Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Almunia acusa a Google de abusar de su posición dominante

Almunia amenaza con una multa millonaria si no toma medidas "en semanas"

Google, dominadora absoluta con más del 90% del mercado europeo de buscadores, tiene un corto plazo de semanas para cambiar radicalmente de estrategia y aplacar las inquietudes suscitadas en la Comisión Europea por abuso de posición dominante. El ultimátum le ha sido planteado por Joaquín Almunia, comisario de Competencia, quien dice haber percibido en el gigante estadounidense una voluntad de acuerdo. En caso contrario y si hay contumacia, la Comisión desencadenará un proceso que puede llegar a una multa del 10% del volumen de negocios de la compañía, que el año pasado fue de 38.000 millones de dólares (29.700 millones de euros).

Bruselas abrió una investigación sobre el modo de trabajar de Google hace año y medio, en noviembre de 2010, a instancia de tres compañías a las que se han ido sumado otras, incluida Microsoft, hasta superar ya la docena. Todas ellas alegan perjuicios por la agresividad de las prácticas de Google.

Almunia cree que las quejas tienen fundamento, en particular en cuatro áreas perfectamente identificadas, según anunció ayer en Bruselas.

La primera es el modo en que Google ofrece los resultados de sus búsquedas, dando preferencia a las realizadas por su propio buscador y mostrando esos resultados de modo diferente a como hace con los de otros buscadores. Los servicios de Almunia, además, consideran que Google copia los contenidos de la competencia —“utilizando comentarios de usuarios y empleando ese material en sus propias webs sin autorización previa”, dice a título de ejemplo el comisario— y los presenta como si fuesen sus propias ofertas.

La multa podría llegar a los 3.000 millones de euros

La tercera línea de inquietud deriva de los acuerdos que Google establece con los socios de otros sitios a los que la compañía de Mountain View brinda publicidad relacionada con las búsquedas. Finalmente, al comisario le preocupa las restricciones que Google pone a la migración de campañas publicitarias desde su plataforma AdWords a las de la competencia.

Almunia dijo haber enviado una carta a Eric Schmidt, el presidente de Google, haciéndole notar esas cuatro objeciones. “En esa carta ofrezco a Google la posibilidad de que en un plazo de semanas presente propuestas de soluciones a cada uno” de los problemas, señaló el responsable de competencia europeo, quien dijo esperar evitar la apertura formal de un proceso sancionador.

“No estamos de acuerdo con sus conclusiones, pero estamos dispuestos a discutir todas las inquietudes que pueda tener”, respondió un portavoz de Google, según el cual se ha de tener en cuenta cómo han cambiado los supuestos y la competencia en el tiempo transcurrido desde que se abrió la investigación.

El grupo de entidades denunciantes, agrupadas en la Iniciativa para un Mercado en Línea Competitivo (ICOMP), celebró la decisión de Almunia de obligar a Google a “corregir el daño causado a las empresas y los consumidores europeos”. David Wood, en nombre de ICOMP, alerta de las negativas experiencias sufridas por terceras partes que han intentado negociar en el pasado con Google.