Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los denunciantes rechazan la oferta de Google de etiquetar búsquedas

Desean que no se utilicen sus contenidos y que apliquen los cambios a todo el mundo y no solo a los países de la UE

Los cambios propuestos por Google a la Comisión Europea no han apaciguado a sus denunciantes. Aunque reconocen que el organismo europea de investigación aún no les ha informado de los cambios, por lo leido a través de los medios de comunicación rechazan el paso dado por el buscador.

La semana pasada Google presentó a la Comisión Europea una serie de modificaciones en sus buscadores para tratar de evitar una multa por abuso de posición dominante que podría llegar a superar los 4.000 millones de euros.

En resumen, Google plantea dar más visibilidad a la competencia en sus resultados, etiquetando la procedencia de los contenidos que publica. Y, concretamente, plantea en los servicios llamados verticales o especializados (comparativas de precios, críticas de restaurantes...), incluir al menos tres enlaces a buscadores ajenos, como Yelp o TripAdvisor.por cada uno suyo.

"Si lo que se ha propuesto es el etiquetado o una forma modificada de etiquetado, francamente, eso es no es un comienzo de negociación", ha declarado a la agencia Bloomberg David Wood, abogado del grupo ICOMP, que incluye a Microsoft. "No hemos visto las propuestas y la Comisión no nos las ha explicado", ha añadido.

El siguiente paso es probar cómo funcionan las modificaciones del buscador, pero, aunque los denunciantes rechacen los cambios, la comisión puede seguir adelante, ha explicado Andreas Stargard, abogado de Paul Hastings LLP en Bruselas. Sin embargo, Almunia desea un acuerdo de todas las partes, como anunció el pasado miércoles en Washington, pues una decisión insatisfactoria podría acabar en el Tribunal de Justicia Europeo. "Así que la comisión no puede ser arbitraria en el rechazo de las denuncias".

Foundem, un sitio web de comparación de compras, demandó a Google en Londres, y exigió una indemnización por la pérdida de ingresos por la conducta anticompetitiva del buscador.

"Es difícil imaginar un caso de competencia donde los riesgos para los consumidores y las empresas europeas pueda ser mayor", escribe en un correo electrónico a Bloomberg, Shivaun Raff, director ejecutivo Foundem. "Como puerta de acceso a Internet, Google tiene un papel decisivo en la determinación de lo que la gran mayoría de los europeos descubre, lee, usa y compra en línea."

Raff anuncia que hasta que no vean las propuestas del buscador no van a emitir juicio alguno, pero los remedios descritos hasta el momento "no harían nada para resolver las preocupaciones manifestada por la Comisión respecto a la manipulación de búsqueda".

"Con la prueba de mercado vamos a tratar de ser constructivos", señala el abogado Wood en una entrevista telefónica. "Pero si no se establece claramente los principios de no discriminación y los medios para hacer frente a la restauración de una competencia real, además de la aplicación efectiva y de su cumplimiento, es muy difícil ver un acuerdo satisfactorio".

Thomas Vinje, abogado de la coalición FairSearch.org, que agrupa los intereses de Microsoft, Expedia y Nokia, entre otros, señala que si Google muestra enlaces a sus propios servicios de búsqueda diferentes a los enlaces de los competidores, resulta un tratamiento preferente en comparación con los servicios similares. "Google debería someter a sus productos y servicios a la misma política que utiliza para otros", dijo Vinje.

Además, tanto Vinje como Wood estuvieron de acuerdo en que para que los cambios de Google sean eficaces tendrían que ser globales y no sólo de aplicación en los 27 países de la Unión Europea. La comisión también debería abordar cómo se va a hacer frente a la búsqueda móvil y las preocupaciones de las compañías de mapas, añade Wood.

Streetmap, otro miembro del ICOMP, demandó a Google el 15 de marzo por la promoción de sus propios mapas sobre los de la competencia en lo que decía era "manipulación cínica de Google de resultados de búsqueda."

Algunas de las medidas propuestas ya se aplican en Estados Unidos, en donde Google se tuvo que enfrentar a una investigación similar que acabó sin sanción alguna. El comité investigador ni siquiera llamó a declarar, o pidió el parecer, de las partes denunciantes.