Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Airbnb gana la batalla a San Francisco

Una iniciativa de la ciudad quería limitar a 75 los días por año de alquiler con su aplicación

Airbnb mantiene su feudo intacto. La aplicación de alquiler de casas a corto plazo entre particulares seguirá siendo legal en San Francisco, el lugar donde nació. Una iniciativa popular liderada por ciudadanos y hoteleros de la ciudad, la proposición F, lleva tres semanas en marquesinas, pancartas y anuncios de televisión porque la ciudad quería limitar a 75 días al año el tiempo que se podía alquilar una vivienda, con fuertes multas y penalizaciones para quiénes lo superen.Las urnas han apoyado la decisión de mantener el régimen actual.

Las inmobiliarias dejan cada vez más apartamentos fueran del mercado local, para ofrecer a través de la aplicación de hospedaje por días o semanas con un rédito mucho mayor. Una de las consecuencias directas de este movimiento es la escalada de precios de la renta hasta los 4.225 dólares que se pagan de media por un apartamento de una habitación en la ciudad.

Los precios de la renta en la ciudad se han disparado hasta los 4.225 dólares que se paga de media por un apartamento de una habitación

Durante este tiempo, Airbnb ha mantenido un pulso desigual con los habitantes más modestos de San Francisco, aquellos que ven cómo los caseros les suben el alquiler hasta cifras que difícilmente puede pagar alguien que no trabaje en tecnología, y que han formado un frente común con el lobby hotelero.

Airbnb ha empleado ocho millones de dólares para promocionar el 'No' a la proposición F. La coalición de vecinos, especialmente los latinos del barrio de Mission, y el lobby hotelero contó con 482.000 dólares. Entre los argumentos de la aplicación está que la proposición fomenta que los vecinos se controlen entre sí, se delaten y sean desleales. En algunos anuncios de televisión, se llegó a abogar a la siempre polémica privacidad como una de los derechos que se podrían vulnerar.

Desliz publicitario

La capacidad mediática de Airbnb ha estado a punto de jugarle una mala pasada. Hace dos semanas pusieron carteles en algunos de los puntos más transitados de San Francisco, explicando que gracias a los 12 millones de dólares que se han dejado en las arcas de la ciudad desde que existen se habían hecho algunas mejoras, pero que la gestión no era la más adecuada. Las redes sociales se encendieron ante estos mensajes de tono demasiado agresivo. Tanto es así que los retiraron solo dos días después y se disculparon.

Según los datos de la startup, el pasado año 138.000 habitantes de la ciudad se quedaron en uno de sus espacios o ejercieron como anfitriones. El censo de votantes registrados de es de 446.841 personas.

Airbnb nació hace solo cinco años, como una solución temporal de sus creadores para hospedar en camas hinchables a los asistentes a una conferencia. Hoy cuenta con más de dos millones de espacios en alquiler, ya sean habitaciones, camas o apartamentos completos, pasando por casas colgadas de un árbol o castillos, distribuidas en 190 países. A pesar de su éxito, todavía no ha dado los primeros pasos para cotizar en bolsa y se mantiene como una compañía privada. La valoración alcanza 25.500 millones de dólares, por encima de la de cadenas como Marriott o Starwood.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información