Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Microsoft acata una de las exigencias de la UE y facilita parte de su código

El gigante informático sortea una multa récord

Microsoft ha anunciado que facilitará la información de su sistema operativo Windows a otros fabricantes de software. De esta forma cumple con una de las exigencias de Bruselas que le había dado un plazo de tres semanas para acatar dos sanciones. Por un lado vender Windows XP libre del programa audiovisual Media Player y, por otro lado, facilitar al resto de los fabricantes de servidores informáticos sus protocolos de comunicación para que sean compatibles. Tras conocer el anuncio, la Comisión Europea ha señalado que "estudiará detalladamente los papeles" de la compañía estadounidense.

Tras pagar la multa más cara de la historia de la Unión Europea (UE), 497 millones de euros, por prácticas monopolísticas, la firma de Bill Gates recula en su pulso con Bruselas.

Microsoft ha señalado que dará acceso, a través de licencias, a los fabricantes de servidores a parte de sus protocolos de comunicación para que éstos puedan funcionar sin barreras técnicas con los servidores de Microsoft. Sin estos protocolos, explica Bruselas "el servicio de la competencia funciona peor y los usuarios terminan recurriendo a los de Microsoft, anulando, de nuevo, a la competencia".

Con este paso, la firma estadounidense espera lavar su imagen y salvar cinco años de litigio y una multa equivalente al 5% del volumen de negocios medio diario de la multinacional. Una cifra que podía superar los 3,5 millones de euros al día.

Reacción tibia de la UE

La Comisión Europea ha reaccionado con cautela al anuncio del gigante informático Microsoft.

En un comunicado señala que"estudiará detalladamente" la oferta hecha por la compañía norteamericana "una vez haya recibido todos los detalles" y que espera recibir "no más tarde del próximo 15 de febrero", la respuesta de Microsoft al pliego de cargos que le envió el pasado 22 de diciembre, en el que amenazaba a la empresa con una multa de 2 millones de euros diarios si no daba la información necesaria a sus competidores.

Antes del anuncio de Microsoft, el portavoz europeo de ompetencia, Jonathan Todd, aseguró que la decisión de si la compañía cumple o no con las exigencias "está en manos de la CE y no de Microsoft".

"Que quede claro. La posición de la CE es que Microsoft está obligada a cumplir las medidas impuestas en la decisión de marzo de 2004. Ni más ni menos", sentenció.