Test de antígenos: las farmacias se asoman al desabastecimiento

Las pruebas se agotan en parte de los establecimientos y el plazo dado por los proveedores para recibir nuevas remesas llega hasta enero

Una farmacéutica coloca un cartel de no disponibilidad de test de antígenos este sábado en Sevilla.
Una farmacéutica coloca un cartel de no disponibilidad de test de antígenos este sábado en Sevilla.PACO PUENTES (EL PAIS)

Con la Nochebuena a la vuelta de la esquina y la explosión de contagios, conseguir una prueba de antígenos se ha convertido en una odisea en gran parte de España. Los carteles que informan de que las existencias de estos análisis de autodiagnóstico se han agotado ya cuelgan de las puertas de un buen número de farmacias. Si llega nueva mercancía, lo hace a cuentagotas y los proveedores dan plazos para suministrar nuevas remesas que superan en algunos casos los 15 días, más allá de fin de año. Para evitar el desabastecimiento, farmacéuticos y epidemiólogos llaman a un “uso responsable” de estos test, a “no hacer acopio” y a no caer en el error de fiar el control de la pandemia a estas herramientas.

Este periódico ha constatado los problemas de abastecimiento en decenas de farmacias de distintas ciudades de varias comunidades. Elena Jiménez, dueña de una botica en Navarra, agotó los test el pasado viernes por la tarde y su proveedor ya le ha advertido de que no cree que pueda enviarle más hasta dentro de 10 días. A un millar de kilómetros, la farmacia Las Setas de Sevilla vendió este sábado a media mañana el último test y después entraron unas cien personas preguntando por estas pruebas. “Esta es la quinta farmacia a la que entro y en ninguna hay”, se queja una clienta, María Alonso. “La distribuidora no nos facilitará más material hasta el lunes o el martes, porque están pendientes también de la huelga del transporte”, apostilla una de las farmacéuticas.

Las dos principales cooperativas de distribución de Canarias, Cofarca y Cofares, se quedaron sin existencias el pasado viernes, según fuentes farmacéuticas. En Madrid, la búsqueda de test puede empezar en el centro de la capital, continuar de pueblo en pueblo y acabar en la frontera con Castilla y León. En Vitoria aún se pueden encontrar test de antígenos, aunque con unidades limitadas. “Todavía tenemos, pero a este paso nos quedamos sin ellos este mismo domingo y no nos aseguran suministros hasta la primera quincena de enero”, aseguran desde la farmacia Pascual. “Nos quedan unas pocas unidades de cada tipo, pero estamos vendiendo muchas diarias con lo cual no pasamos de hoy”, aseguraron este sábado en la farmacia Arnaiz. “Y hasta Reyes no nos reponen”, añadió su responsable.

Ana López-Casero, directiva del Consejo General de Farmacéuticos de España, sostiene que “de momento” no se puede hablar de desabastecimiento, pero solo un “uso responsable” de los test puede evitar llegar a ese punto. Pide que no se haga acopio: “Que no cunda la alarma. Los proveedores nos dicen que sí hay test. Si no se encuentra en una farmacia, los habrá en otra”. Considera estas pruebas “una herramienta muy importante para la gestión de la pandemia, pero si se hace un buen uso”. Recomienda que se utilicen cuando se tengan síntomas o, en línea con la Organización Mundial de la Salud (OMS), antes de los encuentros navideños, sin dejar de “ser prudentes en el número de personas”.

La demanda en diciembre ha multiplicado por cinco, o incluso por siete, la media de meses anteriores en ciertas zonas. “Las últimas 72 horas han sido una verdadera locura: de vender ocho o diez al día hemos vendido siete veces más. Los clientes se están llevando lotes de 10 o 15″, desvela el propietario de una farmacia de Las Palmas que se ha quedado sin un solo test.

A la presidenta de la Sociedad Española de Epidemiología, Elena Vanessa Martínez, le preocupa mucho que la ciudadanía fíe a los test de antígenos la celebración de las fiestas navideñas y caiga en una falsa sensación de seguridad. “Ya pasó las pasadas Navidades y esta ola ha empezado antes. Las autoridades tienen que poner límites, pero si no los ponen, no nos agarremos adonde no nos podemos agarrar. Entiendo que la gente esté cansada, pero los test no solucionan la Navidad. La fiabilidad en asintomáticos es del 60%”, advierte.

Carolina García ha constatado en su farmacia de Valencia el fuerte incremento de la demanda. “Tenemos test porque fuimos previsores y lo vimos venir antes”, explica. Han tenido pedidos de hasta 50 pruebas por comidas de empresa. Un cliente llamado José cuenta su caso. Vive en Benidorm y ha viajado a la capital valenciana para asistir a una comida con amigos en una casa, en un espacio cerrado. Van a ser siete los comensales y la dueña les ha pedido que se sometan a esta prueba. “Al principio me sorprendió. Pero lo veo bien, aunque esté vacunado”. En la farmacia que regenta Ana, también en Valencia, aún le quedan test, pero el pasado viernes ya no pudieron hacer pedido por internet a la proveedora porque no los aceptaba.

En la farmacia de Carmen Hormigos Pérez de la Riera Blanca en L´Hospitalet de Llobregat, Lourdes, hija de la propietaria, confiesa que han “roto todos los stocks”. “Habíamos previsto que de cara a las fiestas la gente compraría más por las comidas familiares, pero a eso se ha añadido la sexta ola y ya ni siquiera compramos test individuales, sino en packs de cinco en cinco”, explica. Antoni Real, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Baleares, donde la venta se ha disparado un 500% en los últimos 15 días, cuenta que los proveedores prometen nuevas remesas la semana que viene, pero sin garantizar que vayan a llegar. Una farmacéutica de Valladolid los tiene agotados “desde el martes o el miércoles” y los proveedores les han advertido que quizá “hasta enero no vuelvan a tener más”. En Galicia, los retrasos han afectado incluso a los test gratuitos encargados por la Xunta para niños de 5 a 11 años. Deberían estar en las farmacias desde el pasado jueves pero se retrasaron hasta este sábado, debido a que un problema administrativo bloqueó el pedido en la aduana de Valencia, explica la Consejería de Sanidad.

El Consejo General de Farmacéuticos de España subraya que las boticas son “víctimas de la situación” porque “no intervienen ni en la oferta ni en la demanda”. “Estamos en primera línea y sufrimos la angustia del ciudadano. Igual que cuando no había mascarillas”, recuerda López-Casero.

Con información de Margot Molina, Pedro Gorospe, Alfonso L. Congostrina, Ferran Bono, Guillermo Vega, Lucía Bohórquez, Amaia Otazu y Juan Navarro.

“Los compran de 10 en 10 para los comensales de sus fiestas”

Los encuentros navideños y la explosión de contagios explican en buena medida que la demanda de tests de antígenos se haya disparado en los últimos días. No son los únicos factores. Ahora que han vuelto los virus y catarros habituales en estas fechas, algunos farmacéuticos consultados relatan casos de clientes constipados que buscan estas pruebas para descartar que padecen covid. Antoni Torres, presidente de la Federación de Asociaciones de Farmacias de Cataluña (Fefac), atribuye el fenómeno también a los viajes. 
“En Barcelona la colonia de italianos es muy grande y los catalanes que viajan a Italia en Navidad también son muchos. Todos necesitan test de antígenos certificados para entrar”, señala Torres. Explica que las farmacias reservan “stocks de seguridad”, pero con dos o tres semanas de antelación: “Los pedidos que recibimos ahora son los que pedimos a finales de noviembre cuando vendíamos entre 20 y 25 test diarios. Eso provoca que algunas farmacias, si no lo han previsto, ya no tengan y a esto hay que añadir que algunos proveedores tienen test retenidos en aduanas que tardarán en liberarse. Es la misma situación que pasó con las mascarillas”.
Los precios también se han incrementado. En una farmacia junto a la plaza Campuzano de Bilbao todavía tienen unidades y las comercializan a siete euros. La media oscila entre los 5 y los 6 euros, aunque algunas boticas reconocen que venden los test hasta a 8 euros. Se abaratan cuando se compran en lotes de 5, 10 o 25. “Han venido muchas personas a comprar de 5 en 5 y de 10 en 10 para hacérselo a los comensales de sus celebraciones”, explican en una farmacia de San Sebastián. En Valencia los precios ahora fluctúan mucho, desde los 4,80 euros hasta los 9,80 euros, cuando estas pruebas llegaron a venderse por menos de 3 euros hace un par de meses. 

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS