La crisis del coronavirus

España tiene 120 brotes activos y los diagnósticos se han multiplicado por cinco desde el 18 de junio

El coronavirus crece en 15 provincias mientras baja la edad de los infectados

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, interviene en una rueda de prensa en el Ministerio de Sanidad. En vídeo, Simón alerta del incremento de casos en al menos 15 provincias.RICARDO RUBIO (EUROPA PRESS) | ATLAS

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece en abierto la información esencial del coronavirus durante la crisis. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete aquí.

Los diagnósticos de coronavirus se han multiplicado por cinco desde el 18 de junio, cuando alcanzó su cifra más baja en el indicador que mejor muestra la evolución de la epidemia: los positivos con fecha de inicio de síntomas en los últimos siete días. Aquella jornada fueron 143, tres días más tarde terminó el estado de alarma y la cifra escaló hasta los 683 que Sanidad ha notificado este lunes. “La epidemia está aumentando”, ha reconocido Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), quien ha indicado que avanza en 15 de las 50 provincias españolas.

Las buenas noticias son que este crecimiento se debe en parte a una capacidad de detección cada vez mayor, que más del 70% de los casos son asintomáticos y que la edad media de los infectados es cada vez más baja: 46 años en hombres y 50 en mujeres, mientras que hace dos meses era de unos 60 para ambos sexos. El descenso puede tener que ver, según Simón, con que muchos brotes se dan entre trabajadores jóvenes, como los temporeros. También con que en grupos de jóvenes haya “una menor percepción del riesgo”, aunque ha recalcado que muchos son muy responsables. El director del CCAES ha advertido también de un aumento en los positivos entre los menores de cinco años, “algo extraño” cuya explicación no está de momento clara. Podría deberse a que, al ser un grupo de población con muy poca incidencia, unos pocos casos hagan aumentar la estadística de forma significativa, ha razonado.

La bajada de la edad media repercute en que un menor porcentaje de los casos se complican, por lo que las cifras de hospitalizaciones e ingresos en cuidados intensivos en los últimos siete días se mantienen estables desde hace semanas. El informe de hoy notificaba 146 y ocho, respectivamente. También lo es el número de defunciones en ese mismo periodo: siete.

El virus sigue circulando. Lo hace en forma de brotes (agrupaciones de tres o más casos con vínculos): hay 120 activos en España, casi el doble que hace una semana, y también a través de una transmisión entre positivos que no tienen contactos conocidos con otros, lo cual es más peligroso, porque quiere decir que se escapan al radar de las autoridades.

Según Simón, muchos de estos brotes están tocando a su fin y los de interés son “muchos menos”. Ahora mismo lo que más preocupa es Lleida, donde la transmisión comunitaria es un hecho y donde la Generalitat de Cataluña busca alternativas para confinar a los ciudadanos en sus casas. “Esa es la medida más rápida y más efectiva, pero si no se puede aplicar hay otras que aunque no frenen la transmisión de forma tan dramática, sí pueden ser suficientes, como limitación de horarios en comercios o de reuniones”, ha explicado el coordinador del CCAES tras la negativa de una juez a autorizar la cuarentena domiciliaria para los vecinos del Sergià, la comarca más afectada. Durante este fin de semana, cuando no ha habido informes, el número de casos en toda España ha subido en 2.043, en buena parte debido a este foco.

Simón ha hecho un llamamiento a la población para que extreme la prudencia tras ver escenas que le parecen “preocupantes”, como las aglomeraciones tras la celebración del ascenso del Cádiz Club de Fútbol a primera división. “No se trata de no divertirnos, sino de hacerlo de forma diferente, con menos personas o menos grupos. No estamos en una situación normal, sino en una nueva. No va a ser eterno, puede durar un año”, ha dicho. “No pasa nada si se celebra de otra forma sin eventos masivos, y para eso pueden ayudar los clubes. Si se acude con más gente, se debería intentar respetar la distancia y si no se puede, usar mascarilla, aunque la mascarilla en estos contextos no suele usarse bien”, ha señalado.

Sanidad no contempla aumentar la obligatoriedad de este tipo de protecciones, puesto que sus responsables creen que las medidas de llevarla siempre que no se pueda respetar la distancia y en lugares cerrados son suficientes. “Creo que la gente es suficientemente inteligente para llevarla cuando es necesario, pero si las autonomías ven que no es así y quieren ampliar su uso obligado o poner multas, no está de más sobreactuar”, ha concluido Simón.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad


Lo más visto en...

Top 50