La crisis del coronavirus

El crecimiento de la epidemia se ralentiza y suma casi 9.000 casos nuevos

Sanidad ha registrado 46.371 positivos en los últimos siete días, casi un millar menos que el lunes

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, informa en rueda de prensa de la evolución de la pandemia de coronavirus en España. KIKO HUESCA / EFE | VÍDEO: ATLAS

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece en abierto la información esencial del coronavirus durante la crisis. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete aquí.

El ímpetu de la segunda ola de la epidemia se ha moderado esta semana. El virus sigue avanzando: este jueves se han sumado 8.959 nuevos casos en las últimas 24 horas (sin contar Murcia, que ha tenido problemas de notificación), pero el incremento total de la transmisión se ha estabilizado. Si se atiende al número de casos semanales, incluso ha remitido: empezó el lunes con 47.264 positivos los siete días previos y llega al jueves con 46.371, según el último informe del Ministerio de Sanidad.

In English

Es la foto semanal. No quiere decir que haya dejado de crecer, tampoco necesariamente un cambio de tendencia; ni los expertos ni el propio ministerio descartan que pueda retomar su fuerza los próximos días, con la vuelta al colegio y el regreso paulatino de las vacaciones. En mitad de la ola es difícil saber hacia donde va.

Los datos, además, pueden ser engañosos, ya que el lapso de tiempo que pasa entre el desarrollo de síntomas y la notificación está creciendo de nuevo. Puede llegar a los cuatro días, cuando en junio estaba en menos de dos. Esto es fruto del aumento de contagios y una mayor presión asistencial, que vuelve a retrasar todo el proceso entre que una persona enferma y aparece en las estadísticas. Nada que ver, hoy por hoy, con marzo y abril, cuando ese lapso se alargaba a más de una semana.

Esta demora de entre dos y cuatro días puede explicar que si se mira el panorama todavía más general, con la incidencia acumulada en los últimos 14 días, sí haya crecido, aunque ligeramente, desde el lunes: era de 205,5 por cada 100.000 habitantes en España y el jueves de 212,9.

Madrid, un tercio de los positivos

La distribución es muy desigual por territorios. Madrid sigue concentrando más de un tercio del total de positivos de España y su incidencia se dispara a 467 por 100.000 habitantes en las dos últimas semanas. Le siguen País Vasco (363,9) y La Rioja (362,3). Todas las demás están por debajo de 300. A la cola sigue Asturias (51). Aun así, está por encima de los países del entorno: Portugal (35,4), Reino Unido (24,6), Alemania (19,4) o Italia (25,5). Sí lo supera Francia, que ha registrado un importante incremento en las últimas semanas y llega a 93,4, menos de la mitad, en cualquier caso, de la media española.

La presión en los hospitales continúa un crecimiento lento: la ocupación de camas con pacientes de covid-19 se mantiene en el 6%, aunque Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), ha reconocido que está ya muy cerca del 7% (el informe del ministerio no aporta decimales). También aquí hay una gran variación entre comunidades autónomas: Madrid lidera, asimismo, esta clasificación con en el 16%, casi el doble que el 20 de agosto, cuando Sanidad aportó por primera vez esta estadística. Le siguen Aragón (12%), Baleares y País Vasco (11%).

Simón ha sido muy cauto este jueves a la hora de anticipar mejoras en la evolución de las cifras: “Con los datos que tenemos podemos decir que la evolución parece ir más despacio de lo que iba. Donde había incrementos altos se está reduciendo. Puede que descienda en los próximos días, pero hay que tener cuidado con lo que observamos y con lo que detectamos”. Se refiere Simón a que la posibilidad de detectar un porcentaje cada vez mayor de casos y que, por lo tanto, las estadísticas sigan subiendo.

Para los próximos días, el director del CCAES augura un ascenso de los contagios en las zonas con pocos casos a las que vuelvan personas de otras con más, pero cree que en las provincias que ya tienen una transmisión importante la vuelta al colegio y al trabajo no va a notarse demasiado. Una de las tareas de las autoridades sanitarias en las próximas semanas será detectar si los colegios amplifican los contagios. “Si entre el alumnado sube la transmisión, pero lo hace al mismo ritmo que en la comunidad, querrá decir que los centros escolares no son focos. Si lo hace a más ritmo, quiere decir que las escuelas sí pueden ser focos, esto habrá que valorarlo centro a centro”, ha dicho Simón, que se muestra partidario de abrir los colegios.

Simón se ha mostrado satisfecho con los datos de los brotes, que muestran un tamaño cada vez menor, lo que en su opinión quiere decir que las restricciones sociales (sobre todo de reuniones y ocio nocturno) están dando resultado. Según los datos de Sanidad, desde que finalizó la desescalada se han comunicado 3.061 brotes con alrededor de 29.500 casos. El 79% son de pequeña magnitud, con menos de 10 afectados. “Los brotes con mayor número de casos, algunos con más de 100, están ocurriendo en ámbitos de ocio, entre trabajadores en situaciones de vulnerabilidad y en centros sociosanitarios”, asegura el informe del ministerio.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Guía de actuación ante la enfermedad

Más información

Lo más visto en...

Top 50