Italia reabrirá el 3 de junio sus fronteras con la UE sin necesidad de cuarentena

El Gobierno de Conte busca salvar la temporada turística y adelanta dos semanas la llegada de la fase 3 con la apertura de bares, restaurantes, playas y peluquerías

Una señal indica la entrada a Italia desde la frontera con Eslovenia.
Una señal indica la entrada a Italia desde la frontera con Eslovenia.IGOR KUPLJENIK (EFE)

Italia abrirá sus fronteras a partir del 3 de junio a todos los países de la Unión Europea y el espacio Schengen. Los viajeros de esos países podrán entrar en Italia sin la necesidad de hacer una cuarentena, una medida destinada a salvar la temporada turística. El Consejo de Ministros, que terminó pasadas las doce de la noche, aprobó también la apertura entre regiones a partir de la misma fecha y la aceleración de la llegada de la fase 3, que comenzará este mismo lunes.

Italia acelera para recuperar la normalidad perdida a comienzos de marzo cuando declaró el confinamiento de todo el país. El Consejo de Ministros decidió anoche permitir que las regiones con datos que indiquen que la situación está controlada permitan la entrada y salida de personas procedentes de otras zonas de Italia. Del mismo modo, todas podrán a partir del lunes tomar la decisión de abrir ya sus comercios, peluquerías, bares, restaurantes y playas. Solamente Toscana y Piamonte, que todavía lo consideran precipitado, esperarán hasta el próximo día 25.

La jornada política fue larguísima en un día en el que las muertes subieron ligeramente (246), pero el número de pacientes curados mejoró con un récord de casi 5.000. La negociación con las regiones fue dura y complicada. La mayoría apretaba para abrir cuanto antes y el Gobierno se resistía. Los detalles de la reapertura fueron motivo también de desencuentro. La distancia social mínima entre personas, por ejemplo, ha sido rebajada hasta un metro. También en la barra de los bares y entre las mesas de los restaurantes. Lo mismo que deberán respetar quienes paseen juntos sin ser personas que convivan. Se mantiene la obligación de reservar siempre para ir a restaurantes y la prohibición de los bufés.

El turismo, que representa el 13% del PIB italiano, pudo respirar ayer. El decreto subraya que los viajes hacia y desde el extranjero estaránlimitados solo por medidas estatales de los otros países y “con elcumplimiento de las restricciones derivadas de la regulación de Unión Europea y obligaciones internacionales”. Ciudades como Veneica, que basan su modelo económico en este sector, se encuentran estos días al borde de la asfixia financiera.

Además de la reapertura de fronteras con todos los países de la Unión Europea, Mónaco y Suiza, se relajan las medidas que se habían planteado hasta ahora para poder ir a la playa. En Italia la mitad del espacio costero es privado y está gestionado por pequeños establecimientos, donde no será ya obligatorio reservar para pasar un rato en el mar (como se preveía al principio). Entre las sombrillas deberá mantenerse una distancia de tres metros y los lugares donde haya tumbonas deberán dejar un espacio de un metro entre cada uno de esos artefactos. Se podrá jugar con raquetas, por no al voleibol o al fútbol.

La apertura de las peluquerías en Italia es otra de las grandes citas esperadas. A partir del lunes los ciudadanos podrán volver a cortarse y arreglarse el pelo. Deberá ser siempre con la mascarilla FPP2 y con una visera de protección para el peluquero. El Ejecutivo ha advertido ya de que en caso de que se produzca un repunte de los contagios, se establecerán de nuevo limitaciones a la movilidad de las personas y a los criterios de reapertura.

Más información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la ‘newsletter’ diaria sobre la pandemia

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Daniel Verdú

Nació en Barcelona en 1980. Aprendió el oficio en la sección de Local de Madrid de El País. Pasó por las áreas de Cultura y Reportajes, desde donde fue también enviado a diversos atentados islamistas en Francia o a Fukushima. Hoy es corresponsal en Roma y el Vaticano. Cada lunes firma una columna sobre los ritos del 'calcio'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS