El volcán de La Palma crea una nueva colada que amenaza una carretera vital para agricultores y fuerzas de seguridad

Los damnificados podrán solicitar las ayudas de forma telemática a partir de este martes

Volcán de Cumbre Vieja, La Palma, fotografiado desde el mirador de Tajuya en la mañana del 1 de noviembre.
Volcán de Cumbre Vieja, La Palma, fotografiado desde el mirador de Tajuya en la mañana del 1 de noviembre.Carlos Rosillo

El sol no ha salido hoy en el Valle de Aridane. La ceniza del volcán de La Palma inunda de tal manera la cara oeste de la isla que dificulta la visión de los vecinos y anega como nunca en estos 43 días de erupción carreteras, viviendas y comercios. Así, las partículas menores de 10 micras (PM10) han tocado valores muy altos durante gran parte del domingo y la mañana de hoy, “llegando a niveles de calidad del aire extremadamente desfavorables, que todavía se mantienen”, según ha explicado este lunes la portavoz del comité científico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), Carmen López.

El “considerable volumen” de cenizas ha cubierto todo el oeste y noroeste de la isla, acompañado de pocas explosiones audibles, lo que el comité científico achaca a un probable proceso de “intensa desgasificación”. Pese a todo, hay una buena noticia en lo que respecta a lo que expulsa el volcán: este ha sido el sexto día consecutivo de descenso del dióxido de azufre, “que es una variable importante” para predecir el fin de la erupción. La cifra, estimada en 4.990 toneladas diarias, sigue encontrándose, eso sí, “en magnitudes altas”.

Y, mientras tanto, el cono volcánico sigue emitiendo lava. Mucha. Lo hace desde el flanco noroeste del cono principal. La colada sigue con las mismas direcciones de los últimos días. Durante la noche, el caudal ha creado una nueva colada, la número 11, que se desplaza hacia el oeste tras flanquear por el norte la montaña de Cogote y se aproxima a la carretera LP-211, que une Todoque con Las Manchas. Esta es una vía crítica para el acceso de las fuerzas de seguridad, científicos y vecinos.

“Ya tenemos la colada prácticamente encima de la carretera, está a 200 metros y hay una posibilidad clara de que nos ciegue esta carretera”, ha explicado López, algo que sucederá “en breve”. Esta circunstancia dejaría apenas una carretera de acceso a Puerto Naos. Esto supondría una dificultad añadida para los trabajos de riego y la construcción de la desaladora”.

En total, el volcán ha arrasado en las últimas 24 horas 4,2 hectáreas nuevas, lo que deja la factura total en 967,85 hectáreas. En este camino, se ha llevado por delante 2.710 construcciones, de las cuales 2.574 están arrasadas.

Cae la sismicidad profunda

Prosiguen los terremotos, pero cada vez son más superficiales. La sismicidad se ha reducido en cotas más profundas, y ahora se localiza, principalmente, a entre 10 y 15 kilómetros, zona en la que “se ha producido un repunte”, ha explicado el director técnico del Pevolca, Miguel Ángel Morcuende. En la erupción sucedida hace 10 años en El Hierro, la reducción de la sismicidad profunda supuso la antesala del fin del proceso.

Desde el domingo se han localizado 136 terremotos en la zona afectada por la reactivación volcánica. De esos seísmos, 10 han sido sentidos por la población, y se ha llegado a una intensidad máxima de IV en el terremoto ocurrido a las 17.52 de este domingo, con magnitud 5 a 38 kilómetros de profundidad. Además, se han localizado seis terremotos a profundidades alrededor de los 30 kilómetros, mientras que el resto se han localizado a menor profundidad, en el entorno de los 12 kilómetros. La intensidad mide cómo perciben los ciudadanos y las infraestructuras cada movimiento. La escala en este caso va de I a XII, y un IV es moderado: se aprecia dentro de los edificios, se nota en puertas y ventanas y los coches estacionados se agitan. La magnitud, por su parte, barema la fuerza del terremoto, independientemente de cómo se sienta en la superficie.

Ayudas telemáticas

El Ministerio del Interior y la Delegación del Gobierno han activado este lunes el sistema telemático que a partir de este martes permitirá a los afectados solicitar en línea las ayudas habilitadas por el Gobierno para la reconstrucción económica y social de la isla. El encargado de llevar a cabo este anuncio ha sido el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien este lunes ha visitado La Palma. Aquí, ha explicado que los damnificados pueden presentar las solicitudes en línea a través de la sede electrónica disponible en la web del Departamento.

Grande-Marlaska ha visitado el dispositivo de protección civil desplegado en la isla, acompañado por el delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana; la subsecretaria del Ministerio del Interior, Isabel Goicoechea, y el director general de Protección Civil y Emergencias, Leonardo Marcos. “Queremos facilitar a los damnificados la gestión de las solicitudes para agilizar el proceso de tramitación y acelerar todo lo posible la recepción de las ayudas”, ha explicado el ministro.

“Lo dijimos hace seis semanas y lo repetimos ahora: no vamos a dejar a nadie atrás. La emergencia en La Palma no terminará con la extinción del volcán, sino cuando los palmeros y palmeras afectados por la erupción, recuperen su vida anterior al 19 de septiembre”, ha añadido.


Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Guillermo Vega

Corresponsal en Canarias y miembro del equipo de edición del diario. Trabajó en la Cadena Ser, Cinco Días y fue jefe de EL PAÍS Retina y de la sección de Tecnología. Licenciado en Ciencias de la Información, diplomado en Traducción e Interpretación y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS