La crisis del coronavirus

Baja incidencia y camas libres: la desescalada por territorios

Cada 15 días se evaluarán los mismos criterios epidemiológicos y de capacidad sanitaria provincia a provincia para avanzar en la vuelta a la normalidad

Dos adultos con sus hijos pasean por la Gran Vía de Murcia cortada al tráfico el pasado domingo.
Dos adultos con sus hijos pasean por la Gran Vía de Murcia cortada al tráfico el pasado domingo.J.L. Cereijido / EL PAÍS

La desescalada no será homogénea, de la misma manera que la epidemia no ha golpeado por igual a los territorios. Pero los requisitos que deberán cumplir las provincias para ir avanzando de fase hasta llegar a la nueva normalidad serán idénticos, señaló el presidente, Pedro Sánchez: “Mismas reglas, velocidades diferentes”. Como el virus “no distingue de lindes administrativas”, la unidad territorial ya no será la comunidad autónoma sino las provincias, y con excepciones. Las primeras las anunció este martes: una isla balear y tres canarias. Precisamente Canarias, Murcia y Andalucía son por ahora las autonomías mejor situadas para iniciar el desconfinamiento, si se atiende a su situación epidemiológica. Son las tres con menor incidencia acumulada (casos por 100.000 habitantes notificados en los últimos 14 días). Las dos primeras tienen más de 10 casos; la segunda, 20 (Ceuta y Melilla rondan los 15). Cada 15 días se decidirá si una zona cambia de fase.

Los criterios concretos para definir cuándo cumple una provincia o un territorio no se han hecho públicos todavía. Es decir, Sanidad aún no ha precisado el umbral que no pueden superar: si uno o dos casos por 100.000 habitantes en lo que se refiere al descenso sostenido de la incidencia, por ejemplo. Tampoco se sabe bajo qué número reproductivo R (que estima a cuántas personas contagia, de media, cada infectado) podrá pasar una zona a la fase 1, y después a la 2, a la 3… Actualmente España está en 0,75, según los últimos datos del Instituto de Salud Carlos III. Todo lo que esté por debajo de 1 es buena señal, pero cuanto más baja sea la cifra, mejor. Asturias, Castilla-La Mancha y Extremadura son las que tienen actualmente el número reproductivo más bajo, pero hay ocho comunidades por debajo de 0,75.

Los criterios epidemiológicos son solo uno de los marcadores que definirán cuándo se avanza en el desconfinamiento. Igual de importante será, según los planes de Sanidad, que la capacidad estratégica del sistema sanitario pueda dar respuesta a un eventual brote. La atención primaria “cobra una importancia absoluta, primordial”, subrayó Sánchez. Los centros de salud y los consultorios rurales van a ser clave para que el sistema pueda adelantarse al virus. Deberán poder detectar un contagio en cuanto se produzca para aislar a la persona infectada y que no pueda propagar la enfermedad. Para ello la primera necesitará personal y medios para identificar nuevos casos sospechosos, hacerles pruebas a todos ellos y posteriormente rastrear sus contactos. De esto último deberán encargarse, o al menos liderar la estrategia, los servicios de salud pública de las comunidades, muy mermados de profesionales en los últimos años.

Según el documento que el viernes pasado distribuyó Sanidad a las comunidades, la capacidad para hacer pruebas PCR debe reforzarse hasta el punto de que todas las personas con síntomas compatibles de la covid-19 tendrán que someterse a una para confirmar o descartar la infección. En los casos leves las muestras se recogerán con un sistema de cita previa en los centros de salud o, si los pacientes no pueden desplazarse, a domicilio. Hay más requisitos para afrontar la siguiente etapa con garantías: crear lo que se conoce como doble circuito en los centros sanitarios, uno para pacientes infectados y otro para pacientes libres del coronavirus. Para evitar que el circuito limpio se contamine, todos los pacientes que ingresen en él serán sometidos a una prueba PCR.

Los hospitales también deberán estar preparados para un hipotético repunte de casos. Sus unidades de cuidados intensivos, que en algunas comunidades triplicaron y hasta cuadruplicaron su capacidad original, deberán mantener parte de esas ampliaciones operativas en caso de que sean necesarias. Según un cálculo de este diario, con datos del viernes pasado, Murcia, Canarias y Andalucía son las que tienen más camas de UCI libres actualmente con respecto a su capacidad previa al coronavirus. Los hospitales deben recuperar su actividad ordinaria para atender las patologías que han pasado a un segundo plano durante el estado de alarma, incluidas las cirugías, pero contando siempre con un excedente de camas libres, también en las plantas de hospitalización. Este martes ocho comunidades no reportaron ningún ingreso nuevo en UCI en las últimas 24 horas. Cantabria lleva 11 días sin nuevos pacientes críticos en sus hospitales.

La falta de material sanitario debería estar solventada. El Gobierno pedirá a las comunidades autónomas que le informen de cuánto stock tienen de equipos de protección individual (EPI), kits para hacer pruebas PCR, hisopos (bastoncillos para tomar las muestras), solución hidroalcohólica y medicación crítica como los sedantes que se usan en la UCI y que hace unas semanas empezaron a escasear. Los hospitales deberán contar con respiradores de reserva y capacidad diagnóstica en sus laboratorios. Y deberán proporcionar listados de centros sanitarios en disposición de medicalizar, como se ha hecho con algunos hoteles o con recintos feriales como Ifema, en Madrid.

El Gobierno también analizará indicadores de movilidad, importantes para ver la conexión entre la evolución de la epidemia y la actividad económica. El objetivo es comprobar si las nuevas medidas de distanciamiento, de protección personal y de prevención laboral consiguen mayor distanciamiento efectivo y por tanto permiten la reapertura gradual. El análisis de la movilidad y los motivos de desplazamiento se harán a partir de varios estudios ya en marcha, como el de big data del Ministerio de Transportes y uno del Instituto Nacional de Estadística, que a partir de datos de geolocalización del móvil estudiarán la movilidad por área de residencia, en celdas o zonas de 200 metros. Con el estudio de Transportes se comparará la movilidad interior y exterior por provincias respecto a una semana de referencia (de febrero pasado). Los consorcios de transporte aportarán datos sobre la utilización del transporte público en los núcleos urbanos de mayor población de España.


Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Lo más visto en...

Top 50