Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un virus similar al SARS, responsable de la misteriosa neumonía china

La dolencia ha afectado a 59 personas, sin que haya víctimas mortales hasta la fecha

Neumonía china
Un hombre pasea por las calles de Pekín (China) con una mascarilla. EFE

Un nuevo virus tiene a China en alerta. Se trata de una misteriosa neumonía, de la que se han contagiado docenas de personas en la ciudad de Wuhan y que corresponde a una nueva cepa de un coronavirus similar al que en 2002 causó la epidemia de SARS (síndrome respiratorio agudo grave, por sus siglas en inglés). Así lo ha confirmado la televisión nacional china, CCTV, de acuerdo con las investigaciones de un grupo de científicos que ha logrado aislar la secuencia genética del agente infeccioso.

Las pruebas médicas han confirmado la presencia de este nuevo patógeno en 15 de los 59 casos detectados desde principios de diciembre, todos ellos en Wuhan, capital de la provincia de Hubei. El origen de la mayoría de estas infecciones se ha localizado en un mercado de pescados y mariscos, en el que se comercializaban animales vivos. Desde entonces, la zona ha permanecido cerrada y en cuarentena. Hasta la fecha, ninguno de los enfermos ha fallecido e incluso ocho pacientes, los cuales ya no mostraban ningún síntoma, fueron dados de alta ayer miércoles. Las autoridades sanitarias locales han asegurado que no se ha detectado ninguna transmisión entre humanos.

Los coronavirus, que reciben su nombre por la forma de corona que adoptan vistas al miscroscopio, suelen atacar las vías respiratorias de los mamíferos. Hasta la fecha solo se conocían seis. Cuatro provocan síntomas leves similares a los de un resfriado. Los otros dos, en cambio, son tristemente famosos: en 2002, el coronavirus del SARS, originado en China, causó la muerte de más de 700 personas en todo el mundo; mientras que en 2015 el MERS (síndrome respiratorio de Oriente Medio) dejó 449 muertos.

Dados los antecedentes, la noticia ha sido recibida con preocupación en el país. “Tengo mucho miedo. Recuerdo que el SARS apareció junto antes de la Fiesta de la Primavera y luego se expandió gracias a los medios de transporte”, escribía un usuario en Weibo, red social similar a Twitter. Sus palabras hacen referencia al año nuevo chino, que en 2020 tendrá lugar el próximo 25 de enero. Con motivo de esta festividad nacional, es tradición que la gente regrese al hogar familiar, provocando la mayor migración humana del mundo, con más de 3.000 millones de desplazamientos: un escenario ideal para la propagación de un virus.

La misteriosa dolencia, no obstante, podría haber saltado ya fuera de las fronteras del gigante asiático. En Corea del Sur, una mujer de nacionalidad china ha sido puesta en aislamiento ante la posibilidad de que esté infectada, según informó el miércoles el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Corea (KCDC). La mujer, de 36 años, fue diagnosticada el martes con neumonía, después de dos viajes de negocios en los que entre otras ciudades visitó Wuhan. Los países vecinos, mientras tanto, han comenzado a extremar las medidas de seguridad en aeropuertos.

La Organización Mundial de la Salud no considera necesario, de momento, establecer medidas especiales para viajeros. Así lo ha anunciado en un comunicado hecho público esta mañana, asegurando que “nuevos coronavirus aparecen periódicamente [...] y China tiene un sistema sanitario sólido, capaz de responder y gestionar brotes de infecciones respiratorias”. La institución, que ha mostrado su disposición a brindar apoyo técnico a las autoridades sanitarias del país, ha sentenciado que “en las próximas semanas será necesaria información más comprehensiva para entender mejor el estado actual y la epidemiología del brote”.

En la misma dirección se han expresado los científicos responsables de identificar el virus, asegurando que su hallazgo inicial debe completarse con más investigaciones. Aunque es posible obtener pruebas de la presencia de patógenos en un corto periodo de tiempo, la producción de una vacuna puede llevar años. El profesor David Hui Shu-cheong, experto en medicina respiratoria de la Universidad China de Hong Kong, ha asegurado al South China Morning Post que todavía faltan por esclarecer algunos detalles clave como “qué animal es la fuente del virus, el periodo de incubación y la ruta de transmisión”. Algunos especialistas, como Peng Yihong, profesor de la facultad de Medicina de Pekín, han aventurado que la causa del brote podría estar en “los patógenos contenidos en las cuevas kársticas, lugar de origen de muchos de los mariscos que van a parar al mercado”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >