La crisis del coronavirus

Urkullu pone fin al estado de alarma y abre la movilidad con Cantabria

El Gobierno vasco mantiene una serie de medidas de "control y autoprotección" en el tránsito a la nueva normalidad

Urkullu, el pasado día 11 en la sede de la Lehendakaritza, en Vitoria.
Urkullu, el pasado día 11 en la sede de la Lehendakaritza, en Vitoria.Lino Rico

El estado de alarma ya es historia en el País Vasco. A las 00.00 de este viernes Euskadi entrará de lleno en esa nueva normalidad en la que la precaución deberá seguir presidiendo la mayoría de los actos sociales y laborales, pero en la que la movilidad será un hecho, aunque hasta el domingo solo con Cantabria, que salta también en ese momento de la fase 3 al fin de la desescalada. Los presidentes vasco y cántabro, Íñigo Urkullu y Miguel Ángel Revilla, escenificarán este viernes, en el límite entre ambas comunidades, la llegada a una nueva etapa en la que sus ciudadanos recuperan la libertad para moverse, casi cien días después del inicio de las restricciones provocadas por la crisis del coronavirus. Un momento esperado por miles de personas que comparten segundas residencias a uno y otro lado de la muga y cuyas economías locales están muy vinculadas a la presencia, no solo durante el periodo estival, sino muchos fines de semana.

El lehendakari ha firmado este jueves el decreto 14/2020, que pone fin a las medidas excepcionales vinculadas al estado de alarma y que le permite recuperar todas las atribuciones que le otorga el Estatuto de Gernika. La medida se ha adoptado con los datos sanitarios en la mano, con la serie histórica y los datos de las últimas 24 horas, en las que Euskadi ha registrado un nuevo fallecimiento y 10 nuevos contagios, siete en Bizkaia, dos en Álava y uno en Gipuzkoa. De los dos brotes que provocaron el aplazamiento de esta medida, el del hospital vitoriano de Txagorritxu no ha experimentado nuevos contagios y se mantiene en 15, mientras que el del Hospital Universitario de Basurto, en Bilbao, se ha incrementado en un caso, un sanitario que ya estaba aislado previamente.

La nueva etapa que se abre a partir del viernes, y que será la antesala de la que se inaugurará a las 00,00 del domingo 21, en la que la movilidad será un hecho con el resto de las comunidades del entorno, tiene sin embargo una serie de normas nuevas. “Pasamos de la vigilancia y control a una nueva fase de prevención y autoprotección”, ha explicado la consejera de Seguridad, Arantza Tapia. La de Salud, Nekane Murga, ha confirmado que “la situación epidemiológica y asistencial es buena”, aunque ha admitido que la nueva situación de “movilidad puede dar lugar a más casos. Rastrear los contagios y controlarlos será esencial” a partir de ahora.

La nueva normalidad vendrá unida a grandes medidas de prevención y de control de aforos, aunque las principales normas de autoprotección siguen siendo el lavado de manos con jabón o gel, y la generalización del uso de mascarillas. En algunos entornos su uso será obligatorio, como en el transporte y en los lugares cerrados. “A más movilidad más mascarilla”, ha enfatizado Tapia, sobre todo ahora que la distancia de seguridad interpersonal se recorta y se pasa de los dos metros de distancia a los 1,5 metros. En el transporte público, ascensores y funiculares se recupera el 100% de los aforos, siempre con mascarilla, mientras que en el resto de actos públicos se amplía, pero al 60%, con diferencias entre lugares cerrados o al aire libre. Limitaciones que seguirán estando vigentes “hasta que se logre una vacuna” que ponga fin a la vulnerabilidad de los seres humanos a la covid-19, especialmente los mayores, ha explicado el consejero portavoz, Josu Erkoreka.

En vídeo, el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, anuncia que Euskadi entrará en la "nueva normalidad" a partir de este viernes.Europa Press

Una de las principales novedades de esta etapa es la apertura delos parques infantiles, precintados desde el principio de la pandemia, y de las zonas deportivas y espacios deportivos de uso público al aire libre. En todos los casos deberá garantizarse un espacio de 4 metros cuadrados para cada persona y los ayuntamientos deberán organizar esta distribución así como garantizar las condiciones de limpieza e higiene.

En el caso de los espectáculos culturales al aire libre, así como de las romerías, exhibiciones de baile o música y “desfiles”, el máximo autorizado será de 1.000 asistentes, el mismo que en los eventos deportivos en espacios abiertos, como ciclismo, remo y atletismo. Los que se desarrollen en espacios cerrados solo podrán acoger a 300 personas. En el caso de los partidos de fútbol y de baloncesto continúarán desarrollándose sin público porque la competencia para permitirlo es del Consejo Superior de Deportes, ha explicado Tapia.

La discotecas y el resto de locales de ocio nocturno podrán retomarsu actividad también con el 60 % de su aforo, pero sin pistas de baile, que se sustituirán por mesas separadas por 1,5 metros. También podrán hacerlo las plazas, recintos e instalaciones taurinas al aire libre con el 60 % de capacidad y un máximo de 1.000 personas. En los espectáculos taurinos en vía pública habrá que mantener la distancia de 1,5 metros o usar mascarilla.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Más información

Lo más visto en...

Top 50