La crisis del coronavirus

El Gobierno pide a los ayuntamientos que potencien la bicicleta en el desescalamiento del coronavirus

Teresa Ribera envía una carta a la federación de municipios para pedirles carriles bici provisionales, pero el plan no cuenta con ninguna financiación

Un usuario viaja en Bicimad, el servicio público de bicicletas de Madrid, reabierto la pasada semana tras permanecer un mes cerrado por el coronavirus.
Un usuario viaja en Bicimad, el servicio público de bicicletas de Madrid, reabierto la pasada semana tras permanecer un mes cerrado por el coronavirus.Samuel Sanchez

La ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha enviado una carta a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) en la que solicita que los ayuntamientos potencien la bicicleta como alternativa de transporte limpio y sostenible para la salida gradual de la crisis sanitaria del coronavirus. La misiva incluye recomendaciones como implantar carriles bici provisionales, reabrir los servicios públicos de bicicletas que permanecen cerrados —el de Madrid, por ejemplo, reabrió la semana pasada— y establecer corredores ciclistas en zonas periurbanas que comuniquen polígonos, localidades vecinas o campus universitarios con los centros de las ciudades. El plan no cuenta por ahora con financiación, una reivindicación histórica de los municipios que han apostado ya por los carriles bici, mientras que el Ejecutivo sí que ha aprobado ayudas de 65 millones para la compra de coches eléctricos.

La carta de Ribera llega un día después de que el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, anunciara que el uso del coche va a repuntar tras la desescalada del confinamiento. “El coche privado no es una solución sostenible de futuro, pero en este paréntesis y en estas circunstancias es una opción”, dijo este lunes Ábalos en el Congreso. Unas palabras que sentaron como un jarro de agua fría entre organizaciones ecologistas y defensores de la movilidad sostenible. “Ningún Gobierno debería invitar al uso del coche, y menos en una situación en la que se está demostrando la vinculación entre enfermedades respiratorias y las grandes ciudades. El coche es el medio de transporte más ineficiente, el que más espacio ocupa y el que más contamina”, le responde Adrián Fernández, portavoz de movilidad de Greenpeace.

Varias ciudades del mundo —Berlín, París, Milán, México y Bogotá— han comenzado a instalar carriles bici provisionales para evitar que el miedo al transporte público suponga un aumento del tráfico, y algunas urbes españolas han mostrado ya su intención de hacer lo mismo, entre ellas Granada, Valencia y Barcelona, mientras otras, como Madrid, no disponen por ahora de ningún plan en este sentido.

En el documento enviado a la FEMP, la vicepresidenta cuarta del Gobierno destaca que el uso de la bicicleta puede contribuir a descongestionar el transporte público, permitiendo a los usuarios mantener la distancia de seguridad y evitando el uso masivo de coches que agravaría los problemas de calidad del aire en las ciudades. Ribera recuerda además que las restricciones en materia de movilidad “han mejorado sustancialmente la calidad del aire en España”, por lo que las expectativas de salida de la crisis sanitaria “ofrecen una oportunidad para impulsar un cambio en las pautas de movilidad en los núcleos urbanos que haga posible un aire más limpio y mejores condiciones de vida para los ciudadanos”.

En este sentido, el Ministerio de Transición Ecológica recomienda a los municipios impulsar la apertura de los servicios de bicicleta compartida pública, con las garantías y cautelas necesarias para evitar contagios (como usar guantes, por ejemplo, o desinfectar los vehículos varias veces al día). Pide además implantar infraestructuras provisionales de bajo coste para la ampliación de zonas peatonales y ciclistas, que pueden incluir, por ejemplo, la reserva del carril derecho en grandes arterias para la bicicleta o la reducción de la velocidad en ciudad, lo que significaría la prohibición de circular a más de 30 kilómetros por hora en las vías urbanas de un solo carril por sentido. Esa medida ya está implantada en algunas ciudades, como Madrid, y la Dirección General de Tráfico estudia implantarla en toda España. La misiva propone también que los municipios identifiquen la bici como vehículo autorizado para el desplazamiento en las actividades y excepciones permitidas, considerándola como medio de transporte y no como herramienta de ocio, evitando así potenciales malentendidos.

Sin embargo, la iniciativa no contempla ningún tipo de financiación para los Ayuntamientos que pongan en marcha estas ideas. “Son recomendaciones a los municipios, que son los competentes”, explica una portavoz del ministerio. Giuseppe Grezzi, concejal de Movilidad Sostenible de Valencia, una de las ciudades españolas que más carriles bici ha hecho en los últimos años, cree que sería esencial poner en la mesa dinero para este plan. “Si tuviéramos más fondos podríamos avanzar más rápidamente, para eso hace falta un gran pacto por la bicicleta de todas las administraciones y dotarlo de medios económicos".

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50