Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA PREHISTORIA DIGITAL

La ciudad del silicio está en Nueva York

Una exposición se remonta al origen de la innovación tecnológica que llevó a la era digital hasta la irrupción de Apple

Dos mujeres operando el computador ENIAC en 1946
Dos mujeres operando el computador ENIAC en 1946

La historia no se repite, más bien hay que aprender de ella para poder innovar. Nueva York acoge, guiada por esta idea, una muestra que se remonta al origen de la era digital y que concluye cuando los ordenadores se convierten en un producto de consumo para las masas, justo antes de que Apple irrumpiera en el negocio de la computación y arrastrara la atención hacia la bahía de San Francisco.

La muestra Silicon City celebra el papel que desempeñó la ciudad de los rascacielos en el origen de la computación, en un momento en el que reclama su protagonismo en esta industria. “Se trata de establecer una conexión directa con el pasado”, señala Louise Mirrer, presidenta de la New York Historical Society. La metrópolis fue, explica, un punto de intersección de comercio e innovación que permitió emerger a las primeras firmas tecnológicas.

La calculadora creada por IBM para el astrónomo Wallace Eckert
La calculadora creada por IBM para el astrónomo Wallace Eckert

Se suele dar por asumido que el origen de la computación digital está en California. Pero las primeras semillas de esta revolución se plantaron en la costa Este estadounidense. Esta vuelta al origen permite abrir un nuevo mundo desconocido para los jóvenes de la era del iPhone. La muestra incluye cerca de 300 artefactos, ninguno de ellos con la marca de la manzana que popularizó Steve Jobs, sin los que los productos de Apple o de Samsung no podrían funcionar.

El viaje a la prehistoria de la era digital arranca con unas bombillas de Thomas Edison que datan de finales de los años 1880. Comparte expositor con el telégrafo eléctrico que cuatro décadas antes inventó Samuel Morse. “Todo está conectado”, indica el investigador Cristian Panaite, porque “esas bombillas son el origen de los tubos de vacío que hicieron funcionar a las primeras computadoras”.

Los primeros tubos de vacío en el origen a la compuntación
Los primeros tubos de vacío en el origen a la compuntación

Ya desde el inicio de la era digital, el diseño era un elemento clave de la innovación tecnológica. La muestra incluye la primera máquina de tabulación para perforar las tarjetas con las órdenes que el operador daba a la máquina. También está el germen de la supercomputadora Watson de IBM. Se trata de una consola desarrollada para el astrónomo Wallace Eckert, de la Universidad de Columbia.

La ingente calculadora, que operó en las oficinas de IBM en Madison Avenue entre los años 1948 y 1952, fue la primera en almacenar datos. Era la época en la que estos mastodontes electromecánicos eran operados por mujeres, que desempeñaron un papel fundamental en los comienzos de la computación. La invención del transistor en 1947 permitió después reducir el tamaño de los dispositivos electrónicos.

La entrada a la muestra evoca el pabellón de IBM en la muestra universal que acogió Nueva York en 1964 y en la que se presentó la computación al público en general. “Estuve allí de niña. Fue espectacular”, recuerda Mirrer. Ese fue el año en el que introdujo el sistema que evolucionó hacia el primer ordenador personal que llego en 1981 a los hogares estadounidenses, el IBM 5150.

Tenis para dos, el primer vídeojuego de la era digital
Tenis para dos, el primer vídeojuego de la era digital

La era digital, como indica Panaite, depende de la infraestructura que permitió la expansión de Internet. La muestra incluye así el primer satélite de telecomunicaciones para uso televisión que se lanzó al espacio en julio de 1962. También hay sistemas que transformaron la manera de interactuar con las máquinas, como los primeros videojuegos creados en los laboratorios o los instrumentos musicales que inspiraron el solo de HAL 9000 en Odisea en el Espacio.

“Es importante que las distintas generaciones hablen de su experiencia con la tecnología”, señala Stephen Edidin, curador de la muestra que arranca este viernes hasta el 17 de abril, “eso ayudará a entender mejor las obsesiones que tenemos”. Edidin recuerda que las mismas preguntas que surgen ahora por el uso de los móviles interactivos se hacían hace décadas cuando la gente se pegaba a la radio y a la televisión para entretenerse.

Max Mathews, padre de la música computerizada
Max Mathews, padre de la música computerizada

Más información