El País Vasco incluye al lobo en el catálogo de especies amenazadas

La protección, la menor que se puede otorgar, implica la elaboración de planes de gestión del cánido

Un ejemplar del Centro Temático del Lobo Ibérico, en Robledo (Zamora).
Un ejemplar del Centro Temático del Lobo Ibérico, en Robledo (Zamora).Mariam A. Montesino / EFE

El lobo ibérico (Canis lupus signatus) es especie protegida en el País Vasco desde el pasado viernes. El boletín de la comunidad oficializó su nuevo estatus con su inclusión en el catálogo vasco de especies amenazadas en la categoría de “interés especial” —la de menor protección―, tras una petición realizada por el Grupo Lobo de Euskadi apoyado por 30 organizaciones ecologistas y conservacionistas.

El Grupo Lobo de Euskadi califica de hecho histórico la incorporación de la especie en el listado oficial porque estaba en “un limbo”, pero, al mismo tiempo, considera una “broma de mal gusto” la escasa protección que se le ha otorgado. “Con tan pocos ejemplares, cualquier otra especie se habría incluido en la categoría de en peligro de extinción o como mínimo de vulnerable”, declaran. El grado de “interés especial” conlleva la elaboración de planes de gestión y seguimiento de la especie, pero en caso de que se produjeran daños por ataques a la cabaña ganadera se podría autorizar su caza. “Podrán plantearlo pero será mucho más complicado al haber reconocido de forma oficial su mala situación”, matizan en el Grupo Lobo de Euskadi.

“No ha sido una medida que haya partido del Gobierno vasco, se han visto obligados a dar el paso después de que en 2018 interpusiéramos un recurso contencioso-administrativo por silencio administrativo al no recibir respuesta a la petición de protección de la especie”, añaden los ecologistas. Contaron con el apoyo de la organización conservacionista Ascel.

La inclusión en el catálogo del cánido llega después de la polémica que se produjo en Álava a principios de febrero cuando se autorizó la caza del único lobo que campeaba por la zona, al que se atribuían más de 153 animales muertos. La Diputación Foral de Álava decidió suspender su captura debido a las fuertes críticas que generó la medida. La situación de la especie en el País Vasco es crítica, no hay grupos reproductores y solo existen algunos ejemplares errantes que proceden de Burgos y campean por la zona. “Se pueden contar con los dedos de una mano”, aseguran desde el Grupo Lobo Euskadi.

Esta protección regional es la primera que se produce para la población de lobos que vive al norte del río Duero, donde se permite capturar a la especie, aunque su gestión no es uniforme. Se puede cazar en Galicia, Cantabria y Castilla y León. En Asturias, sin embargo, no tiene esa consideración, aunque se la somete a controles por parte de la Administración. En Portugal se encuentra estrictamente protegida. El último censo oficial (2012-2014) estimó en 297 las manadas, que se distribuyen por Castilla y León, Galicia, Asturias, Cantabria, Madrid y Castilla-La Mancha. Hasta ahí llegan, con alguna presencia esporádica sin reproducción en el Pirineo catalán, País Vasco y La Rioja. En Portugal el último conteo oficial (2002-2003) localizó a 63 manadas.

Más información

Lo más visto en...

Top 50