Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los docentes combaten a Bauzá en las redes

La gente deja de seguir en Twitter al presidente balear, tras alardear de tener más de 10.000

“A mis 10.000 seguidores. Gracias por estar ahí”. El presidente del Gobierno de Baleares, José Ramón Bauzá (PP), alardeaba el sábado del hito conseguido en @JRBauza. Lo hacía en tres mensajes y en tres idiomas diferentes: inglés, castellano y catalán. Abanderado del trilingüismo y de la tecnología, se le ve a menudo manejando dos móviles y una tableta.

El presidente balear, tras su alarde, vio reducido en un día el club de tuiteros y sus seguidores cayeron a 9.860. Es uno de los frentes de la batalla digital de la marea verde, después de tres semanas de huelga de profesores en complicidad con parte de las familias.

Las listas y hastags creados para la huelga han multiplicado las consignas y noticias. Los avatares de cientos de tuiteros han sido tuneados con camisetas verdes (las adversas, moradas, del 'no' a la huelga son minoría).

“Nos han avisado por Whatsapp desde el instituto que tenemos reunión de padres con los profesores”, anunció María, madre de un alumno de Secundaria, el primer día de la protesta, el 16 de setiembre. Así nació la malla de simpatía. Bastantes huelguistas, una mayoría de profesores treintañeros, abrieron sus círculos de relación y se intercambiaban datos y fotos de los acontecimientos y los porcentajes de seguimiento del paro en cada escuela, cada día.

Los centros, los padres, los sindicatos y partidos, tomaron parte en la marea con páginas propias en Facebook.Biel y Manel, dos profesores activistas, de la “vieja escuela de los pasquines, las impresoras ‘vietnamitas’” creen que esta huelga ha sido un éxito para los sindicatos, “por la actitud del Gobierno. Nosotros no lo habríamos programado mejor. Y, especialmente, porque los jóvenes con sus manejos de las redes nos han ayudado mucho". Varias veces al día, los sindicatos coordinaban en directo sus núcleos en los 400 centros educativos de Baleares y publicaban datos y pistas sobre el conflicto.

La Asamblea de Docentes derivó inicialmente la gestión de sus notas digitales a una plataforma de cronistas. Más tarde, el comité de huelga vio que se filtraba información en exceso. "Los resultados de las votaciones salían al aire antes de darlos a conocer a los propios profesores votantes. Quedaba en entredicho la estrategia de negociación”, según Iñaki Aicart, portavoz de la Asamblea de Docentes. No había topos, eran las prisas, la urgencia por transmitir los datos a la marea exterior. 

A medianoche del día 2 de octubre, doce días después de iniciarse la huelga, mil personas acudieron al tam-tam de las redes sociales (“Difúndelo y ven”). Se concentraron en la puerta de la consejería de Educación en Palma y encendieron velas. De todas las partes de Mallorca acudieron personas con camiseta verde alertadas, además, por las noticias de las webs sobre una posible ruptura de la huelga.

También el Gobierno de José Ramón Bauzá es beligerante en las redes. Si el comité de huelga publica una foto con la ausencia de la otra parte en la negociación, el Gobierno difunde otra cuando vuelven a sentarse. Los políticos del PP balear han sido combativos, en especial el tándem de diputados Ana María Aguiló y Antoni Camps, cuyas afirmaciones de reproches a padres y docentes huelguistas han alcanzado altas marcas de popularidad y controversia.