Los velcros de la vida

De pasito a paso penetramos en el futuro, aunque arrastrando a farsantes antediluvianos que usan nuestro dolor como asidero

Maruja Torres, en una lustración de Luis Grañena.
Maruja Torres, en una lustración de Luis Grañena. / EL PAÍS

Voy de la ciencia-ficción a mis asuntos, rozando el arte conceptual de tal modo que he aprovechado cual Yoko Ono un excedente de velcro, que adquirí para pegarme unas plantillas, utilizándolo como un parrús añadido a cada una de las vacas alegres de cerámica (era anterior, Vinçon; ver foto en mi Instagram). Ahora se agarran con más impulso....

Más información