Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Google indulta a Panoramio

El buscador no cerrará la empresa española de fotografía social

Panoramio
Fotos de distintos puntos de España subidas por los usuarios de Panoramio.

Panoramio se ha convertido en la primera Numancia de Google. El indulto de este servicio es el triunfo de la movilización en Internet, un caso extraño pues Google no suele rectificar. La empresa española, que pasó a manos de Google en 2007, albergaba fotografías geolocalizadas que tomaban los usuarios.

En 2014, el buscador anunció su cierre. En sus planes entraba integrarlo con el servicio de Google Maps. La decisión no gustó a los miembros más activos de la comunidad, que eran los que alimentaban el servicio con imágenes actualizadas de alta calidad.

Una petición en Change.org con 10.514 firmas de apoyo ha hecho que Google cambie de idea, algo que no sucedió ni con el añorado Google Reader. James Therrien, responsable del equipo de productos geográficos del gigante de Mountain View ha explicado los motivos en un comunicado: “Tras escuchar las opiniones de la comunidad sobre el futuro de la plataforma, nos gusta anunciar que no va a haber cambios inmediatos en Panoramio”. La rectificación no se queda ahí: “Vamos a volver a activar la pizarra de dibujo sobre la que se trabaja, y hacer que se entienda mejor con Google Maps”. Inicialmente el buscador quería integrar el contenido actual en los mapas, prescindiendo de la colaboración de los usuarios y sin posibilidad de seguir actualizando lugares.

Panoramio está a punto de cumplir 10 años, lo crearon Joaquín Cuenca (Cox, 1976) y Eduardo Manchón (Callosa de Segura, 1976), en julio de 2005. Fue una de las primeras incursiones en la entonces denominada web 2.0. Fundado en julio de 2005, Panoramio se estrenó en octubre de ese mismo año. A ellos pronto se sumó José Florido. El trío pasó a formar parte de la plantilla de Google, los tres se han ido ya. Eduardo Manchón es asesor de startups, entre ellas está Hooks, una aplicación para gestionar notificaciones creada en Alicante, que cuenta con 100.000 usuarios en solo dos meses de vida, así como de Mailtrack.io una extensión para Gmail para saber si se han leído los correos enviados. Joaquín Cuenta tiene ese mismo rol en Freepik.com, además de thumbr.io, un proyecto propio. Florido, por su parte, sigue en San Francisco donde está lanzando Wepoke.com.

Desde que Google tomó la decisión inicial Manchón ha estado muy cerca de la comunidad: “Estaban muy molestos. Si Google hubiera comunicado o explicado de otra manera el cierre de Panoramio la reacción de la comunidad no hubiera sido tan contundente”. En su opinión el entusiasmo los ha alejado de terminar en el cementerio de aplicaciones junto a Reader: “Panoramio no es una herramienta como era Reader, es una comunidad como la Wikipedia donde la gente colabora, la suma de fotos de todos los usuarios ilustra el planeta. El trato con Google es de igual a igual, Google gana, los usuarios ganan. Aunque la propiedad del dominio Panoramio.com fuese de Google en la práctica una comunidad no tiene dueño. Google nunca entendió eso”. El alicantino añade que muchos le insistieron para que crease una segunda parte para plantarlos cara. “Tuvimos que implicarnos y montamos una petición en Change.org para que Google no cerrase Panoramio. Le debíamos eso a la comunidad de usuarios que nos había dado todo”, explica.

Aún así, asume que algún día desaparecerá: “Es razonable que Google tuviese un plan para sustituir algún día Panoramio por algo mejor, nada dura para siempre en este mundo. Sin embargo en lugar de crear un nuevo producto desde cero y que la gente migrase libremente al considerarlo mejor, quisieron imponer la migración por decreto. Ese fue el error y de ahí la reacción airada de la comunidad”.

Manchón cree que una de las claves para el rechazo, además de los problemas de comunicación, era la migración a un producto peor, Views, que estaba sin terminar. Google llegó incluso a reconocer que no funcionaba bien. “Google reconocía que Views era un producto sin terminar, que no tenían claros los detalles de la migración, pero que se perderían los "amigos favoritos" de Panoramio, que es como decir que quieres migrar Facebook pero perdiendo tus amigos. Tampoco estaba claro si Panoramio seguiría siendo gratuito e ilimitado. ¿Se verían obligados a pagar por el espacio de almacenaje usuarios con miles de fotos? ¿Estaría Google dispuesto a renunciar a esas fotos si los usuarios no pagaban?”, critica.