Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las setas del restaurante Riff no causaron la muerte de la clienta fallecida en febrero, según la Fiscalía

La mujer padecía "alteraciones renales y cerebrales" previas a la gastroenteritis que sufrieron 30 comensales

restaurante Riff
Entrada del restaurante Riff de Valencia.

Las setas incluidas en un plato del restaurante Riff de Valencia no causaron la muerte de la mujer de 46 años fallecida en febrero horas después de comer en el establecimiento, según ha concluido la Fiscalía. A la vista de los análisis toxicológicos, el fiscal considera que el fallecimiento de la mujer fue consecuencia de una dolencia previa que padecía, no observa responsabilidades en el personal del restaurante, que cuenta con una estrella Michelin, y solicita el archivo de las actuaciones.

La víctima sufrió, como otros 30 clientes, una gastroenteritis tras comer el menú degustación del Riff, que incluía un plato con colmenillas. Según los exámenes realizados, esta especie de setas "puede presentar algunos niveles de toxicidad" y fue "posiblemente" la causa de la dolencia intestinal que sufrieron los comensales. Pero la gastroenteritis no revistió "la gravedad suficiente para ser causa fundamental" del fallecimiento. Este se debió, en cambio, sostiene el fiscal, a las "alteraciones cerebrales y renales" de la mujer, que podían "desencadenar" por sí mismas su "muerte súbita". Un desenlace fatal que en este caso se produjo en el marco de la gastroenteritis y de una broncoaspiración que le obstruyó las vías respiratorias.

El representante del ministerio público afirma que el personal del restaurante, dirigido por el chef alemán Bernd Knöller, no incurrió en ninguna "conducta peligrosa", dado que las colmenillas constituyen un "alimento totalmente regular y admitido por la normativa". Subraya que los análisis no han determinado con plena seguridad que la gastroenteritis fuera causada por las setas, aunque sea lo más probable. "Y lo que es determinante", añade, "existe otra causa imprevisible, no conocida previamente y no achacable al hipotético autor del hecho (los cocineros), como es la enfermedad que padecía la fallecida y que ha sido determinante de la muerte".

La posible responsabilidad del establecimiento en el fallecimiento de la mujer, que había acudido a comer con su marido y su hijo de 12 años, supuso un durísimo golpe para la reputación del Riff, que permaneció cerrado un mes. El chef lamentó entonces "la desgracia", calificó lo ocurrido como "la pesadilla de cualquier restaurante" y afirmó que, en el momento de cocinarlas, las setas —suministradas al restaurante por un proveedor de León que a su vez las importaba de China, un detalle que Knöller aseguró desconocer— presentaban un aspecto perfecto.

A pesar de la polémica, el establecimiento ha mantenido la estrella que tenía en la nueva edición de la Guía Michelin para España y Portugal, presentada el miércoles en Sevilla.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información