DÍA CONTRA VIOLENCIA GÉNERO

Irene Montero llama entre lágrimas a la unidad del feminismo frente a la violencia machista

“Este es el ministerio de todas las mujeres”, dice la titular de Igualdad en un el acto homenaje por el 25N. Sus palabras llegan en plena polémica entre distintas corrientes del movimiento por la futura ley sobre las personas trans

Irene Montero llama entre lágrimas a la unidad del feminismo. Foto: EFE / Vídeo: Europa Press

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha hecho este miércoles un llamamiento a la unidad del feminismo y a los pactos entre las distintas voces del movimiento feminista en un acto celebrado con motivo del 25 de Noviembre, día para la erradicación de la violencia contra las mujeres. Con lágrimas en los ojos, ha asegurado que su departamento es “el ministerio de todas las mujeres”. “No digo estas palabras con ingenuidad, las digo como una declaración de intenciones: este es el ministerio de todas las mujeres (...) Este acto supone una llamada a la unidad, a los pactos de mujeres, a las alianzas feministas”, ha declarado la ministra, visiblemente emocionada.

Montero ha hecho este llamamiento tras meses de duros enfrentamientos sobre todo en redes sociales entre distintas corrientes del movimiento feminista en un debate teórico bastante complejo. El desencuentro tiene que ver con la futura legislación que prepara el Ministerio de Igualdad para garantizar los derechos de las personas trans, que una parte del movimiento feminista ve como un riesgo. Aunque la ley aún no está redactada, se prevé que la sola voluntad de ser hombre o mujer baste para que el Estado así lo reconozca. Colectivos como Contra el Borrado de las Mujeres o Confluencia Movimiento Feminista lo ven como una amenaza porque entienden que el sexo no es algo que se elija, lo que supondría poner en riesgo todas las leyes que específicamente evitan la discriminación de las mujeres.

“Los pactos de mujeres, las alianzas feministas son pactos por la vida. Aquí está nuestra mano. Nos queremos vivas y unidas frente a la violencia machista”, ha destacado Montero. Desde su equipo aclaran que, aunque no se veía en plano, la ministra ha estado muy emocionada durante todo el acto por los vídeos que han enviado las homenajeadas.

En su primer 25N como ministra de Igualdad, Montero ha reconocido la labor del movimiento feminista. Considera que gracias a la labor de las miles de mujeres que lo conforman existe su ministerio, que quiere ser “una mano que suma a las manos de millones de mujeres en la defensa de la vida”. Ha abogado por “renovar el pacto entre mujeres”, un “pacto feminista que se sostiene con manos de todos los colores” y que ha de sonar a la vez “con varias voces”, pero “como una sola voz”.

“Las mujeres sabemos que solo en común, codo a codo, conseguimos las cosas (...) El patriarcado nos quiere en soledad, sintiendo la culpa, la pena, la rabia y el dolor en soledad. Incapaces de reconocer las violencias que se ejercen contra nosotras por el simple hecho de ser mujeres, aterrorizadas”, ha aseverado la ministra.

El acto convocado este mediodía, sin público y en línea, ha resultado muy emotivo por las personas elegidas y por los mensajes que han transmitido. El ministerio ha reconocido, entre otras, a Ángela González Carreño e Itziar Prats, dos mujeres que perdieron a sus hijas, asesinadas por sus exparejas pese a que ambas habían dado la voz de alarma. En el caso de González Carreño, tuvo que esperar más de 15 años hasta que los tribunales le dieron la razón. Itziar Prats, cuyas hijas fueron asesinadas por su exmarido en septiembre de 2018, y aún espera un pronunciamiento de la justicia. Prats ha reclamado que se escuche a los niños y niñas en los casos de violencia machista y ha recordado la labor que inició con ayuda de Isabel Gallardo, la difusión de mariposas que simbolizan a sus hijas y que buscan concienciar a la sociedad.

El ministerio también ha reconocido la trayectoria de Justa Montero, feminista que lleva en la lucha desde los años 70 y que ha destacado en su discurso que el movimiento de las mujeres “es la lucha por una vida digna”. O de la activista trans y diputada socialista Carla Antonelli, que ha dedicado su galardón a “las últimas de la fila”. En pensamiento feminista, la elegida ha sido Rosa Cobo Bedía, gran experta en prostitución y abolicionismo.

Además, se ha premiado la obra de teatro Prostitución, de Andrés Lima Fernández de Toro y en educación a Pamela Palenciano, la actriz y activista autora del monólogo sobre la violencia machista No solo duelen los golpes. En concienciación, han reconocido a la periodista y escritora Cristina Fallarás Sánchez, por la iniciativa #Cuéntalo y en comunicación, a la periodista Ana Bernal Triviño.

En investigación a la Organización Internacional Women’s Link; en respuesta institucional al Instituto Canario de Igualdad; y en atención a las víctimas a las operadoras del 016, por “su destacable trabajo durante el estado de alarma”, según la nota oficial. En proyectos sociales al Proyecto Ödos de Montilla (Córdoba), por la atención integral a mujeres y sus menores de origen africano como prevención secundaria de la trata con fines de explotación sexual y para Jen Brockman, profesora de la Universidad de Kansas.

Las menciones especiales han sido para todas las delegadas y delegados de Gobierno Contra la Violencia de Género anteriores a la magistrada Victoria Rosell, la actual delegada, que ha sido la encargada de presentar el acto de homenaje. Son Encarnación Orozco Corpas, Miguel Lorente Acosta, Blanca Hernández Oliver, Mª José Ordóñez Carbajal Mª Pilar Llop Cuenca y Rebeca Palomo Díaz.

Más información

Lo más visto en...

Top 50