_
_
_
_

China admite las dos primeras muertes por covid en medio de su peor ola de contagios

La cifra, muy cuestionada, se publica después de 15 días sin notificar fallecimientos, tras abandonar el país la controvertida política de covid cero

Una mujer con mascarilla y pantalla protectora pasea por el barrio de Huangpu en Shanghái (China).
Una mujer con mascarilla y pantalla protectora pasea por el barrio de Huangpu en Shanghái (China).HECTOR RETAMAL (AFP)

China ha reconocido este lunes las dos primeras muertes por covid-19 desde el 3 de diciembre, cuatro días antes de que el gigante asiático diese carpetazo a su estricta política de covid cero y se resignase a convivir con el coronavirus en medio de la peor ola de contagios registrada hasta la fecha. El drástico abandono de esta estrategia, a la que las autoridades venían aferrándose durante casi tres años, ha hecho que se disparen los nuevos casos, especialmente en Pekín. Sin embargo, al contrario de lo que ocurrió en el resto de países cuando se produjo un aumento de las infecciones, la cifra oficial de decesos es prácticamente nula, lo que ha hecho que aumenten las dudas sobre si el recuento de las autoridades refleja con transparencia el número real de víctimas mortales.

Los fallecidos, ambos registrados en Pekín, han sido notificados este lunes por la Comisión Nacional de Salud después de que el fin de semana varios medios internacionales publicaran indicios sobre decenas de fallecidos relacionados con el coronavirus. EL PAÍS, que ha hablado con doctores que trabajan en primera línea del terreno y ha contactado con el crematorio Pingfang Dongjiao, ubicado en el mayor distrito de la capital, no ha podido confirmar esa información, aunque los médicos sí han afirmado que el aumento de casos ha puesto en tensión los recursos médicos de la urbe capitalina. Oficialmente, China solo ha registrado 5.237 muertes desde el inicio de la pandemia, una cifra ínfima para sus más de 1.400 millones de habitantes.

Yanzhong Huang, especialista en Salud Global del centro de estudios estadounidense Council on Foreign Relations, asevera que “la cifra [oficial] es claramente inferior al número de muertes por covid”. Este experto considera que los datos pueden ser un reflejo de “la falta de capacidad del Estado para realizar un seguimiento y control eficaces de la situación de la enfermedad sobre el terreno tras poner fin a las campañas de PCR masivas, pero también puede deberse a un esfuerzo por evitar que cunda el pánico entre la población ante el aumento de muertes por covid”, cita Reuters.

Algunos expertos en salud vienen alertando de que la cifra de muertos en el gigante asiático podría superar el millón y medio en los próximos meses, debido a que la nación más poblada del planeta carece de inmunidad de grupo después de tres años en los que se han aplicado confinamientos masivos y se ha restringido enormemente la movilidad tanto dentro como fuera del país. Según un estudio realizado por tres profesores de la Universidad de Hong Kong y publicado la semana pasada en el servidor Medrxiv (está pendiente de revisión), la eliminación simultánea de las restricciones contra la covid en todas las provincias de China provocaría una demanda de hospitalización entre 1,5 y 2,5 veces superior a la capacidad de los hospitales, lo que podría provocar hasta 684 muertes por millón de habitantes.

Otro factor clave es que las tasas de vacunación entre los ancianos continúan siendo muy bajas. Según la agencia estatal de noticias Xinhua, casi el 87% de los mayores de 60 años se han vacunado con la pauta completa, pero el porcentaje disminuye al 66,4% entre los mayores de 80. A finales de noviembre, el Gobierno anunció ante la “nueva situación” un plan para acelerar la vacunación de la tercera edad, el grupo más vulnerable pero también el más reticente a la inyección. Según un estudio del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades y el Gobierno de Hong Kong, con una cobertura de vacunación de la cuarta dosis del 85% y una cobertura antivírica del 60%, el número de muertes puede reducirse entre un 26% y un 35%.

Este lunes, usuarios de Weibo, el Twitter chino, han cuestionado la veracidad de las cifras oficiales. “Es la primera vez que se anuncian muertes desde el cambio en la política. Informar de manera veraz sobre los fallecidos y los casos grave es lo correcto, pero cuanto más se esconda, más pánico se generará”, escribe Jianyujuan. “Si no es cierto, entonces no lo digáis”, critica Tangnaoya.

Otros usuarios también se preguntan en esta red social sobre las recientes muertes de dos veteranos periodistas (Yang Lianghua, de 74 años, y Zhou Zichun, de 77) que habían dado positivo por covid, noticia de la que se hizo eco el viernes el medio económico chino Caixin, que es de propiedad privada. Sus decesos son la prueba de que la versión oficial tiene fallas. En ambos casos, según indicó Caixin, fue el entorno familiar el que aportó la información. El sábado, este medio también informó de que un estudiante de Medicina de 23 años había fallecido tras contraer la enfermedad. Se desconoce si alguna de estas muertes se ha incluido en el número oficial de víctimas publicado por las autoridades este lunes.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_