que incluye.

El pasado 25 de mayo salió a la venta la nueva versión, que sale hermanada con el Galaxy S8. De hecho, los asistentes a la presentación del móvil en Nueva York recibimos la cámara como obsequio. Es decir, llevamos un par de meses probándola antes de que saliese al mercado. La reedición de 2017 —el nombre completo es Samsung Gear 360 2017— mantiene el concepto, una cámara de fotos y vídeo en 360, pero cambia por completo tanto por fuera como por dentro.

La calidad de la lente tiene una notable mejora, procesa más rápido el contenido y graba vídeo en 4K, alta definición. Y, además, permite emitir por Facebook. Una buena forma de hacer más visible, real y social el contenido.

Otro acierto de Samsung está en la aplicación. Ahora funciona con casi todos los modelos de Android, los posteriores a la versión 5.0 del sistema operativo, así como con iOS, es decir, iPhone e iPad.

La batería aguanta un par de horas con dignidad. Se carga por USB C, el nuevo estándar de la industria, y el contenido se almacena en una tarjeta MicroSD, aunque también se puede enviar directamente al móvil.

La forma exterior también ha cambiado. Ahora tiene un solo pie en lugar de un trípode, por lo que es más sencillo llevarlo en la mano. Gracias a una sencilla goma circular se puede dejar de pie sobre cualquier superficie plana. Una pequeña solución rudimentaria y barata, incluida en la caja, en tiempos de alta tecnología.

Sale con un precio por debajo de los 250 euros o dólares, casi 100 menos que el modelo anterior, que ahora se puede encontrar muy asequible, por apenas 180, para terminar con las unidades restantes.

El ciclo de innovación hace que en menos de un año la primera generación quede como un gadget viejo. ¿Lo es? No, en absoluto. Al contrario, es un gran punto de entrada para los que tengan curiosidad y deseen dar los primeros pasos en este formato. Hay que empezar a pensar en los gadgets, en su valor y precio, según el uso que se les da. Si se van a guardar en un cajón, mejor no comprarlos, porque cada día se devalúan y tienen más cerca su caducidad. Se compran para dar uso. Lo contrario es tirar dinero.

Si el presupuesto lo permite, la versión de 2017 sería lo más recomendable. Por calidad, compatibilidad con más aparatos, sencillez de uso y, porque el propio diseño hace que sea mucho más versátil y capte puntos de vistas más originales. Por no hablar de los Facebook Live, que es la mejor manera de llevar a la audiencia al mismo lugar desde donde se emite.

Más información