La crisis del coronavirus

Fernando Simón: “Ahora no parece necesario confinar ninguna zona más”

De los 73 brotes activos en toda España, al director del Centro de Coordinación de Alerta y Emergencias Sanitarias le preocupa sobre todo el de Lleida

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, este jueves. En vídeo, Simón duda de que "confinar en las casas vaya a tener un impacto mayor".RRF (EP) | Atlas

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece en abierto la información esencial del coronavirus durante la crisis. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete aquí.

Mientras los brotes de coronavirus suman y siguen —se contabilizaban 73 activos en todas las comunidades excepto Asturias y La Rioja—, la preocupación de Sanidad sigue centrada en tres lugares: Lugo, Lleida y Aragón, si bien el foco de esta última, según ha dicho este jueves Fernando Simón, parece estar en vías de control. Más allá de esos nuevos focos de contagio, los demás son pequeños, familiares o están ya prácticamente sofocados, como el caso del centro de acogida de inmigrantes en Málaga. “Ahora no vemos ninguna zona de España con necesidad de confinar, no parece necesario”, ha añadido el director del Centro de Coordinación de Alerta y Emergencias Sanitarias (CCAES).

Pese a una significativa subida en el número de casos diarios, Simón no cree que la situación sea especialmente preocupante. El miércoles llegaron a 257 y este miércoles se han sumado otros 241, cifras que no se veían desde mayo. La clave es que muchos de ellos se han producido precisamente haciendo un rastreo minucioso en estos grandes brotes, donde casi el 70% de los nuevos positivos son asintomáticos o ya habían superado la infección.

Un buen ejemplo es Aragón, que aunque lleva siendo dos días consecutivos la comunidad que más casos reporta (60 el miércoles y 59 el jueves) por un brote en cuatro comarcas de Huesca y Zaragoza (que suman casi 450), tiene una situación en vías de control. “Al hacer muchos test se están detectando positivos y hay alguna acumulación que se refleja ahora en las estadísticas. No daría un grado de preocupación importante, aunque sí lo daba hace una semana. Hoy no, parece que se ha solucionado”, ha dicho Simón.

En el brote de la Mariña lucense “se van reduciendo los casos” (hay un total de 165), con lo que epicentro del coronavirus en España es hoy la comarca leridana del Segrià, donde han sido confinadas perimetralmente más de 210.000 personas y se ha diagnosticado en las últimas dos semanas a 800 personas.

Más información

Sanidad espera que en los próximos días se observe una tendencia a la baja, una vez que se cumpla una semana de las medidas de cuarentena adoptadas por la Generalitat de Cataluña. Es el tiempo medio del periodo de incubación del virus. Al principio de la epidemia, los retrasos en los diagnósticos producían que las acciones del Gobierno tardasen alrededor de dos semanas en plasmarse en las estadísticas, pero la mejora en la capacidad de detección hace posible reducir estos tiempos. “Los datos que vamos viendo dan la sensación de que las medidas que se tomaron han tenido impacto; de momento, no estoy seguro de que confinar a las personas en sus domicilios tuviera un impacto mucho mayor”, ha dicho Simón. Habrá que esperar unos días para comprobar si se cumplen sus pronósticos.

Una de las grandes preocupaciones en Lleida era que la presión en los servicios hospitalarios volviera a desbordarlos. En los últimos días, según director del CCAES, esta se ha estabilizado. Esto se explica, a pesar de que sigue aumentando el número de casos —en Cataluña este jueves se han sumado 52 nuevos— porque los afectados son personas cada vez más jóvenes y muchas de ellas son detectadas sin siquiera presentar síntomas.

Esto sucede también en toda España. Pese a que en las últimas tres semanas, desde que terminó el estado de alarma, la tendencia de diagnósticos es ascendente, el número de personas hospitalizadas continúa bajando. Este jueves hay ingresadas 1.150, de las cuales 139 están en cuidados intensivos. La cifra diaria de nuevas hospitalizaciones permanece estable, en unas 150 diarias. Y a engrosarla contribuye, ha explicado Simón, que algunos de los temporeros están siendo ingresados pese a no estar graves porque, por sus precarias condiciones de vida, es la única forma de mantenerlos aislados.

Además de los tres grandes brotes, el Servicio Vasco de Salud sigue haciendo pruebas PCR a todas las personas que hayan estado en la zona de bares de Ordizia y sus contactos, donde se han detectado 58 infecciones, lo que ha obligado al Gobierno vasco a declarar obligatorio el uso de mascarilla en la localidad. La comunidad con más brotes sigue siendo Andalucía, con 18. Madrid solo ha informado de un brote, pese a ser la cuarta comunidad que más contagios reporta. Esto sucede por varios factores, según ha explicado Simón. Uno es que muchos casos se dan en una misma familia y esto no es considerado oficialmente brote. Otro es que la comunidad ha sido la más afectada y no ha logrado eliminar por completo la transmisión comunitaria, por lo que sigue reportando positivos que no tienen vínculo, algo que sucede en un 50% de los diagnósticos en toda España.

En la última semana se han hecho pruebas a 49.210 personas sospechosas, ya fuera por tener síntomas compatibles con el coronavirus o por ser contacto de algún positivo. Se les ha hecho prueba PCR al 97% y un 1,2% ha dado positivo. Antes del 11 de mayo esta cifra oscilaba entre el 5% y el 10% lo que es signo, según Simón, de la reducción de la transmisión.

Con información de Oriol Güell, Virginia López Enano y Eva Saiz.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad



Más información

Lo más visto en...

Top 50